Bernabé, a los manifestantes: «Si nos portamos bien, no nos pasa nada»

Miembros de la HOAC y de la Plataforma, con cadenas./Nacho García / AGM
Miembros de la HOAC y de la Plataforma, con cadenas. / Nacho García / AGM

Miembros de la HOAC y de la Plataforma Pro Soterramiento se encadenan contra los «intentos de amedrentar» del delegado del Gobierno

María José Montesinos
MARÍA JOSÉ MONTESINOSMurcia

Miembros de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) y de la Plataforma Pro Soterramiento de las Vías se encadenaron ayer en la sede de la organización, en el barrio del Carmen, para protestar por la actitud del delegado del Gobierno de «amedrentar y meter miedo» a los vecinos de los barrios del sur de Murcia, en lo que consideran su «protesta legítima» a favor del soterramiento.

En rueda de prensa, denunciaron

la «ley mordaza» que, mantienen, ha permitido al delegado del Gobierno, Francisco Bernabé, imponer medio centenar de multas por importe de casi 35.000 euros a 40 de los participantes -algunos acumulan más de una sanción- en los altercados de las concentraciones en las vías del tren. Entre los sancionados se halla el propio sacerdote Joaquín Sánchez, consiliario de la HOAC y miembro de la Plataforma, a quien se le ha impuesto una multa de 601 euros por «alentar a los vecinos a tumbarse sobre las vías». Para hacer frente a las sanciones económicas se ha promovido la recaudación de fondos mediante el sistema de 'crowdfunding' a través de la web goteo.org y soterramientoya#helpmultas que, a día de ayer, ya lleva recaudados 9.285 euros. El objetivo es llegar a los 35.000 para que ningún vecino tenga que hacer frente de su bolsillo a las sanciones impuestas, que consideran injustas.

El portavoz de la Plataforma, Joaquín Contreras, agradeció la solidaridad de la HOAC con las reivindicaciones de los vecinos y en contra de la «campaña de acoso institucional» de la Delegación del Gobierno.

Por su parte, el delegado del Gobierno, Francisco Bernabé, aseveró ayer que «si nos portamos bien, no nos pasa nada». De esta forma, respalda las multas impuestas a varias decenas de ciudadanos por su participación en las protestas por la llegada del AVE en superficie, en un primer momento. «Igual que el que se salta un semáforo en rojo o tiene un exceso de velocidad, tiene una sanción, mientras se siga vulnerando la legalidad, el que cometa cualquier tipo de desacato contra el orden público también la tendrá», apostilló Bernabé en un acto en la sede de la Abogacía del Estado.

Recordó que en virtud de denuncias formuladas por la Policía, hay abiertos 50 expedientes sancionadores». «El que incumple la ley tiene que asumir las consecuencias; no se puede vulnerar el orden público, no se pueden provocar altercados, no se pueden negar a reconocimientos a agentes de la autoridad, no se pueden desarrollar manifestaciones ilegales, no se puede atentar contra el patrimonio público o cortar las comunicaciones ferroviarias. Y el que lo entienda, bien; el que no, peor para él», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos