Ballesta asume la coordinación de grandes proyectos y asciende a la edil Rebeca Pérez

La portavoz del PP, Rebeca Pérez, ayer, conversando con la edil Paqui Pérez, de Ciudadanos./Javier Carrión
La portavoz del PP, Rebeca Pérez, ayer, conversando con la edil Paqui Pérez, de Ciudadanos. / Javier Carrión

La oposición cree que Guillén, pese a pasar a ser primer teniente de alcalde, ha recibido un castigo al perder parte de sus competencias

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

El alcalde Ballesta, criticado a veces por sus airosos discursos, ha decidido remangarse la levita y bajar a pelear a la arena para cubrir parte del cráter que abrió en el Gobierno local la dimisión de Roque Ortiz. El regidor quiere ocuparse personalmente de que salgan adelante los proyectos estratégicos de transformación de la ciudad y en el decreto de organización de servicios y delegación de competencias firmado ayer durante el Pleno se atribuye la coordinación ejecutiva de Murcia Río, su propuesta electoral más relevante, y actuaciones que deben aportar un brillo diferente a la ciudad como la musealización del yacimiento arqueológico y la recuperación del jardín de San Esteban, la rehabilitación y puesta en uso del edificio de la antigua prisión provincial (Cárcel Vieja); la peatonalización de la avenida Alfonso X El Sabio y el corredor verde de la zona sur que unirá Los Dolores y Zeneta utilizando el antiguo trazado del tren.

La portavoz del PP, Rebeca Pérez, es la concejal que sale más reforzada con la remodelación, ya que pasa a gestionar la Concejalía de Infraestructuras, Obras y Servicios Públicos como la limpieza viaria, la gestión de residuos y la Oficina del Grafiti, un proyecto creado por Roque Ortiz. La empresa pública Urbamusa, encargada de la redacción de numerosos proyectos y de la gestión de aparcamientos, estará adscrita a su concejalía. Pérez será la responsable del mantenimiento de carreteras de titularidad municipal, y dirigirá y supervisará la Oficina Técnica de Ingeniería, de Arquitectura y Servicios Industriales. Mantiene la promoción de políticas de Juventud, área que ya venía administrando, pero pierde Cooperación, que pasa a manos de Conchita Ruiz (Derechos Sociales).

Pese a que José Guillén pasa a ser el primer teniente de alcalde, Ballesta ha optado por descargarle de funciones, repartiendo sus competencias de Calidad Urbana, ya que además es uno de los pocos ediles del PP no liberados. Con los reajustes, Guillén podrá dedicarse por completo a la estrategia municipal para convertir Murcia en 'Smart City', puntera en innovación y en el uso de las tecnologías de la información y comunicaciones para acercar al ciudadano la administración. Eso incluye planes como 'MiMurcia', con más de ocho millones de euros de financiación, que pretende avanzar en la creación de un ayuntamiento abierto. También tendrá a las órdenes de su batuta los servicios de atención al ciudadano y Registro, y la supervisión de actuaciones en los jardines.

«Vamos a trabajar con fuerza para que Murcia siga siendo un municipio de oportunidades» Rebeca Pérez. Portavoz del PP

«Marco Antonio es mi amigo y sé que actuará de forma impecable, y yo me alegraré por la ciudad» José Guillén. Primer teniente de alcalde

Sin la niña bonita

La oposición interpreta que Guillén ha sido degradado, ya que las áreas de Participación y Descentralización, que implican la gestión de las pedanías, pasan a manos de Marco Antonio Fernández, que ayer tomó posesión de su acta de edil. La socialista Begoña García Retegui dijo que parecía rabioso por haber perdido la niña bonita, pero Guillén le replicó que está encantado con sus atribuciones y piensa que Marco Antonio Fernández actuará de modo impecable «y yo me alegraré por Murcia».

Guillén no seguirá al frente de las actuaciones en vía pública, área que Ballesta ha querido vincular a la Concejalía de Promoción Económica, Cultura y Programas Europeos, con Jesús Pacheco al frente. El portavoz adjunto del PP seguirá siendo Pacheco, que asumirá la concesión de autorizaciones para terrazas: mesas, sillas, toldos, sombrillas, quioscos, casetas, procesiones, carreras ciclistas, maratones, festivales, conciertos y atracciones de feria, así como de la coordinación de grupos de trabajo que se constituyan para grandes eventos. La gestión de museos, archivos y los festejos siguen en manos de Pacheco.

Ballesta ha encasquetado el área de Movilidad Sostenible a Eduardo Martínez-Oliva, que permanecerá al frente de las áreas de Hacienda y Contratación, esto es, presupuestos, política financiera y presupuestaria, planificación económica, gestión tributaria y recaudación. Bajo su paraguas quedan, como hasta ahora, los servicios de Intervención y Tesorería-Contabilidad y la Agencia Municipal Tributaria. El área de Transportes, que manejaba Roque Ortiz, pasa a manos de Martínez-Oliva, que tendrá que lidiar con los taxistas, con las concesionarias del bus urbano y del tranvía, y tendrá que coordinarse con la Comunidad Autónoma para poner en marcha todas las medidas recogidas en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible y las que se deriven del Plan Director que redacta la Comunidad.

La Oficina de la Bicicleta seguirá en manos de Antonio Navarro, que a las competencias de Urbanismo, Medio Ambiente y Huerta suma las de Agua, que hasta ahora también llevaba Ortiz. De este modo, Navarro será el encargado de la política municipal de abastecimiento, saneamiento y depuración de aguas, y representará al Ayuntamiento en la CHS, en la Mancomunidad de Canales del Taibilla, en la comisión mixta de Esamur, en la Junta de Explotación de la Vega del Segura, y pasa a ser el edil responsable de Emuasa.

Cuatro concejales se quedan como están: Maruja Pelegrín, al frente de comercio, mercados y plazas de abastos, ferias, consumo, servicios generales, estadística y relaciones institucionales; Lola Sánchez, que continuará al frente de la seguridad y de los cuerpos de Policía Local, Bomberos y Protección Civil; Felipe Coello, que coordina las áreas de Deportes y Salud; y Rafael Gómez, que se ocupará, como hasta ahora, de Educación, Relaciones con Universidades y Patrimonio. El equipo de Ballesta, formado por doce concejales, está lejos de la mayoría absoluta de legislaturas anteriores, pero la portavoz del PP, Rebeca Pérez, declaró ayer que estos cambios «nos permiten estar mucho más fuertes en esta última parte del mandato». «No vamos a parar de defender los intereses de los murcianos y vamos a ver cómo culminan proyectos estratégicos que van a transformar la ciudad. Vamos a continuar armonizando iniciativas para que Murcia siga siendo municipio de oportunidades».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos