El Ayuntamiento busca el Interés Cultural del cementerio para tratar de evitar robos

Una tumba, cuajada de ramos de flores de todos los colores. Al fondo, una familia medita sentada en un banco y se ampara bajo un mismo paraguas de la lluvia que cayó a primeras horas de la mañana de ayer./Guillermo Carrión / AGM
Una tumba, cuajada de ramos de flores de todos los colores. Al fondo, una familia medita sentada en un banco y se ampara bajo un mismo paraguas de la lluvia que cayó a primeras horas de la mañana de ayer. / Guillermo Carrión / AGM

Miles de personas cumplieron ayer con la tradición de llevar ramos de flores a sus seres queridos

María José Montesinos
MARÍA JOSÉ MONTESINOSMurcia

El afecto y el recuerdo hacia los seres queridos ya fallecidos es algo que quedó de manifiesto ayer, un año más, en el cementerio de Nuestro Padre Jesús con la visita de padres, abuelos, hijos y nietos, cargados de ramos de flores. Algunos se adelantaron al domingo, e incluso fueron lunes o martes, para evitar aglomeraciones. Pero el 1 de noviembre es el día por excelencia. «Nos gusta seguir con la tradición» explicaban Manolo Martínez, de 83 años, y Carmen López, de 73, que aún recuerdan cuando «nos traían de críos. Pasábamos aquí el día. Veníamos hasta con los bocadillos».

En la misma calle de la zona sur del cementerio, Rosario -aún convaleciente de una grave caída-, con ayuda de un bastón y acompañada de uno de sus hijos, Antonio, no quiso faltar este año para llevar sendos ramos a sus padres, Julián y María; a su marido, Pedro, y a su hermano mellizo, Julián, este fallecido hace apenas unos meses. También ella recuerda que «de pequeños nos traían en una carreta desde la huerta. Vivíamos en La Albatalía. Nos hacía mucha ilusión que llegara este día. Nos daban cascaruja para entretenernos y nuestros padres y abuelos, a la vuelta, se tomaban su carajillo».

El cementerio se asemejaba ayer a un hermoso jardín, cuajado de flores de todas clases. Los crisantemos han cedido protagonismo a claveles y gladiolos. Y tampoco faltaban hermosas rosas rojas y blancas.

El obispo Lorca Planes pidió en la misa que «a partir de mañana llueva, porque de verdad lo necesitamos»

Hasta algún globo de 'Dora la exploradora', así como 'Minions' y calabazas de 'Halloween' adornaban las tumbas en las que reposan los restos de algunos niños.

Colocar un crucifijo de bronce sobre una tumba o enmarcar unas fotografías de los difuntos para adornar las lápidas son detalles frecuentes en el camposanto municipal, que lleva camino de ser declarado Bien de Interés Cultural (BIC). La belleza y variedad arquitectónica de diferentes tumbas y panteones y el elenco de personajes murcianos -pintores, escritores, músicos, abogados, fotógrafos, empresarios y políticos- forman parte de la historia de Murcia y son parte de nuestra herencia. Por eso el Ayuntamiento quiere darlo a conocer y protegerlo de manera especial, incluso de los posibles robos de piezas de valor.

Así lo confirmó ayer el concejal de Salud y Deportes, Felipe Coello: «Estamos preparando toda la documentación para conseguir la declaración en esta legislatura», indicó. Esto conllevará varias ventajas, entre ellas, «que las obras de rehabilitación que se realicen respeten el entorno, y obligará al Ayuntamiento a su mantenimiento absoluto». Según Felipe Coello, ello reforzará la protección para intentar evitar robos en el interior. En las últimas semanas, varias familias han denunciado robos de cruces y otros adornos de bronce en tumbas de sus familiares. El Ayuntamiento ya se ha planteado la necesidad de colocar una barrera con videocámara lectora de matrículas para controlar las entradas y salidas de coches. Pero hay otros bienes que desaparecen y si no hay familiares que lo denuncien, acaban sin ser reclamados. En este sentido, el edil de Salud pone como ejemplo el mausoleo de Estanislao García Monfort, abogado y político, de quien hasta hace cuatro años se conservaba un vistoso busto en bronce que hoy día está desaparecido.

El domingo, visita guiada

Como parte de la puesta en valor del cementerio, y mientras se tramita la declaración de BIC, está previsto comenzar este próximo domingo una serie de visitas guiadas por el cementerio de Nuestro Padre Jesús, en colaboración con la Universidad de Murcia y sus profesores Klaus Schriewer y Pedro Martínez Cavero. Son gratuitas, pero hay que reservar plaza.

Ayer, como es habitual cada 1 de noviembre, se celebró la santa misa en el camposanto. La eucaristía estuvo presidida por el obispo de la Diócesis de Cartagena, José Manuel Lorca Planes, quien se alegró de que la lluvia de las primeras horas de la mañana hubiera dejado paso a un día primaveral: «Que a partir de mañana llueva, que llueva porque lo necesitamos. No es un capricho. No estamos poniendo en un brete a Dios a ver si nos escucha cuando le invocamos. Yo sé que la Escritura dice: 'Pedid y recibiréis, llamad y se os abrirá.' Con esta confianza acudimos a Él y le presentamos una necesidad. Ojalá que nos sintamos bendecidos con el agua si Dios lo tiene a bien».

Fotos

Fotos

Vídeos