Los atascos en las rondas de circunvalación llevan al Consistorio a repensar el carril bici

Panorámica de la avenida Reino de Murcia, antes de llegar a la rotonda de la escultura de Pepe Lucas, donde el carril bici se estrecha y hay tres vías para coches./Nacho García / AGM
Panorámica de la avenida Reino de Murcia, antes de llegar a la rotonda de la escultura de Pepe Lucas, donde el carril bici se estrecha y hay tres vías para coches. / Nacho García / AGM

El edil responsable de la Oficina de la Bicicleta admite que se van a tener que tomar más medidas a la vista de las quejas ciudadanas

MANUEL MADRIDMURCIA

Los atascos en horas punta han convertido las rondas de acceso a Murcia en zona de conflicto desde que el Ayuntamiento decidió restringir los carriles de circulación para coches y dejar una vía exclusiva por cada sentido para bicicletas. Casi cuatro meses después de su puesta en funcionamiento, lo cierto es que el espacio para bicis que discurre por la calzada exterior de las avenidas Reino de Murcia, Miguel Indurain y Avenida de los Dolores, no solo está infrautilizado -un 5% de usuarios, según la asociación ciclista Bicihuerta- sino que además es habitualmente invadido: por ciclomotores que burlan los bolardos e invaden el espacio acotado y por peatones para hacer ejercicio, prefiriéndolo a las aceras.

Avenidas de alta capacidad que en un principio se construyeron para agilizar las comunicaciones circunvalando el corazón de la ciudad se han convertido en una ratonera en momentos clave del día. A primera hora, coincidiendo con la entrada a los centros de trabajo y colegios; entre la una y las dos y media de la tarde, momento de la salida, y por la noche, por la vuelta a casa. Automovilistas como Francisco Mellado, a los mandos de una furgoneta del hospital Mesa del Castillo, se quejaba esta semana parado en una cola de más de 600 metros en Reino de Murcia, en dirección a Juan Carlos I, de que «para algo que funcionaba bien en Murcia van y se lo cargan». «Esto es para cogerlos y...», decía mordiéndose la lengua. Entre los desesperados la queja es una constante. Los semáforos apenas aguantan 20 segundos en verde, y la columna de vehículos, especialmente en la confluencia con las rotondas, crece por momentos. Salir de la trampa se hace a menudo a regañadientes, con un gesto de cabreo evidente. Y la mayoría de veces es el ciclista («¡mira, ahí va uno!», advierten los conductores, como quien es testigo de una aparición mariana, cuando atisban a alguien sobre dos ruedas) el que paga los platos rotos.

«Esto es un fracaso de todos, no solo del Ayuntamiento sino también de los usuarios de la bici porque no hemos sabido enfocarlo correctamente», dice el presidente de Bicihuerta, Raúl Jiménez. «Salta a la vista que la infraestructura no está enlazada con pedanías próximas, ni tampoco nos conduce al centro, luego es lógico el descontento».

«Lo que hay que hacer a partir de ahora es crear conexiones y apostar por el transporte en bicicleta desde las pedanías y polígonos que queden en el entorno, y calmar el tráfico» Miguel Ángel López. Murcia en Bici

«Es clave concienciar desde los colegios para que se respete a los ciclistas. Este carril bici no es un fracaso del Consistorio sino de todos porque no hemos sabido enfocarlo correctamente» Raúl Jiménez. Bicihuerta

Las complicaciones, lejos de haberse disipado con medidas correctivas como el estrechamiento del carril bici al acercarse a ciertas rotondas, persiste. Esto ha motivado que el servicio municipal de Tráfico, en colaboración con la Oficina de la Bicicleta, ya esté valorando la posibilidad de dar un paso más allá y reducir la superficie destinada a las bicis. De momento, todavía no hay una decisión tomada, pero el concejal responsable de la Oficina, Antonio Navarro, avanza que una de las alternativas en estudio es recuperar el tercer carril para automóviles en puntos concretos «o sensibles», como por ejemplo en los cruces de las avenidas con las glorietas.

Estudios semanales

Tráfico ha realizado estudios semanales de los 7 kilómetros de carril bici por sentido en estas avenidas y sus confluencias, y los resultados todavía están evaluándose, pero el objetivo es que las conclusiones se tengan en cuenta para tomar decisiones. ¿Cómo? Ganando fluidez en la circulación, sin que signifique una eliminación del sitio para las bicis.

Navarro mantiene que el carril bici en las rondas siempre tuvo «vocación temporal», ya que corresponde a los planes parciales de las zonas colindantes desarrollarlo junto a la vía de servicio. El Ayuntamiento, atendiendo a la demanda social para habilitar plataformas segregadas para ciclistas, entendió que una opción era anticiparse y ceder espacio para las dos ruedas reduciendo el de los coches. El problema, según Miguel Ángel López, de Murcia en Bici, es que de los cinco ejes que se presentaron en la época de Miguel Ángel Cámara como alcalde, el de las rondas era el menos prioritario, y fue precisamente el primero en ejecutarse.

«Para algo que funcionaba bien en Murcia van y se lo cargan», se quejaba esta semana un automovilista

«Aquí siempre partimos de la idea de la provisionalidad», incide el edil Navarro. «Este nunca ha sido un proyecto definitivo. Y que vaya a durar más o menos tiempo, no creo que tenga trascendencia». Otra de las propuestas que están sobre la mesa para resolver los atascos es una optimización mayor de la regulación semafórica, estudiando cada cruce de modo que pueda incrementarse el tiempo para los vehículos a motor con el fin de aligerar el tráfico.

Desde Murcia en Bici, el presidente habla de que una vez que se ha apostado por este carril invirtiendo 474.219,49 euros (IVA incluido) en la adaptación de estas tres avenidas, «lo que habría que hacer ahora es fomentar una política de transporte desde las pedanías y los polígonos industriales que están en el entorno para que haya cada vez más trabajadores usuarios de la bicicleta». Lo mismo podría hacerse para los desplazamientos a equipamientos públicos, como centros escolares. Y también fomentar otras prácticas como el coche compartido. Basta con acercarse en hora punta a los cruces más conflictivos para advertir que la mayoría de vehículos a motor van ocupados por una persona.

Hay que tener en cuenta que, además, la velocidad en estas vías para los automóviles y motos está limitada a 50 kilómetros por hora, aunque rara vez se respetan los discos, según Murcia en Bici, por lo que podría aprovecharse esta oportunidad para hacer una verdadera apuesta por calmar el tráfico en estas rondas. «Podría tener un potencial muy grande», entiende Miguel Ángel López, «bastante más del que tiene actualmente, si se fomentase desde la administración otra política, convenciendo a los usuarios del coche, reduciendo su dependencia del motor y compartiendo viaje con gente».

Un cambio de hábitos

Murcia en Bici no está a favor de que se reduzca el espacio para las bicis, y asegura que hay estudios que demuestran que cuando la capacidad de una vía se reduce, ya sea por peatonalización o por obras de mantenimiento o por la creación de carriles bici o para autobús exclusivamente, el tráfico se evapora. Es lo que, según recuerda el bloguero Txema Campillo en su página 'Muévete en bici por Murcia', se conoce como demanda disipada de tráfico. «Es normal -escribe en una de sus entradas- que se produzcan atascos las primeras semanas. Una reordenación vial no conlleva un cambio de hábitos automático. Esto ocurre en toda actuación, luego los conductores cambian sus costumbres y se produce la magia».

La pirámide de la movilidad

Según cita Campillo, en la pirámide de la movilidad sostenible el vehículo particular siempre está en el último lugar, y en la cúspide, por este orden: peatones, ciclistas, transporte público y logística y carga y descarga. «La ejecución del carril bici está bien planteada porque implantar uno bidireccional implicaría una reordenación total eliminando la mediana». La crítica al Consistorio, según Campillo, no sería por eliminar un carril por sentido a los coches sino por una planificación cuando menos cuestionable, sin contar con la puesta en marcha de medidas complementarias.

El punto de vista de otros colectivos como Bicihuerta y de los partidos de la oposición es coincidente con la de la mayoría de usuarios: de nada sirve realizar actuaciones aisladas si no se avanza en la concienciación y en dar alternativas reales.

A final de año se licitan dos tramos por el centro y tres grandes avenidas

El concejal Antonio Navarro, de cuyo departamento depende la Oficina de la Bicicleta, tiene previsto convocar próximamente una reunión del Observatorio de la Bici, donde están representadas las asociaciones, grupos políticos, técnicos municipales y otros colectivos, para presentar los próximos planes del Ayuntamiento. Todavía no han salido a contratación los dos proyectos anunciados activamente por parte del equipo del alcalde Ballesta para enlazar mediante carriles bici segregados o zonas de pacificación del tráfico, según las calles, tanto la pasarela Manterola con la avenida de los Pinos pasando por varias calles del centro histórico, y la conexión entre la Plaza Circular, Ronda de Levante y Primero de Mayo. El objetivo del Ayuntamiento es que estos proyectos puedan licitarse antes de que acabe 2017. No se convocará la reunión del Observatorio hasta que estén aprobados y hayan recibido el visto bueno de los servicios municipales.

Según Navarro, la idea es que en el tramo de Juan Carlos I con Primero de Mayo, que conectaría con el carril bici de la mota del río -pendiente de terminación, queda por aplicar la última capa superficial entre La Fica y Manterola-, es que se incorporen al proyecto las últimas aportaciones realizadas desde el servicio de Tráfico. En principio, no hay mayores pegas, todo está subsanado y ya se han recogido, por lo que el trámite puede ser inminente. En esa nueva reunión del Observatorio se presentarán otros tres proyectos que se han ido comentando en los últimos meses, entre ellos el de conexión de la plaza Juan XXIII con Ronda de Garay, a través de Rector Loustau y Obispo Frutos, donde será necesario eliminar plazas de aparcamiento en superficie. Los otros son por la avenida de la Fama y Pío Baroja, y por Mariano Rojas-Plaza de Castilla.

Más

Fotos

Vídeos