Las asociaciones exigen un mejor mantenimiento de los carriles bici

Carril bici de la mota del río junto a Manterola con grietas y deficiencias por la reposición de servicios. / Guillermo Carrión / AGM
Carril bici de la mota del río junto a Manterola con grietas y deficiencias por la reposición de servicios. / Guillermo Carrión / AGM

El Ayuntamiento ya ha gastado más del 80% del presupuesto destinado, pero Bicihuerta y Murcia en Bici piden un esfuerzo en mejorar la seguridad

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

El incremento de los desplazamientos urbanos e interurbanos en bicicleta obligará al Ayuntamiento a incrementar las próximas partidas destinadas al mantenimiento de los carriles bici -133 kilómetros, incluidas las vías amables-, pues a estas alturas del ejercicio ya se ha gastado el 80% del presupuesto, de apenas 50.000 euros por anualidad.

Esta cantidad no incluye el arreglo de socavones y grietas en la red de infraestructuras ciclistas, por lo que la Oficina de la Bicicleta, dependiente de la Concejalía de Medio Ambiente, se las ve y se las desea para conseguir partidas adicionales. El Ayuntamiento tiene desde el año 2016 un contrato específico para el mantenimiento de carriles bici con la empresa CHM Obras e Infraestructuras, por dos ejercicios. De enero a octubre, solo el carril bici de la mota del río en sus dos direcciones -Murcia-El Raal y Murcia-Contraparada- ha requerido una inversión de 23.000 euros. El concejal de Urbanismo, Medio Ambiente y Huerta, Antonio Navarro, reconoció ayer a 'La Verdad' que «tenemos que seguir incrementando esas partidas, sin duda, y habrá que hacer un esfuerzo en los próximos años en el mantenimiento».

Las asociaciones ciclistas también consideran que hay una necesidad evidente de atender ciertas situaciones que se dan con frecuencia, principalmente por la falta de limpieza, por la invasión de maleza en la pista exclusiva para ciclistas, por la ausencia de papeleras en todos los itinerarios y por la aparición de desperfectos como rajas y hendiduras en el aglomerado que suponen un peligro para los usuarios y a la larga pueden aumentar la inseguridad vial.

La falta de limpieza en determinados tramos de la mota del río se convierte en un peligro

El paso de peregrinos se ha incrementado, pero apenas hay espacios de descanso en toda la ruta

Raúl Jiménez, miembro de la asociación Deportiva Bicihuerta y vicepresidente de la Federación de Ciclismo de la Región de Murcia, aseguró ayer que con que regularmente pasara una barredera por el carril bici de la mota del río y el resto de vías ciclables en las grandes avenidas se solventarían muchos problemas. Además, se queja de que las señales pintadas no se ven en determinados puntos, que hay que mejorar la poda del arbolado en las curvas de la mota del río, y que merece la pena revisar la colocación de los pivotes en el nuevo carril de las rondas (Miguel Indurain, avenida de los Dolores y Reino de Murcia), pues en los cruces sobresalen mucho y se rozan con facilidad los coches. Bicihuerta aboga, además, por ir mejorando las conexiones ciclistas de pedanías con la pista del río y anima a las asociaciones vecinales y las juntas municipales a seguir el ejemplo de Torreagüera, donde se señalizaron itinerarios seguros para que los estudiantes puedan desplazarse sin miedo hasta sus centros.

«Bordillos asesinos»

Miguel Ángel López, presidente de Murcia en Bici, observa que es mejorable la atención que reciben la red de carriles bici, sobre todo en cuanto a señalización. Uno de los elementos que más preocupa a esta entidad es la peligrosidad que suponen los llamados «bordillos asesinos», en los 26 kilómetros entre El Raal y La Contraparada, ya que cuando los ciclistas se salen de la pista e intentan volver a entrar se producen muchos resbalones que han acabado en ciertos casos requiriendo atención hospitalaria por la gravedad de las heridas. «Nos dicen que eso se hizo así para separar el carril bici de la franja de tierra de albero, y que se pensó que era lo mejor». A la vista de las quejas, parece que no fue la mejor solución, cree el presidente de Murcia en Bici. También en la Gran Vía han desaparecido las alusiones a las bicis ya que la pintura se ha deteriorado. En las costeras también se observa que hay estacas de madera rotas en algunos puntos, y no hay, en general, papeleras. En el caso del carril bici de la mota del río esta necesidad es palmaria, sobre todo desde que se ha fomentado el lugar como parte del Camino de la Cruz, hasta Caravaca de la Cruz. La presencia habitual de peregrinos ha dado lugar a la aparición de focos puntuales de suciedad. Tampoco hay áreas recreativas que podrían habilitarse, como, por ejemplo, en la ermita de San Antón, o a mitad de camino hacia La Contraparada.

Más

Fotos

Vídeos