Aprendiendo a ser notarios por un día

Tres alumnos del IES Juan Carlos I en la notaría de María Dolores Heredia

La iniciativa, dirigida por el Consejo General del Notariado, dio la oportunidad de conocer este oficio desde dentro a tres estudiantes del IES Juan Carlos I

NOELIA CAMPILLOMurcia

"Soy feliz, mi profesión me encanta, cada día me levanto feliz de lo que voy a hacer y me acuesto satisfecha de lo que estoy haciendo". Así lo ha hecho saber María Dolores Heredia, la notaria que acompañó a Gonzalo Sánchez, Ana Luz Sáez y Javier Villanueva, tres alumnos de bachiller del IES Juan Carlos I que han tenido la oportunidad de participar en ‘Notario por un día’, una actividad dirigida por el Consejo General del Notariado que permite conocer en primera línea como es el trabajo diario de los notarios.

Aunque aún no tienen claro qué pasará en un futuro, los tres estudiantes han querido vivir esta experiencia acompañados por un fedatario. "Estoy entre Derecho y Magisterio" aclara Ana Luz Sáez, de 16 años, que añade que "una notaría cercana te ayuda sobre todo en temas de capitulaciones de matrimonio, mis padres están divorciados y me parece muy interesante porque es como una realidad que veo. Es como poner un granito de arena a la sociedad".

Sin embargo, Javier Villanueva, estudiante de 1º de Bachiller, reconoce que no ha venido a esta actividad porque quiera ser notario, aunque es algo que no descarta, sino por vivir la experiencia y conocer un poco más a fondo el día a día de estos profesionales. "Hasta hace un par de semanas que vinieron a darnos una charla no tenía ni idea de lo que hacía un notario, solo sabía que era muy difícil llegar a serlo por las oposiciones" señala.

María Dolores Heredia, la notaria que recibió a los tres estudiantes, trató de explicarles con todo lujo de detalles cómo es un día en la oficina. Al ser representantes del Estado ejercen una función pública, redactando documentos y dando fe de los actos o los negocios que tienen lugar delante de ellos, no sin antes asegurarse de que el cliente lo comprende todo. "Tienes que estar convencido de que las personas que tienes delante entienden y saben lo que van a firmar. Si no lo entienden y tienes la más mínima sospecha, no debes dejar que firmen el documento" insistió la notaria.

Otro de los alumnos del IES Juan Carlos I, Gonzalo Sánchez, tras unas horas observando cómo trabaja un notario, comentó: "Más que una persona que echa una firma, es una persona que parece que te quiera ayudar", y añadió que utiliza un trato cercano en todo momento, explicando y aconsejando a sus clientes.

Finalmente, la iniciativa orientada conocer el funcionamiento de una notaría, ha servido también para desmentir el mito de que el notario solo ‘echa una firmita’: "ellos lo han visto, no sería yo notario si fuera solamente eso, es muchísimo más" acaba diciendo María Dolores Heredia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos