Un 'no' aplastante al «muro»

Decenas de miles de personas abarrotando ayer la Gran Vía para reclamar el soterramiento del AVE a su llegada a la ciudad. / Vicente Vicéns / AGM

Decenas de miles de personas abarrotan la Gran Vía para dejar patente su oposición a que el AVE llegue en superficie y exigir el soterramiento | La Plataforma estima en más de 50.000 los participantes en la manifestación, «la mayor de la historia de Murcia»

A. NEGREMURCIA

Lleno rotundo en la Gran Vía. Miles de personas -más de 50.000, según los cálculos de la Plataforma Pro-Soterramiento- abarrotaron ayer las calles de la capital en una manifestación contra la llegada del AVE en superficie que superó todas las expectativas. La arteria principal de la ciudad se quedó pequeña para acoger la marea humana de vecinos que, armados con pancartas, música e ingeniosos lemas, exigieron la eliminación de las vías del tren y una integración de la alta velocidad sin divisiones en la ciudad. «Estamos protagonizando un día histórico», clamó, desgañitándose, el portavoz del movimiento, Joaquín Contreras, en su decimoctava jornada de movilizaciones. «Esta es la mayor manifestación de la historia de Murcia».

Galerías

Los acordes del 'Imagine' de John Lennon sonaban, minutos antes del arranque de la protesta, en la calle Orilla de la Vía, junto al paso a nivel de Santiago el Mayor, un lugar simbólico para el movimiento que desde hace tres décadas elige ese punto para las concentraciones en las que recuerda sus reivindicaciones. La canción sirvió de calentamiento y de declaración de intenciones para una protesta que se desarrolló de forma absolutamente pacífica y que sumó a sus filas una amalgama de perfiles muy diversos.

Coreando su ya conocido «nosotros por arriba, el tren por abajo», el nutrido grupo encaró la Calle Torre de Romo con un contenido número de vecinos. La manifestación, sin embargo, fue ganando peso conforme se acercaba al Jardín de Floridablanca y, cuando llegó a este punto, los miembros de la plataforma ya se frotaban las manos por el éxito de la cita.

Entre sus filas encontraron hueco los miembros de numerosas asociaciones de madres y padres, los integrantes del colectivo Murcia en Bici y algunas peñas huertanas

Entre las filas de esta multitudinaria manifestación encontraron hueco los miembros de numerosas asociaciones de madres y padres (Ampas) de la ciudad, los integrantes del colectivo Murcia en Bici y algunas peñas huertanas, entre otros. La peña La Hijuela, de Patiño, entonó, incluso, a lo largo del recorrido una jota: «Van a poner ascensores para cruzar al otro lado, nosotros lo que queremos es el tren bien enterrado».

«Que escuche a la ciudadanía»

A la cita no faltó el secretario general de Podemos, Oscar Urralburu, quien recalcó que «el AVE no puede llegar por encima de la gente», y reclamó al alcalde, José Ballesta, que «escuche a la ciudadanía». La portavoz de Ahora Murcia, Alicia Morales, que también se sumó a la protesta, exigió al primer edil «que se ponga al frente de este movimiento porque está apostando por el futuro». El portavoz de Ciudadanos, Mario Gómez, y el diputado nacional de la formación naranja Miguel Garaulet, también acompañaron a los vecinos en esta manifestación, donde también se dejaron ver algunos de los miembros de la Plataforma Cívica de la Región, el partido del expresidente Alberto Garre.

A lo largo del recorrido los lemas alusivos al alcalde - «Ballesta, el muro en tu puerta»- se repitieron una y otra vez, pero no fue el único nombre que sonó con fuerza. Los manifestantes también dejaron constancia de su enfado con el presidente regional y con el consejero de Fomento, entre otros. «El presidente miente, miente, miente», gritaban al unísono. «¿Y el consejero? Es un embustero».

También desde Alcantarilla

Media hora después de su salida, la columna principal de manifestantes se encontró, en la puerta de la iglesia del Carmen, con un grupo de integrantes de la plataforma El Tren Fuera de Alcantarilla que, tras unos años de inactividad, optaron por recuperar su lucha y echarse también a la calle. Partieron poco después de las cuatro y media de la tarde de Alcantarilla y, casi dos horas después, se sumaron a la manifestación en Murcia, donde fueron recibidos con aplausos, abrazos y gritos de 'sí se puede'.

La marea humana continuó desde allí su recorrido hasta el Puente Viejo, donde la inclinación de la calle permitió comprobar lo que ya era una obviedad: que la manifestación era multitudinaria. Los miembros de la Plataforma Pro-Soterramiento ya dieron por superada la manifestación de 2014, la más exitosa de las realizadas hasta la fecha. En aquella ocasión, representantes de toda la Corporación de Murcia apoyaron el cumplimiento del convenio del soterramiento. En cabeza, detrás de la pancarta, se dejó ver aquel 15 de febrero de 2014 el alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara, y sus concejales, así como el entonces portavoz del Gobierno regional y consejero de Industria, José Ballesta; el portavoz del Grupo Parlamentario del PP en la Asamblea, Juan Carlos Ruiz; y los máximos líderes del PSOE, IU-Verdes y UPyD.

Decenas de músicos acompañaron a los vecinos en la versión 'pro-soterramiento' del 'The Wall' de Pink Floyd

Tras atravesar el Puente Viejo, la manifestación llegó al comienzo de la Gran Vía y a uno de sus momentos cumbre: la interpretación, por parte de decenas de músicos, del tema que Pink Floyd lanzó en 1979 bajo el título 'The Wall'. Al igual que ya ocurrió el pasado viernes 22, numerosos vecinos, consultando la letra en sus papeles o en sus móviles, corearon la letra de esta versión del conocido tema: «Nos encierran en el barrio, no nos dejan circular, esta obra es un desastre y la vamos a parar».

«Murcianos de dinamita»

Con los ánimos arriba, la movilización ciudadana siguió su rumbo por la Gran Vía, donde todas las manifestaciones miden su poderío. «Aquí están los 'murcianos de dinamita' de los que hablaba Miguel Hernández», clamaban. «Los murcianos no se rinden». A través de los altavoces los organizadores celebraban que, cuando la cabecera llegó a la Plaza Santa Isabel, la cola de la protesta aún no había abandonado el jardín de Floridablanca. Un éxito que, sin embargo, denunciaron, no se apreciaba en todo su esplendor porque a esa hora -a pocos minutos de las ocho de la tarde- las farolas aún no estaban encendidas. Una situación que provocó que los manifestantes acusasen al alcalde de «mal perder» y que se encendiesen masivamente las linternas de los teléfonos móviles. Poco después, se hizo la luz en la Gran Vía.

Los asistentes acusaron al alcalde Ballesta de retrasar el encendido de las farolas de la Gran Vía para deslucir la marcha

Ana, una vecina en silla de ruedas, pidió la palabra y, a través de un micrófono, recordó al alcalde Ballesta la realidad de muchos parapléjicos que, como ella, observan el «muro» como una barrera insalvable. «Ballesta, sube tú el muro con mi silla de ruedas», espetó.

La multitudinaria concentración llegó a su fin, tras cerca de tres horas de recorrido, en la Plaza de la Fuensanta donde Contreras, encaramado sobre un altavoz, leyó un manifiesto en el que recordó las reivindicaciones del movimiento. Inicialmente, explicó, la Plataforma barajó la posibilidad de llevar la protesta hasta la puerta de San Esteban, pero los cuerpos policiales desaconsejaron a los manifestantes, por motivos de seguridad, que metiesen a tanta gente en el callejón de Burruezo y el grupo aceptó la recomendación. «Este movimiento es pacífico y lo seguirá siendo siempre», recalcó Contreras. «Nuestro comportamiento debe ser ejemplar porque así venceremos». La multitud se fue dispersando y regresando a sus casas con una nueva convocatoria, hoy, en las vías del tren y un aviso a navegantes: «Murcia está en pie».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos