Aluvión de multas en el disuasorio del Malecón por aparcar junto al carril bici

Disco de prohibido el paso a vehículos de motor en las inmediaciones del carril bici./Edu Botella / AGM
Disco de prohibido el paso a vehículos de motor en las inmediaciones del carril bici. / Edu Botella / AGM

Entre el viernes y el sábado la Policía Local denunció a conductores de 47 vehículos mal estacionados tras las quejas de los ciclistas

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

El aparcamiento disuasorio del Malecón se convirtió el pasado fin de semana en un quebradero de cabeza para la Policía Local, que entre el viernes y el sábado denunció a los propietarios de 47 coches que aparcaron en el espacio reservado para el carril bici, a la altura de la pasarela sobre el río que lleva hasta La Purísima-Barriomar. Fuentes municipales confirmaron que es la primera vez que se da esta situación, pero lo cierto es que la zona, en determinados momentos del día, es un caos de vehículos que estacionan debajo del puente de la autovía, e incluso dan la vuelta en el mismo carril para salir.

El viernes fueron 39 los denunciados y el sábado, ocho. Se da la circunstancia de que el viernes comenzó la Semana de la Ciencia en el jardín del Malecón, que continuó el fin de semana, y el sábado tuvo lugar en la plaza de la Paja, en El Carmen, el festival Carmela, con música blues, funky, gospel, soul y rock, y 'foodtrucks' con aperitivos, comida y cena. Fuentes de la Policía Local informaron a 'La Verdad' de que el viernes, a partir de las 11.45 horas, se recibieron llamadas de usuarios del carril bici quejándose de que había automóviles estacionando en fila en la mota del río, en la zona de tierra de albero pegada a la vía para ciclistas.

Los agentes desplazados dejaron en el parabrisas de los vehículos las correspondientes denuncias de 80 euros, por incumplir la señal de prohibida la entrada para automóviles y motos. El sábado sucedió lo mismo.

Estas sanciones tienen reducción del 50% y se quedan en 40 euros si el denunciado accede a pagar por pronto bajo, según consta en el documento que dejaban los policías.

Esta circunstancia fue puntual, insiste la Policía Local, que desconoce el motivo de la concentración de vehículos en este punto. Los grupos políticos de la oposición han planteado en innumerables ocasiones la necesidad de regular este aparcamiento disuasorio ante el descontrol evidente, donde se realizan labores de mantenimiento y limpieza puntualmente. Pero basta con acercarse al lugar para comprobar que es territorio comanche, y los coches ocupan la vía de servicio paralela y los caminos aledaños, llegando a estacionar con el morro pegado al borde del carril bici. Este es uno de los puntos conflictivos, ya que los conductores se enfrentan, además, a los 'gorrillas'.

Más

Fotos

Vídeos