Los 90 alumnos del Virgen del Rosario vuelven a sus aulas con «total seguridad»

Estado en que quedó el colegio Virgen del Rosario de Monteagudo tras el derrumbe del muro. /Guillermo Carrión / AGM
Estado en que quedó el colegio Virgen del Rosario de Monteagudo tras el derrumbe del muro. / Guillermo Carrión / AGM

La Consejería de Educación tranquiliza a los padres y garantiza el buen estado del colegio con las obras realizadas en vacaciones, tras la caída de un muro hace un mes

María José Montesinos
MARÍA JOSÉ MONTESINOSMurcia

Los 90 alumnos del colegio Virgen del Rosario de La Cueva (Monteagudo) pudieron regresar ayer a sus aulas después de casi un mes. El pasado 13 de marzo, el derrumbe de una fachada del centro escolar obligó a su cierre temporal y los escolares fueron trasladados al vecino colegio de Juan XXIII de Las Lumbreras. En principio, tanto el Ayuntamiento como la Consejería de Educación atribuyeron el derrumbe al fuerte viento que imperó ese día. Sin embargo, un grupo de padres y madres de alumnos sigue manifestando su intranquilidad ya que según los informes técnicos, en concreto del subdirector general de Infraestructuras y Gestión Económica, «el origen del desprendimiento del paño de ladrillo se debió a un fallo oculto en la construcción y cuya responsabilidad ha prescrito».

Remedios Lajara, directora general de Centros Educativos, aseguró ayer a 'La Verdad' que «la causa por la que cayó el muro fue el viento, aunque es verdad que existía un vicio oculto que nadie podía determinar». Por este motivo, las obras, que inicialmente iban a durar seis días, se prolongaron durante las vacaciones de Semana Santa. «Se ha actuado sobre la reparación y se ha reforzado todo el perímetro del edificio por precaución, pero estructuralmente el edificio es absolutamente seguro», insistió Remedios Lajara.

«No tienen que tener ningún tipo de duda» indicó la directora general de Centros Educativos, en respuesta al escrito hecho público ayer por un grupo de padres y alumnos. «Lo más importante es la seguridad de los alumnos y los informes de los técnicos nos dan la certeza absoluta».

50.000 euros

Remedios Lajara explicó que «las obras de reforzamiento de la fachada han costado cerca de 50.000 euros, pero vamos a seguir trabajando para mejorar el centro».

El derrumbe ocurrió un domingo, el 11 de marzo, y los padres y madres que firman el escrito recuerdan que «si sucede en un día lectivo, dada la gravedad del desplome, hubiéramos tenido que lamentar pérdidas humanas o heridos graves». Por este motivo, insisten en las deficiencias que tiene el colegio Virgen del Rosario, que ya habían denunciado en otras ocasiones: techo de amianto o fibrocemento, goteras, cuartos de baño y mobiliario deteriorado, ventanas de hierro con picos que abren para dentro y que no aíslan ni cumplen con la normativa de seguridad. Aseguran que el derrumbe «podría haberse evitado con una construcción en buen estado».

En una reunión mantenida el pasado 14 de marzo en la Consejería de Educación donde les explicaron las medidas dispuesta a causa del derrumbe, algunos padres y madres expusieron a la directora de Centros que «no tiene sentido hacer obras e inversiones en el colegio actual, porque se trata de un centro muy antiguo, con multitud de deficiencias y que se queda pequeño en cuanto a espacio». «Se trata de un colegio que en los últimos años -exponen- ha visto crecer de forma importante el número de solicitudes de acceso vinculadas al proyecto que allí se desarrolla». Por este motivo, algunos de los padres insistieron en la solicitud de un nuevo centro «que no es denegada porque según los datos que ofrece la Consejería, la ratio en la zona es baja y hay plazas libres en otros centros del área».

La reunión acabó con varios compromisos por parte de la Consejería. Por un lado, la valoración detallada de todo el edificio, incluido el techo de fibrocemento y la entrega antes de la vuelta de los alumnos al aula de un informe que garantice la seguridad del edificio. Y, además, la Consejería se compromete a acometer las obras de emergencia para garantizar la seguridad de la instalación y la realización de algunas obra de mejora como el cerramiento de los patios en las vacaciones de verano, la sustitución de ventanas entre el verano de 2018 y principios de 2019, la sustitución del techo de fibrocemento, según la previsión bianual que tiene dicha Consejería, que data de 1971 y el estado del techo que se revisará en la valoración detallada del estado de la edificación. Los padres y madres firmantes del escrito quieren que la Consejería les informe del estado global del centro y no solo de la obra realizada.

Cerrarán dos porches para habilitar más espacio

La directora general de Centros Educativos afirma que, además de los trabajos que se han llevado a cabo en Semana Santa para garantizar la seguridad, «vamos a continuar con más obras este verano». En concreto, se va a habilitar más espacio con el cerramiento de dos porches y se van a sustituir algunas ventanas». Otra de las solicitudes de los padres, la sustitución del techo de fibrocemento, «se llevará a cabo dentro de nuestro plan de sustitución en distintos centros escolares». Respecto a la solicitud de padres y madres de alumnos de que Educación reconsidere la construcción de un nuevo colegio, por la antigüedad del actual y que atienda tanto las demandas de las familias de la pedanía de La Cueva como otras del resto del municipio que han solicitado plaza, desde la Consejería indican que «para construir un colegio nuevo no basta con que sea antiguo porque hay más con 50 años, sino que debe tener necesidades de escolarización y éste reúne todas las condiciones de espacio previstos en el real decreto para la escolarización. Entendemos que tienen necesidades, que las vamos a atender, como la ampliación de espacio, pero el centro es totalmente seguro».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos