La alerta antiterrorista obliga a reforzar la seguridad en los 300 actos de la Feria

Representantes del Ayuntamiento, Comunidad Autónoma, Delegación del Gobierno, Policía Local y Nacional, Guardia Civil, Bomberos y Protección Civil, así como miembros de los colectivos festeros./Juan Carlos Caval / AGM
Representantes del Ayuntamiento, Comunidad Autónoma, Delegación del Gobierno, Policía Local y Nacional, Guardia Civil, Bomberos y Protección Civil, así como miembros de los colectivos festeros. / Juan Carlos Caval / AGM

La plantilla de la Policía Local estará al 100% los 12 días de fiestas y habrá más coordinación con el resto de cuerpos

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

La Feria arranca este año el jueves 31 de agosto con una preocupación especial por la seguridad tras los ataques terroristas en Cataluña. Ese día llega a Murcia en romería la Patrona y para entonces estará operativa el 100% de la plantilla de la Policía Local: 590 agentes -150 menos que hace 6 años, apunta la edil socialista Begoña García Retegui-. El dispositivo conjunto con Bomberos, Protección Civil y agentes del resto de fuerzas y cuerpos del Estado (Policía Nacional y Guardia Civil) se mantendrá hasta el 12 de septiembre, festivo en el municipio, coincidiendo con la Romería de vuelta de 'La Morenica'.

Durante estos 12 días no habrá agentes de policía de permiso o de vacaciones, según reconoce el inspector jefe de la Policía Local, Ángel Marín, «con el fin de que todos los actos puedan desarrollarse con normalidad». La situación excepcional que se vive en España estos días, con alerta antiterrorista 4 -sobre 5 niveles-, obliga a los ayuntamientos a adoptar medidas extraordinarias para prevenir posibles ataques. En el caso de Murcia no hay amenazas concretas, pero el hecho de que vayan a celebrarse 320 actos, en algunos casos multitudinarios, motivó que ayer la Junta Local de Seguridad del Ayuntamiento se reuniese para estudiar acciones de coordinación específicas. El alcalde, José Ballesta, despachó con representantes de la Policía Local y Bomberos, Policía Nacional, Guardia Civil, Protección Civil, Delegación del Gobierno, Comunidad Autónoma y colectivos festeros, y explicó que se ha realizado «un meticuloso estudio, de más de 50 páginas, en el que cada uno de los eventos aparece localizado con sus características de seguridad, localización y horarios. Tenemos unos 300 actos ordinarios y 45 en los que es probable que haya concentración elevada de personas. Todos los implicados van a incrementar el número de efectivos, tratando de forma específica los acontecimientos más masivos».

En caso de ataques de pánico

Ballesta comentó que los murcianos y visitantes pueden estar «tranquilos» de cara a la celebración de la Feria, pese a los niveles de alerta.

«Vamos a tener hospitales de campaña, refuerzos policiales, agentes de paisano y haremos actuaciones especiales. Todas las mañanas se reunirá el grupo de coordinación para abordar el programa de cada día y sus necesidades». Ballesta recordó, por ejemplo, que los feriantes han repintado el recinto de La Fica para que se vean las vías de evacuación en caso de emergencia, y se ha contratado vigilancia privada para que haya un mayor control de los camiones. En La Fica se han previsto incluso lugares donde, según Ballesta, podría refugiarse la gente para que no haya sensación «de pánico». «El 112 va a incrementar el personal que atiende este servicio desde la Comunidad Autónoma, la Guardia Civil ha puesto a disposición los medios aéreos con los que cuenta, la Comunidad ha brindado su servicio de bomberos y de intervención rápida desde el punto de vista aéreo en caso de incendio... Todos ellos nos van a aportar la seguridad y tranquilidad. Los murcianos confiamos en ellos».

Con «chalecos caducados»

Los sindicatos se han quejado de la desigualdad real existente al no poder portar armas largas todos los cuerpos. Somos Sindicalistas envió ayer un comunicado denunciando que es necesario un incremento de la dotación de efectivos de Policía Local y Bomberos y de los medios, ya que, según desvelan, los 17 chalecos antibalas unipersonales que disponen los agentes de Murcia están «caducados» y «sin tallar». También proponen que sean dotados con protocolos actualizados, escudos balísticos para rescatar heridos y proteger de proyectiles de arma larga, intercomunicadores de manos libres y que haya entrenamientos físicos en horario laboral y con el armamento reglamentario.

El inspector jefe recordó que el arma corta es la que corresponde a los agentes locales, en función de la normativa. Las armas largas están destinadas a cuerpos policiales y grupos especiales que tienen competencias en cuestiones de orden público. «Hay una normativa restrictiva en la utilización de armas largas para personas que realizan funciones específicas relacionadas con la seguridad ciudadana, pero desde el punto de vista de cuerpos especiales de intervención. Respecto a las policías locales, son el Estado y la Comunidad Autónoma los que tienen la competencia para determinar cuál es la dotación de armas. Y hoy por hoy, los policías locales tienen arma corta y estamos al mismo nivel que otras policías en cuanto a dotación de medios técnicos. De modo que en este dispositivo para Murcia vamos a llevar las que tenemos de dotación».

Al respecto, el alcalde anotó que los agentes de Murcia no están peor dotados que los del resto de la geografía nacional.

Más

Fotos

Vídeos