La Verdad

El Ayuntamiento 'ficha' a los mendigos para ofrecerles atención personalizada

La concejal de Derechos Sociales, Conchita Ruiz, presentó el plan junto a integrantes de la Red de Inclusión Social.
La concejal de Derechos Sociales, Conchita Ruiz, presentó el plan junto a integrantes de la Red de Inclusión Social. / V. VICÉNS / AGM
  • Servicios Sociales tiene ya identificados un centenar de puntos negros y recabará datos sobre itinerarios, franjas horarias y modalidades

Conocer a cada persona que pide dinero en la calle, su edad, sexo, nacionalidad y tipo de actividad -si solicitan limosna en la puerta de una iglesia, de un banco o de un supermercado, o bien como guardacoches o con la venta de pañuelos-, saber cuántas son y dónde se ubican es el objetivo de un plan para reducir la mendicidad en el municipio presentado ayer por la concejal de Derechos Sociales, Conchita Ruiz. El objetivo del Ayuntamiento, en colaboración con los colectivos integrantes de la Red de Inclusión Social, es prestar una atención personalizada, intentar reducir el número de mendigos y mejorar las condiciones de vida de las personas que la practican.

El punto de partida es la elaboración del mapa de la mendicidad porque a día de hoy no se sabe con exactitud el número de pedigüeños que hay en el municipio ni cuáles son las necesidades reales que tienen. Con los datos aportados por el Semas (Servicio de Emergencia Móvil de Atención Social) se pretende identificar todos los puntos habituales del ejercicio de esta actividad, los itinerarios más utilizados, las franjas horarias y la modalidad de mendicidad practicada. Hasta el momento, según indicó Conchita Ruiz, ya se han detectado un centenar de emplazamientos -sobre todo en el entorno de la Catedral y en la Gran Vía- y se ha comenzado a intervenir con 52 personas. Este mapa se irá completando gracias al trabajo de la Policía Local, del Semas y de los colectivos que trabajan con indigentes y personas sin techo, y cada seis meses se irá actualizando con los cambios que se observen.

El paso siguiente será elaborar proyectos de intervención individualizados. Para ello se procederá a la apertura del correspondiente expediente en el Sistema de Información de Usuarios de Servicios Sociales para trabajar en la identificación de sus problemas e informarle sobre los recursos y prestaciones sociales. Y se diseñará un protocolo de intervención adecuado a las diferentes modalidades de mendicidad.

«Nuestra intención -explica la concejal Conchita Ruiz- es que, del mismo modo que en Murcia se ha suprimido la mendicidad infantil o con menores, nuestra meta ahora es ofrecer programas de formación y recursos sociales a aquellas personas que quieran renunciar a esa práctica o mejorar sus condiciones de vida, siempre con el máximo respeto a su libertad individual. Queremos conocer mejor la realidad de estas personas y la mejor forma de ayudarles en función de sus peculiaridades, a la vez que les ayudamos a su integración social».