La Verdad

Ballesta pide disculpas y dice que era impensable el lío del Malecón

Desplazamientos de sillares y levantamiento de escalones son algunos desperfectos advertidos.
Desplazamientos de sillares y levantamiento de escalones son algunos desperfectos advertidos. / HUERMUR
  • Huermur denuncia el mal estado de conservación del monumento y aporta fotos de un sinfín de desperfectos; el alcalde mantiene que «parece ser que no hubo daños»

El Gobierno municipal pidió ayer disculpas a los murcianos por no haber puesto los medios adecuados para impedir que el Paseo del Malecón, calificado como Bien de Interés Cultural, acabara convertido en un aparcamiento el día del Entierro de la Sardina. El alcalde, José Ballesta, se mostró ayer sorprendido por la situación, dado que no se había dado otros años. «En ningún momento eso se habilitó como aparcamiento, fue algo que surgió e inmediatamente se puso en marcha la Policía Local para retirar los vehículos mediante la grúa y sancionar a los infractores». En realidad, no se hizo hasta por la noche. «Es algo que lamentamos, fue un error y lo tenemos que asumir cuando nos equivocamos. No se previó pues era impensable que alguien pudiera subirse al Malecón en coche».

Ballesta aseguró ayer que por la mañana dio instrucciones para que los técnicos realizasen una valoración, «y parece ser que no ha habido ningún daño o afectación», y reiteró sus disculpas «por este fallo».

Huermur, la asociación que denunció los hechos ante la Consejería de Cultura, prosiguió en sus críticas por la falta de previsión municipal en un BIC, y apuntó que ayer no se habían puesto aún los pivotes para que no accedieran al paseo los vehículos por la rampa que hay debajo de la plataforma de la autovía.

Esta entidad realizó 'in situ' una evaluación de los daños y del estado de degradación generalizada del lugar, que también está catalogado como Monumento Nacional, aportando fotografías de varios hundimientos, agotamientos de estructuras, desplazamientos, escalones levantados, numerosos elementos distorsionantes que siguen sin ser retirados, así como una falta generalizada de mantenimiento y conservación.

Como en Venecia

La entidad constató la existencia de un gran hundimiento en el tramo inicial, frente al solar donde estaba ubicado el Palacete Ponce, donde se aprecia que la estructura ha cedido y se está hundiendo bajo la rasante de la acera y la calle Gaspar de la Peña. Los hundimientos dejan una superficie irregular «más propia de la Catedral de San Marcos de Venecia que del monumento más significativo de la unión de Murcia con la huerta».

Temas