La Verdad

Un choque múltiple y el incendio de un coche provocan retenciones

Bomberos apagan el fuego originado en un coche que circulaba por la autovía A-30.
Bomberos apagan el fuego originado en un coche que circulaba por la autovía A-30. / Vicente Vicéns / AGM
  • Un conductor ebrio tuvo que ser trasladado al hospital tras empotrar su automóvil contra un poste del tranvía en la rotonda de Juan XXIII

La capital murciana se vio sobresaltada en la jornada de ayer por varios accidentes de tráfico, con heridos leves, que entorpecieron la circulación y provocaron algún que otro atasco. Además, según informaron fuentes del Centro de Coordinación de Emergencias, los bomberos del Servicio de Extinción y Salvamento (SEIS) de Murcia tuvieron que intervenir para apagar el fuego que se adueñó de un coche que circulaba por la autovía A-30, poco antes de la salida hacia Ronda Norte.

El primero de estos siniestros se produjo de madrugada en la rotonda Juan XXIII, en el centro de la capital. Un hombre tuvo que ser trasladado a un hospital con heridas leves tras empotrar su coche en la rotonda. Según informaron fuentes de la Policía Local, el automóvil invadió la glorieta e impactó contra el poste de la catenaria del tranvia, causando diversos daños, aunque no afectó al servicio de transporte. El conductor del vehículo fue sometido a una prueba de alcohol que reveló que cuadruplicaba la tasa máxima de alcohol al volante -esta se fija en 0,25 miligramos de alcohol por litro de aire espirado-, según precisaron las fuentes.

Colisión en cadena

Ya al mediodía, un aparatoso accidente en la Rotonda de los Cubos provocó importantes retenciones. En el siniestro se vieron implicados tres vehículos y, según informó la Policía Local y el Centro de Coordinación de Emergencias, dos personas resultaron heridas. Ambas fueron atendidas 'in situ' por los efectivos sanitarios de una ambulancia y trasladadas a un centro médico posteriormente para su atención.

A raíz de este impacto y de las importantes retenciones que se generaron en la zona, la Policía Local de Murcia recomendó utilizar vías alternativas para escapar del colapso. El tráfico se volvió a reanudar con normalidad una vez que se retiraron los tres coches accidentados.

Ya por la tarde, un vehículo que circulaba por la autovía A-30, a la altura de Murcia, se incendió y quedó completamente calcinado.

El coche comenzó a arder cuando se encontraba a la altura de la salida de Ronda Norte por motivos que se desconocen. El conductor del vehículo pudo salir sin sufrir quemaduras e incluso intentó apagar el incendio con un pequeño extintor, aunque fue necesaria la intervención de los bomberos del parque de Espinardo para poder extinguir las llamas.

A causa de este incidente se produjeron dos kilómetros de retención de tráfico, ya que uno de los carriles de la autovía quedó cerrado.