La Verdad

Docentes del Conservatorio de Danza se quejan de las malas condiciones del edificio

Docentes del Conservatorio de Danza se quejan de las malas condiciones del edificio
  • Tras años de denuncias, Educación no ha resuelto aún si trasladará las enseñanzas a un nuevo inmueble o realizará una reforma integral

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 90%

Viste tu cama con diseños originales

Hasta 70%

Abrígate este invierno con estilo

Hasta 80%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

¡Moda chic y casual a precios increíbles!

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

El histórico edificio que alberga al Conservatorio de Danza de Murcia, en plena plaza de Los Apóstoles, no responde desde hace años a las necesidades de los docentes y alumnos de esas enseñanzas, que llevan tiempo quejándose de las carencias del inmueble: graves deficiencias en el sistema de ventilación y acondicionamiento acústico, falta de mantenimiento, déficit de medios «de primera necesidad», y una larga lista de demandas que han llevado a buena parte del Claustro (más de sesenta docentes de los cerca de ochenta que lo componen) a firmar un manifiesto público pidiendo soluciones a la Consejería de Educación.

La Administración regional, que lleva años escuchando esas quejas, sigue sin tener claro qué solución ofrecer. Según explicaron ayer fuentes de la Consejería de Educación, se está trabajando con los técnicos y en colaboración con el Ayuntamiento de Murcia, «en tres opciones para garantizar las mejores condiciones en el Conservatorio de Danza: la remodelación integral del inmueble, la construcción de un nuevo y moderno edificio que dé respuesta a todas sus necesidades o la reubicación en otro inmueble que cumpla las condiciones de espacio e insonorización necesarias». La decisión, insistieron, se conocerá «en breve».

La directora del centro remarcó ayer que el principal problema del inmueble es de base: el edificio no fue concebido como un conservatorio -era un seminario- y las aulas no reúnen las condiciones de tamaño y habitabilidad necesarias. A ello se suma que las continuas denuncias por el ruido -provocado por la música, los taconeos...- por parte de vecinos les obligan a mantener las ventanas cerradas durante las clases. «Los niveles de temperatura y humedad son insoportables, ya que son clases en las que se realiza ejercicio físico. En cuanto empieza el calor la situación es insoportable, y se hace muy complicado dar clase con las ventanas cerradas», lamenta la directora del centro, Teresa Souán, quien considera que la única solución pasa por trasladar el conservatorio a un edificio nuevo.

Los recortes en el presupuesto del centro han provocado además que el mantenimiento, ya de por sí costoso, se resienta. Las tablas del suelo se rompen y tardan tiempo en ser reparadas, los pianos sufren desperfectos, y ha sido necesario realizar desinsectaciones por plagas de insectos ocasionadas por las palomas de la zona, que de momento han sido erradicadas.

Buena parte de los profesores del centro, por su parte, celebraron el martes un claustro extraordinario en el que redactaron un manifiesto donde exponen las dificultades «de orden pedagógico de salud» que enfrentan a diario. El escrito, secundado por más de sesenta docentes, denuncia que llevan años exponiendo sus quejas, y lamentan la «enorme urgencia» y la necesidad de «un control riguroso y solución de las deficiencias que el centro arrastra». Según el comunicado, «la falta de aislamiento acústico adecuado impide el correcto desarrollo de las clases en aulas contiguas, que deben elevar su volumen por encima de los decibelios, fruto inevitable de los taconeos y la amplificación del acompañamiento musical». La falta de presupuesto para el mantenimiento «hace que los suelos estén constantemente astillados y abombados. Los pianos y banquetas se rompen por falta de mantenimiento y también por exceso de humedad», lamentan los profesores, que reclaman soluciones «urgentes» a la Consejería.