La Verdad

Los oasis urbanos del café

Establecimiento de reciente apertura que gira en torno a la cultura del café, y donde todo, incluido el baño, es una experiencia.
Establecimiento de reciente apertura que gira en torno a la cultura del café, y donde todo, incluido el baño, es una experiencia. / Vicente Vicéns / AGM
  • Nuevos emprendedores convierten el centro en sede de sus experimentos abriendo cafeterías con encanto. Productos de alta calidad, decoración selecta, cartas muy elaboradas y wifi y cargadores de móvil son una constante

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

De la mano de emprendedores natos están aterrizando en la ciudad nuevas propuestas en torno al café y al pan en sus múltiples variedades. El autoempleo, que permite trabajar desde cualquier sitio; el gusto por la vida lenta, en contraposición a la denostada comida rápida, y las modas importadas de otros países permiten que cuajen proyectos de restauración que para su auténtico disfrute exigen más tiempo de lo habitual. Aquí las prisas no garantizan una experiencia completa.

Una quincena de establecimientos con encanto se han abierto paso. Apenas tres meses lleva Café Lab en la plaza de Los Apóstoles, un auténtico oasis para enamorados de la cultura del café concebido por José Manuel Bernal, Lorenzo Romero y Francisco Bernal. «Estamos sorprendidos por la buenísima acogida. No ofrecemos solo café, sino una experiencia completa. Local selecto, servicio atento y producto de altísima calidad», cuenta Josema. Mil detalles para cazar con la mirada, y puntos para recargar el móvil o trabajar con el ordenador, y wifi abierta. «Es un concepto de cafetería completamente innovador. Va en la línea de la llamada 'tercera ola del café'. Todo el equipo de baristas pone el empeño en que la experiencia sea inolvidable», afirma Francisco, responsable del interiorismo. La decoración gira en torno a la industria cafetalera: taburetes tapizados con sacos de café usados, portafiltros reutilizados como grifos en el baño o como perchas, pequeñas cafeteras que sirven de lámparas...

El origen es un pequeño tostadero de Cartagena, Café Bernal, y a muchos clientes les sorprenderá saber que gracias al barista Edwin Chaberra, colombiano, hasta Murcia llegan en avión lotes de pequeños productores a los que pagan un precio justo. Aquí cada grano se pesa, cada pedido es diferente. Café Lab tiene, además, una tienda y un aula de formación, y a partir de marzo ofrecerán talleres. «No solo es el café. Aquí todo es de primera: tartas artesanales, buen aceite, mermelada casera, tés escogidos a granel...». Como curiosidad, aquí no se oye el martilleo de los filtros de las cafeterías de toda la vida. «Parece que no estás en Murcia, eso es lo que íbamos buscando».

Más de 30 panes diferentes

Los hermanos Antonio, Blas y Javier García Moreno son los panaderos artesanos que están detrás de Pan Moreno. Tienen su obrador en Torreagüera, y dos panaderías-cafeterías en Murcia (calle San Antonio y Jara Carrillo), donde ofrecen más de 30 panes diferentes. Pero lo más consumido es la empanada, «que nunca da acidez», según Encarna Sánchez, coordinadora de los establecimientos, «pues todos los productos son de máxima calidad».

El recetario es antiquísimo. Frente a los despachos de pan tradicionales se ha incorporado el servicio de cafetería para degustar 'in situ' delicatessem que no se pueden encontrar en otros lugares, como la torta de Pascua con recetas rescatadas de bisabuelas y tatarabuelas, «de esas que tardan 48 horas en prepararse, incluido un día entero al relente». La Comunidad Autónoma ha certificado la calidad de este establecimiento, que hoy tiene más de una veintena de empleados. «Ofrecemos productos típicos de la huerta, los dulces de la abuela. Antes, en los bares solo podías elegir para desayunar entre pan blanco, integral o de cereales, pero nosotros para tostada podemos ofrecer más de 10 panes diferentes, como maíz, con piñones, o centeno 100%». Aquí también hay servicio de tienda. Pese al ajetreo, la lectura del periódico resulta todavía más placentera. El pan cruje de otra forma. La compañía se saborea más. La amabilidad acampa.

De vez en cuando, de fondo, pese a estar en Murcia, en estos locales es el inglés el idioma que predomina según el momento del día escogido. La empresa Englishcafe permite aprender inglés en cafés con encanto. Son los alumnos los que escogen el lugar, y entre los preferidos de Cristina Durán, una murciana de 28 años que en mayo se marcha a Suiza a trabajar para el Centro Internacional de Scouts, está Socolá, en la calle Mariano Vergara, en Santa Eulalia. Aquí está con su 'teacher', Tadeo Rayner, un inglés que lleva ya 7 años en Murcia y, por ahora, no está en sus planes irse a la ligera. «¡El sol...! Allí en Inglaterra la vida es más 'fast' (rápida)».

Los responsables de Socolá son pareja: Fuensanta Turpín y Miguel Gómez. Ella estudió cocina, y en su mente siempre estuvo montar en Murcia un negocio diferente para desayunos y meriendas, hasta que dieron con un local asequible, ya que el centro histórico parece reservado a las franquicias -el ejemplo de Starbucks o Piccadilly-.

«Siempre me gustaron las cafeterías con cafés grandes y de sabores, con tartas caseras y juegos de mesa, y surgió esta oportunidad. Es una idea de negocio inspirada en los cafés europeos y norteamericanos, y quisimos darle una decoración original, como si estuviéramos en el salón de la casa de una abuela». Aquí ofrecen 'brunch', desayunos que parecen comidas, y tienen carta para celiacos y alérgicos. Emplean a seis personas los fines de semana, cuando no cierran a mediodía. Además de «un café bueno» -Salzillo Ecológico-, explorar la carta lleva unos minutos, porque hay vida más allá del 'cupcake' y de las 'muffins'. Aquí hacen más de 40 tartas por semana -las venden por encargo-. «La mejor recompensa es que nos digan que no han probado nada igual y cuando te dicen: 'Ya era hora de que Murcia tuviera un lugar así'».

Mensajes de esperanza

Otros locales han optado por incorporar a su decoración jardines verticales -65 Grados, en la calle San Patricio-, por organizar exposiciones y funcionar como videoclub y también como librería -Ficciones-, por transmitir mensajes de esperanza -«Es dulce poder ser uno mismo», «Es dulce poder tenerte aquí», dicen en Godis, en Alfonso X-, por permitirte saborear 'in situ' las creaciones del mejor pastelero de España 2011, Juan Antonio Serrano -ha abierto confitería-cafetería en la plaza Circular, donde lo más solicitado es el Long Avellana, crujiente de paillette con cremoso de avellana y chocolate de café-, o por participar de tertulias -Café del Arco y el Ambigú del Romea, o Felicidad en El Carmen-.

Murcia ofrece lugares con otro punto -Caffeto Vintage, en Platería, o La Muralla-, y para los que tengan acostumbrados el paladar a sabores clásicos no fallarán en Espinosa, La Colegiala, Roses, Máiquez y Maite, que han adaptado sus locales a los tiempos. Propuestas como El Gallinero, junto al Teatro Circo, dan pie a pensar que la ciudad está viva. Y mucho más de lo que parece.