La Verdad

La arqueóloga sostiene que el yacimiento ha respondido bien desde que lleva destapado

La Sección de Arqueología del Ayuntamiento afirma en un informe remitido a la Fiscalía de la Comunidad [por las diligencias abiertas sobre la conservación del yacimiento de San Esteban] que el estado actual es «aceptable» y que ha respondido «bien» a los más de 7 años que lleva al aire desde su exhumación a finales de 2009. «Es lógico que en todo este tiempo y en 10.000 m2 se hayan producido algunas pequeñas incidencias en las medidas preventivas de protección temporal, especialmente en la protección del geotextil que se encuentra sin cobertura total». La arqueóloga municipal indica que los alzados de estructuras son los puntos más vulnerables, aunque no han acarreado graves daños.

El acta de la reunión del comité de expertos del 15 de abril de 2013 valoraba «muy positivamente» las actuaciones emprendidas desde enero de 2009 en conservación. La funcionaria indica que desde diciembre de 2009, cuando se paralizó el desmontaje de los restos y se declaró BIC, todas las intervenciones de protección y conservación realizadas han ido encaminadas hacia la protección temporal y preventiva de los restos arqueológicos del yacimiento. «Han sido acciones reversibles y restringidas únicamente a las estructuras y zonas que así lo han requerido. En ningún caso se han orientado hacia una conservación definitiva». Además, se insiste en que el Ayuntamiento ha actuado siguiendo siempre directrices de la Consejería de Cultura.

Las lluvias de diciembre de 2016 inundaron amplias zonas del yacimiento a pesar de que las bombas se encontraban funcionando, y la arqueóloga recuerda que «la intensidad y cuantía sobrepasaron el ritmo de drenaje de las bombas y la evacuación del agua, por lo que los servicios tuvieron que hacer uso de bombas de apoyo auxiliares». Tras la retirada del agua, en los días posteriores se visitó el yacimiento con técnicos de Cultura detectándose «un aumento en las roturas del geotextil, la pérdida de maderos para los puntales de la zona occidental y algunas pérdidas puntuales de volumen en algunas estructuras y perfiles de tierra resultado de la inundación». Actualmente el drenaje se realiza «sin incidencias», y se están ejecutando, indica el informe, continuamente las labores de limpieza de basura y la retirada de vegetación.

La relación de expedientes remitidos a la Fiscalía para demostrar que no ha habido abandono del BIC ni dejadez de funciones como denunció Ahora Murcia contiene una relación, por días, de todas las visitas realizadas por los técnicos desde 2009, las incidencias detectadas y cómo se subsanaron. Hasta septiembre de 2012 el mantenimiento se contrató con Cyrespa, que se ocupó de la adopción de nuevas medidas en 2013; en 2014 se contrató a otra empresa, Arquitectura, Trabajos de Restauración y Arqueología, y este 2017 Azuche 88 reponer el geotextil deteriorado.