La Verdad

El Ayuntamiento expedienta a Inacua y la obliga a calentar el agua de la piscina

Un pequeño grupo de usuarios durante una clase de aquafitness en la piscina de Inacua, el pasado jueves.
Un pequeño grupo de usuarios durante una clase de aquafitness en la piscina de Inacua, el pasado jueves. / Nacho García / AGM
  • El servicio de Deportes realizó ayer varios controles, pero el edil advierte de que «hasta la semana que viene no se notará la mejora»

«Con la salud de los murcianos no se juega». Así de «indignado» se mostró ayer el concejal de Deportes y Salud, Felipe Coello, tras la decisión adoptada por la empresa Ferrovial Servicios de rebajar la temperatura del agua de la piscina del centro deportivo Inacua, como una de las medidas para reducir gastos tras ver recortada su subvención municipal desde 2014.

«La posición del Ayuntamiento es de total indignación con la empresa concesionaria -enfatizó Coello-, porque se está jugando con la salud de 4.500 usuarios en una instalación (Inacua) donde el agua es el medio más importante de la misma y más, en las fechas en que nos encontramos, en pleno invierno y con esa gripe galopante que está a punto de convertirse en una epidemia». El edil manifestó que «puedo entender que la empresa haga medidas de presión o que busque soluciones a una situación económica que viene desde 2014, pero lo que no se puede hacer, de ninguna manera, es jugar con la salud de los murcianos en las instalaciones deportivas. Que digan que solo han bajado medio grado es querer tomar el pelo a los usuarios. En una piscina de 50 metros -agregó- tarda muchísimo en bajar la temperatura uno o dos grados. Es verdad que están dentro del baremo de la normativa de las piscinas (entre 24 y 30 grados), pero no puedes estar dando servicio entre 28 y 29 grados y, de golpe y porrazo, bajar a 25 o 26 grados. Eso es totalmente vergonzoso».

El concejal de Deportes llamó a capítulo al director del centro deportivo Inacua, David Mesonero, y al gerente de la empresa concesionaria Ferrovial Servicios en Murcia, Antonio Luna. Les citó ayer a primera hora de la mañana para exigirles la inmediata reposición de la temperatura habitual de la piscina. «Le hemos explicado -dijo Coello- cuál es la situación y, por supuesto, hemos abierto un expediente porque van a tener que explicarse muy bien y vamos a llegar hasta el final para depurar responsabilidades».

Ayer mismo, el servicio de Deportes realizó varios controles de la temperatura del agua «y si tenemos que poner a una persona en la instalación para controlarlo a diario, lo haremos, y además viene en el pliego». No obstante, el edil Coello advirtió de que en una piscina de 50 metros, y con tantos centímetros cúbicos de agua, «aunque hoy viernes -por ayer- hayan comenzado a subir la temperatura, los usuarios no lo van a notar, probablemente, hasta el miércoles o el jueves de la semana que viene».

Coello no quiso entrar en la cuestión del despido de trabajadores -ya van nueve-, otra de las medidas adoptadas por Ferrovial Servicios en su plan de reducción del gasto. Pero comentó que «estas medidas de presión coactivas son lamentables». También mostró su indignación porque la empresa «se atreva a decir que este Ayuntamiento les debe 2,5 millones de euros, cuando ya han cobrado dos anualidades». Recordó que desde 2014 se produjo un cambio y el Pleno aprobó interpretar todos los contratos, previa justificación de sus cuentas anuales, para reducir las desviaciones que se venían produciendo. «Hasta el momento, ninguna otra concesionaria administrativa ha puesto ninguna pega. Inacua, si no estaba de acuerdo, tenía derecho a ponerle un Contencioso al Ayuntamiento, pero no a tomar medidas de coacción hasta estar resuelto el Contencioso».

Tanto los portavoces de Cambiemos Murcia (Nacho Tornel) como Ciudadanos (Mario Gómez) responsabilizan al PP de la situación de Inacua. Tornel indicó que «el modelo de negocio, a través de convenios, y la reforma laboral del PP son la causa de los nueve despidos y de la situación de Inacua». Y coincide con Mario Gómez en que esto no habría ocurrido «si se hubiera auditado en la mesa de Vigilancia de la Contratación del Ayuntamiento».