La Verdad

Urbanismo asume la Oficina de la Bici con el encargo de enlazar el centro con la periferia

Este es el panorama que se encuentran los ciclistas que se lanzan al carril bici de la Gran Vía.
Este es el panorama que se encuentran los ciclistas que se lanzan al carril bici de la Gran Vía. / JUAN CARLOS CAVAL
  • El edil Navarro propone al Observatorio que se mejore la señalización de las ciclocalles para que los usuarios sepan por dónde deben circular

El Gobierno local se ha dado por aludido ante las críticas ciudadanas por la tranquilidad con la que avanzan los proyectos de la bicicleta en Murcia. El alcalde, José Ballesta, ha encargado a la Concejalía de Urbanismo, Medio Ambiente y Huerta que, en colaboración con el Observatorio de la Bicicleta, planifique la estrategia para que las dos ruedas ganen protagonismo en el centro de la ciudad, como ocurre en cualquier capital moderna europea.

El concejal Antonio Navarro ha estrenado este año 2017 con una competencia nueva: la coordinación de la Oficina Municipal de la Bicicleta, que hasta ahora dependía de la Concejalía de Tráfico y Seguridad -que dirige Lola Sánchez-. En los últimos años hasta cinco concejales diferentes han gestionado los planes sobre la bici, y lo cierto es que, a la vista de los resultados, queda patente que el Ayuntamiento no ha avanzado lo suficiente en su intento por introducir este vehículo en el centro urbano más allá de la puesta en marcha del sistema de bicicleta pública MUyBici, de la señalización del carril bici de la Gran Vía, en calzada compartida con los autobuses y taxis, y de la pacificación del tráfico en las conocidas 'Zonas 30', con velocidad restringida a 30 km.

La realidad, como ha puesto de manifiesto el presidente de Murcia en Bici, Miguel Ángel López Pérez, es que los cambios políticos en los modelos de movilidad tienen a los ciclistas esperando ya casi una década para poder circular con seguridad por el centro, y para ver interconectado el corazón de la ciudad con los tramos de carril bici ya existentes en la periferia. Si a esto se une el deficiente estado del viario ciclista, la violencia del tráfico rodado y el riesgo de diseñar vías exclusivamente para vehículos a motor, la oposición recuerda al Gobierno que urge una apuesta clara por la intermodalidad.

El concejal Navarro avanzó ayer a 'La Verdad' que su Concejalía asume estas competencias con la intención de resolver la falta de conexión de los carriles bici, e insiste en que en este mandato (hasta 2019) se van a intentar resolver algunas de esas carencias.

Por las grandes rondas

El servicio de Contratación, de hecho, ha recibido 32 ofertas para la construcción del carril bici que unirá las avenidas Reino de Murcia, Miguel Indurain y Los Dolores, con una inversión máxima de 651.674 euros. Dos de ellas fueron anuladas por falta de documentación. Y ya se ha adjudicado el carril bici de la mota del río que enlazará La Fica con la pasarela Manterola, cuyas obras estarán en marcha este trimestre.

Pero todavía queda mucho por hacer para poner en marcha los 20 kilómetros segregados en el centro de la ciudad que anunció Ballesta en marzo de 2016 para unir el centro con el extrarradio a través de los cuatro puntos cardinales. «Queremos hacer una política coherente ejecutando, por un lado, esas nuevas vías ciclables que se presentaron en su momento, y ya está en marcha el primer eje en las grandes rondas, al que el Observatorio dio prioridad. Ahora tenemos que seguir avanzando en los próximos -la partida para 2017 es de 480.000 euros-, y conseguir que la bici entre en el centro mediante esas vías segregadas», incidió ayer Navarro. «No se trata solo de construir nuevos carriles bici en el centro sino también de potenciar y visibilizar para los ciclistas y conductores de vehículos a motor las zonas donde ya coexiste la bicicleta y el coche, las 'Zonas 30', donde yo mismo he podido comprobar que es mejorable la señalización. En otras ciudades de Europa vemos que ahí está una de las claves, en mejorar la percepción de esas vías, y voy a proponer al Observatorio que se haga una mejora de la señalética horizontal y vertical para que los usuarios conozcan mejor por dónde deben circular».

Navarro reitera que su objetivo como responsable de la Oficina será intentar que Murcia disponga de una red «coherente, segura y cómoda», y confía en que con la potenciación de las ciclocalles con velocidad restringida haya mayor sensibilización de los conductores a motor sobre los ciclistas. El refuerzo de la señalética no tendrá mayores inconvenientes: «La partida económica no es en cualquier caso demasiado elevada».

Navarro recuerda que es necesario, como le ha encargado Ballesta, que se avance en una estrategia de la bicicleta, después de que el Plan Director de la Bici no fuera aprobado definitivamente, ni haya dado los resultados esperados. Por ello, insistió, será necesario que el municipio se dote de un nuevo instrumento de planificación que sea consensuado.

El edil de Medio Ambiente resaltó que ya se está trabajando en el proyecto para recuperar el corredor ferroviario en desuso que atraviesa varias pedanías de la zona sur. Murcia dispone de 170 kilómetros de carril bici, una cantidad similar a lo que Barcelona construirá solo este año.