La Verdad

Doce vehículos limpiarán con más rapidez la red de saneamiento de Murcia

Las máquinas limpiadoras en la puerta de Aguas de Murcia.
Las máquinas limpiadoras en la puerta de Aguas de Murcia. / Nacho García / AGM
  • La flota se dedicará a mantener en buen estado los más de 300 kilómetros de alcantarillado y los 39.000 imbornales de la ciudad

La Concejalía de Fomento del Ayuntamiento de Murcia, que dirige Roque Ortiz, Aguas de Murcia y Licuas S.A., permitió la adquisición de nuevos vehículos que permitirán mejorar la eficacia y actuar con mayor rapidez en la limpieza de la red de saneamiento y de los imbornales de todo el municipio, según informaron fuentes del Consistorio en un comunicado.

Estos nuevos vehículos se dedicarán a la limpieza anual de más de 300 kilómetros de red de saneamiento y 39.000 imbornales que Aguas de Murcia planifica y coordina dentro de trabajos preventivos, limpieza de puntos críticos de la red, actuaciones en periodo de lluvias intensas como los realizados en fechas recientes, trabajos correctivos y servicios de guardia.

El parque de maquinaria está compuesto por seis camiones para limpieza de red (que se suman a uno ya existente), cuatro vehículos ligeros hidrolimpiadores para limpieza de imbornales y dos vehículos ligeros para inspección y supervisión del servicio. Todos ellos se rotularon con una imagen diseñada específica para la red de saneamiento de Murcia y con el eslogan 'Cuidamos la ciudad'. Para ello se invirtieron 1,5 millones de euros.

Así, se destinarán a la limpieza de los 1.588 kilómetros de red de alcantarillado, de los 49.304 pozos de registro, 39.941 imbornales (14.644 en Murcia ciudad y 25.297 en pedanías), 68.356 acometidas y 188 estaciones de bombeo de que consta la red de saneamiento.

Además, como trabajos correctivos, durante el pasado año se realizaron 384 servicios de desatranques en colectores y 538 servicios de atranques en acometidas.

Estos vehículos, de 18 toneladas y cuba de 9.000 litros, y un camión de diez toneladas con mayor accesibilidad a calles estrechas combinan la aspiración por alto vacío e impulsión, siendo capaces de disgregar y arrastrar por medio de lanzamiento de agua a alta presión y aspirar los sedimentos acumulados en los pozos de registro.

Los vehículos ligeros hidrolimpiadores están dotados de un depósito de 600 litros y un carrete con manguera que permite el empleo de pistola impulsora de agua para limpieza de imbornales y tobera rompedora para eliminación de obstrucciones en tuberías de pequeño diámetro.

Aguas de Murcia y la empresa adjudicataria del servicio de limpieza de la red de saneamiento, Licuas, cuenta una plantilla superior a la veintena de trabajadores, en jornadas de doble turno y servicios de guardia y retén que son los encargados de velar por el correcto funcionamiento de la red, empleando para ello esta nueva maquinaria.

En la elección de la flota de vehículos se tuvieron en cuenta criterios técnicos, de manera que se ha mejorado en gran medida la seguridad activa y pasiva de los camiones, las condiciones de ergonomía para los operarios o la reducción de los ruidos y vibraciones. Asimismo, los nuevos vehículos presentan motores más eficientes, garantizando una reducción de emisiones de CO² y la capacidad de mejorar los rendimientos en las tareas de limpieza e inspección.

El parque de maquinaria con base en Murcia, se encuentra a escasos 6 kilómetros de las oficinas de Aguas de Murcia situadas en la Plaza Circular, permitiendo una rápida respuesta para el servicio. Las instalaciones, situadas en el murciano Polígono Industrial Cabezo Cortao, disponen del aparcamiento necesario para el total de flota además de más de 300 metros cuadrados de oficinas para la gestión del servicio.

Las causas más comunes de obstrucción de imbornales son el arrastre de sedimentos, hojas, papeles y suciedad en general y el uso indebido que se hace de ellos al ser usados como papeleras.

Para prevenirlo, el Ayuntamiento recordó que se realizan campañas de concienciación, se instala un diseño adecuado de la forma del depósito de contención del imbornal, y se usan cestas interiores para separar los restos que puedan caer al interior y facilitar la limpieza y extracción de los residuos.

La periodicidad de la limpieza depende del imbornal y de su ubicación. Así, se realizan limpiezas mensuales en zonas como los mercados, se limpian antes de la temporada de lluvias o si se recibe algún aviso, petición o incidencia de cualquier vecino, y se limpian tras eventos extraordinarios con gran asistencia de gente.

Además se realiza una limpieza especial de los imbornales considerados críticos, que son los que están ubicados en zonas inundables en caso de episodios de lluvias intensas.

Desde el año 2006 a 2016 se incrementó progresivamente la limpieza de estos imbornales pasando de 12.749 limpiezas a 44.321.