La Verdad

600 piezas y muchas horas de ilusión

El presidente de La Breva, Antonio Avilés, ordena las figuras de los soldados romanos.
El presidente de La Breva, Antonio Avilés, ordena las figuras de los soldados romanos. / G. CARRIÓN / AGM
  • Cinco personas trabajan en el belén municipal, que se inaugura el próximo sábado

  • La Breva se encarga esta Navidad del montaje, después de 30 años, en el Palacio Episcopal

Los muros de piedra del Palacio Episcopal esconden, estos días, un gran secreto. El patio central está cercado por vallas de obra, cubiertas con plásticos, que no permiten ver el ajetreo del interior. Pero dentro hay mucho movimiento, prisas, nervios, detalles y horas de trabajo. Cinco personas permanecen entre esas vallas, mañana y tarde, con su mirada puesta en el fin de semana. El sábado se inaugura el belén municipal y todo tiene que estar listo. Cinco integrantes de la peña La Breva, capitaneados por su presidente, Antonio Avilés, trabajan sin descanso en el montaje de la composición que este año está llamada a sorprender a los visitantes.

Más de tres décadas hace que la peña ubicada en Santiago el Mayor no se encargaba de tan noble labor. Con cariño recuerdan estos días aquellos años en los que en la plaza de la Cruz montaban de noche, porque los ahora jubilados entonces tenían sus trabajos, la composición municipal que todos los murcianos admiraban. Ese belén se trasladó al Palacio Episcopal y otros se encargaron durante treinta años de su montaje. Esta Navidad La Breva vuelve atrás en el tiempo y saca sus más de 600 figuras del recinto de su peña para el uso y disfrute de la ciudad.

Maquetas de Avilés

Manuel Nicolás Almansa es el creador de las figuras del belén barroco. Pero el creador de las maquetas es Antonio Avilés, presidente de la Breva. Poco más de un año hace que este huertano dejó la presidencia de la Federación de Peñas. Su tiempo libre lo ocupa en seguir manteniendo las tradiciones y las costumbres huertanas. «Estoy disfrutando mucho con esto, es una gran responsabilidad, hay muchos estrés y poco tiempo, pero confío en que el resultado guste». Esta confianza viene avalada por las opiniones positivas que el belén ha tenido años atrás cuando era instalado en la sede de la peña, en Santiago el Mayor. El edil de Festejos, Jesús Pacheco, quedó maravillado al conocerlo y de ahí el encargo del montaje.

Avilés ha construido y pintado con sus propias manos todos los escenarios del belén. Este año estrena la parte de la Presentación en el Templo, la Visita de la Virgen a su prima Isabel y La Huida. Lo demás ya ha visto la luz en navidades anteriores. El belén tiene años de historia y ha sido el paso del tiempo el que ha ido completando la composición con las donaciones de socios y las compras que la peña ha ido haciendo.

Quieren terminar el jueves, para que el Ayuntamiento dé el visto bueno y haya margen de reacción para la inauguración del sábado. Por eso no es raro ver a Antonio Avilés y sus compañeros de peña trabajando hasta pasadas las diez de la noche. El belén va tomando forma, de dentro para fuera, y ya se vislumbran prácticamente todos los misterios. Pero queda trabajo, lo constatan los cubos llenos de arena de albero, piedras y grava y las macetas de plantas naturales que poco a poco van subiendo el escalón para convertirse en parte del belén municipal.