La Verdad

«Nadie se prepara para la jubilación porque la mayoría no lo quiere asumir»

Para ayudar a encarar la jubilación, los expertos recomiendan proporcionarles a los mayores actividades -que, de hecho, ya se promueven- de preparación a ese nuevo estado. Lo que ocurre, advierte Eduard Verge, es que «muchas veces no son bien recibidas porque nadie se prepara para lo que nadie quiere asumir del todo. Así, un curso de preparación a la jubilación nadie lo ve como algo que le va a venir bien, sino que evita encarar ese tema y lo va rehuyendo, no quiere enfrentarse a ello hasta que se lo encuentra». Sin embargo, una vez que se ha jubilado «intenta encontrar puntos de referencia para ocupar su tiempo libre de manera libre y satisfactoria». Y ahí es donde juegan un papel importante los centros de mayores, tanto los de titularidad pública, como los de las obras sociales de entidades privadas. El consejo al Ayuntamiento es «dar apoyo formativo a los centros para que ayuden a hacer esa transición de forma progresiva».

En cualquier caso, Verge plantea una jubilación a tres tiempos: con momentos dedicados a sí mismo, a la reflexión, a formarse e incluso a disfrutar de su soledad; otro para los amigos y la familia, pero sin la obligación de hacer de 'canguro' de los nietos y por qué no un tiempo dedicado a los demás en plan solidario.