La Verdad

El edil Oliva reitera a la oposición que las ayudas al IBI no tienen encaje legal

  • El titular de Hacienda recuerda que ya se ha fracasado en la medida en otros sitios, y dice que se aumentará el fondo social para el alquiler

Los grupos políticos de la oposición y el Gobierno municipal siguen enfrascados en conversaciones para sacar adelante la propuesta de ordenanzas fiscales de 2017, que para el PP son «las más sociales de los últimos ejercicios», porque contemplan la eliminación de copagos en servicios sociales, la revisión de los precios de las escuelas infantiles y ventajas fiscales para beneficiar a los colectivos más perjudicados por la crisis. La propuesta del PSOE de introducir ayudas específicas para aquellos contribuyentes que tienen dificultades para cumplir con el pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) será estudiada por los servicios jurídicos y por la Intervención, pero el edil de Hacienda, Eduardo Martínez-Oliva, recordó a los socialistas, proponentes de esta iniciativa, que no solo es cuestión de voluntad sino de legalidad.

Insistió en que hay otros ayuntamientos que tuvieron que devolver ayudas, como el de Jumilla. En Murcia el PP es partidario de que esas ayudas se den para el alquiler garantizando un fondo mínimo de 250.000 euros como pide el PSOE.

«La ley dice que los impuestos no son subvencionables», incide Martínez-Oliva. Pero el PSOE cree que una ayuda para las familias necesitadas para que hagan frente a esa obligación tributaria no es contrario a la ley, y pone como ejemplo los ayuntamientos de Madrid, Málaga y Elche, donde sí que se ofrece esta posibilidad. «Si se hace allí, ¿por qué aquí es ilegal?», se preguntan en el Grupo Socialista el edil José Ignacio Gras y el asesor del grupo, el economista Javier Mármol. Martínez-Oliva afirma que, aún estando de acuerdo en el fondo de la cuestión, hay impedimentos legales y se exponen a un informe negativo de la Intervención. Por este motivo, cuando se planteó esta posibilidad en 2015, se acordó, a propuesta del PSOE, elevar las ayudas para la vivienda, que el PP tradujo en una ayuda específica para el pago del alquiler. Pero los socialistas no se contentan con la respuesta y piden ir más allá. En Valladolid también se intentó poner en marcha sin éxito.

Vados y escuelas infantiles

Martínez-Oliva hizo referencia a otra propuesta del PSOE: la de revisar la tasa de vados. En principio, el PP aceptará crear una mesa de trabajo para analizar si hay desequilibrios o discriminaciones en esta tasa, que se paga según la categoría fiscal de cada calle. El PSOE cree que no debe pagar igual un vado donde entran 50 coches que uno en pedanías donde no hay ni un vehículo -con la regularización de vados se rebajaron aceras en las puertas de garaje- o donde solo entra uno.

Ciudadanos se alegra de que el PP acepte una bajada de la cuota de las escuelas infantiles del 15% y la eliminación de la tasa de inscripción de 50 euros por usuario. El ahorro será de 315.000 euros.