La Verdad

La autora posa con el libro que presenta esta tarde.
La autora posa con el libro que presenta esta tarde. / N. GARCÍA / AGM

El lado oscuro de los conflictos armados

  • La murciana Constanza Sánchez Avilés presenta hoy el libro 'Mercados ilegales y violencia armada', fruto de su estudio de la criminalidad y la debilidad de los Estados

¡La diversión está segurada!

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección para hombre y mujer

Hasta 90%

Gran variedad en alfombras de diseño

Hasta 80%

Relojes de pulsera de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Completa tus looks con complementos urbanos a precios increíbles

Hasta 90%

Homewear para hombre y mujer

Hasta 70%

Marca española en moda pre-mamá

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Diversión para todas las edades!

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección moda técnica para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Semillas, macetas, herramientas y mucho más!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 70%

Deportivas para toda la familia al mejor precio

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección en piel de bolsos y zapatos de diseño

Hasta 70%

Selección de botas, botines y zapatos para mujer

Hasta 70%

Calzado de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

La investigadora murciana Constanza Sánchez Avilés, doctora en Relaciones Internacionales y Derecho Internacional, presenta hoy en Murcia (Librería Educania, calle Sociedad; 20 horas) el libro colectivo 'Mercados ilegales y violencia armada', publicado por Tecnos, fruto de una investigación realizada en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, en colaboración con Josep Ibáñez. La obra aborda la vinculación de dos fenómenos de calado en las relaciones internacionales: la transformación de los patrones de la conflictividad armada desde el fin de la Guerra Fría en el contexto de la globalización, y la expansión de la criminalidad internacional organizada.

Según Sánchez Avilés, se tiende a decir que lo único que mueve los conflictos es la búsqueda del lucro, y que éstos y el crimen organizado están íntimamente relacionados, «pero en cada escenario se manifiestan de manera diferente, y cada vez están más asociados a la violencia generalizada y a la crisis de seguridad pública».

La autora, que trabaja actualmente como coordinadora de Leyes, Políticas y Derechos Humanos en la Fundación Iceers, señaló ayer a 'La Verdad' que estamos ante fenómenos globales que se ven favorecidos por la debilidad de los Estados. «Los dos fenómenos están tan fusionados que es difícil distinguir los objetivos y las motivaciones de los grupos criminales, y de los contendientes del conflicto», enfatiza. Observa que desde el fin de la Guerra Fría se ha producido una disminución de los conflictos entre Estados, y un aumento de los conflictos internos, con una mayor aparición de grupos armados que no son ejércitos regulares, como grupos rebeldes, milicias, grupos terroristas y/o criminalidad organizada, un fenómeno que está también detrás de la expansión de los mercados ilegales.

«Los Estados han perdido su capacidad para controlar la economía, y estamos viendo cómo surgen actividades que conectan los mercados legales con los ilegales, como el tráfico de armas ilícitas, de armas de fuego, de órganos, de minerales y especies protegidas, pero también de servicios entre comillas, como trata de personas con fines de explotación sexual y de esclavitud, tráfico de inmigrantes, o las apuestas y los juegos ilegales, y los ciberdelitos. Y también se ofrecen servicios a empresas y gobiernos, como blanqueo de dinero, corrupción, piratería, extorsión... Crimen organizado siempre ha habido, y desde siglos atrás, pero con la economía neoliberal se ha incrementado su intensidad». La politóloga, que ha colaborado en proyectos internacionales en la Universidad de Miami y de San Diego, ha realizado trabajos de campo en Perú, Estados Unidos, México y en la frontera México-Estados Unidos, subraya que la existencia de mercados ilíticos no desemboca necesariamente en violencia, «ya que ésta se da en contextos donde existen unas dinámicas sociales, unas prácticas institucionales, o un contexto de impunidad o sistemas de justicia ineficientes».

La lacra del tráfico de drogas

Y cita, a modo de ejemplo, el tráfico de estupefacientes en México, donde la droga ha circulado desde los años 20 del siglo pasado, «pero es a partir del año 2000 cuando el tráfico empieza a tener un impacto y unas prácticas de violencia mayores. Aquí no hay una cuestión solo de drogas, sino del grado de penetración de los actores ilegales en las estructuras del Estado, y de las políticas que se implementan para detener esos mercados ilícitos».

El incremento de la competencia, advierte, hace que se vayan reconfigurando las rutas del tráfico, y que se extienda la violencia y la criminalidad a Estados con menos capacidad de control de los grupos criminales. De ahí la necesidad, según la autora de este volumen, de que los gobiernos desarrollados tomen partido y asuman la gestión de este tipo de fenómenos, ya que estos conflictos producen víctimas «y todos somos responsables, de ahí la importancia de influir con decisiones políticas para salvar a las personas que se encuentran en esta encrucijada», concluye.