La Verdad

Música, compras y picoteo

vídeo

Tres jóvenes miran uno de los productos rebajados en la 'Murcia Shopping Night'. / N. GARCÍA / AGM

  • Miles de personas llenaron el centro de la ciudad en la IV 'Murcia Shopping Night'. Los comerciantes agasajaron a sus clientes con bandejas de saladitos, chucherías y copas de vino y cava

En la plaza Esteve Mora sonaban las melodías de un cuarteto de música. Alrededor, decenas de personas contemplaban la escena. En la puerta de Pepe Jeans un saxofonista interpretaba música jazz. En la calle Sociedad los altavoces en las puertas confundían los sonidos y era difícil distinguir unos de otros. En la plaza de Romea un camarero elaboraba cócteles como en las películas, con movimientos imposibles. Muchos esperaban impacientes para probarlos.

FOTOS

  • Todas las imágenes de la 'Murcia Shopping Night'

En Pizzachi, en el escaparate, el reclamo eran dos niñas con sendos vestidos recordando a las hijas de los reyes en la coronación. Estaban sentadas en una pequeña mesa de té, con sus dulces y saludando y lanzando besos a los viandantes. En Tokio nevaba purpurina y la acera estaba plagada de velas navideñas. Por la calle familias enteras paseaban por el centro. Los niños llevaban globos y comían chucherías y los padres portaban bolsas cargadas de compras con descuentos. Los jóvenes paseaban en grupo, disfrutando de la música y aprovechando los precios. Maravillados observaban algunos el pase de modelos en plena calle. El ambiente era inmejorable.

La cuarta edición de la 'Murcia Shopping Night' se celebró anoche en las calles del centro de la capital. Un centenar de comercios se adhirieron a esta iniciativa que busca movimiento en las compras y alegrar la campaña navideña. La idea es sacar a los murcianos y que compren para animar el consumo. La realidad fue que miles de personas salieron a la calle y disfrutaron de una noche que ya está más que consolidada entre las citas navideñas de la ciudad. «Este año estamos vendiendo más que el pasado. Y conforme avanza la noche va cada vez mejor», destacaba Paco Meseguer de la tienda M53. En este local, como en tantos otros, las compras estaban animadas por bandejas de saladitos, chucherías y «un buen vino de la tierra». Aunque con el valor añadido de la música, las modelos (en M53 tuvieron hasta 'go go'), los aperitivos y las copas de vino o cava, lo importante eran los descuentos a los que sometieron a sus productos. Hasta el 60% en algunos sitios, aunque el 30% era lo más habitual. Anoche, esta iniciativa permitió a los consumidores adquirir productos de primeras marcas a precios más que inmejorables. Y ahí está el principal atractivo.

«La 'shopping' funciona muy bien. Es una iniciativa muy atractiva y la gente la conoce. Nosotros participamos siempre», declaraba Baltasar Esparcia, del bazar Tokio. No todos los comerciantes claman de alegría ante la noche de ayer. Para Loli Martínez de Ma Doss, la 'Shopping Night' es poco útil. «Nosotras vendemos ropa de niño y las madres no salen con sus hijos de compras. Siempre participamos pero cerramos antes porque no viene mucha gente». Para otros comercios la de anoche fue su estreno. Meme Martínez, de Meme Regina, consideraba que la idea es «muy acertada», aunque esperaba más movimiento. En Baff sin embargo estaban encantadas «porque hemos adelantado la noche y hemos dado los descuentos todo el día y ha funcionado muy bien», contaba Brígida Agustín.

Los clientes, más encantados que los comerciantes. María salió porque «mi nieta me ha dicho que viniera que estaba todo más barato y esto es muy divertido, yo no lo conocía». Para Juan y Rosa «todo está genial, aunque hay mucha gente y cuesta entrar en algunos sitios». Para los jóvenes, como Vanesa y Raquel, «ésta es nuestra noche, música, compras y picoteo. Nos encanta, venimos todos los años». Otros fueron más efusivos, como Santiago, y no dudaron en confesar que «yo es que por las compras, mato». Aunque la muerte sea, simplemente, a codazos, porque en muchas tiendas hubo que recurrir a ello para entrar.