Cinco detenidos por «reventar» cajeros automáticos con explosivos en Alicante

Un agente inspecciona los diferentes útiles que los detenidos utilizaban para cometer los robos. / Policía Nacional

La banda traficaba con marihuana y hachís a mediana escala en Murcia

EFEAlicante

La Policía Nacional de Alicante ha desarticulado una banda de ladrones que reventaba cajeros automáticos de entidades bancarias con explosivos por la madrugada, en una operación en la que ha capturado a sus cinco presuntos miembros, uno de los cuales se encontraba fugado de una prisión.

A la organización se le atribuye, al menos, la autoría de tres robos de estas características ocurridos en la playa de San Juan de Alicante en agosto pasado y, más recientemente, en los municipios alicantinos de Rojales y Elche, aunque se investiga si puede ser responsable de tres más, según un comunicado de la Policía Nacional.

Las explosiones de los cajeros provocaban "numerosos daños en las sucursales bancarias y fachadas colindantes" por un valor muy superior a lo sustraído, según fuentes policiales.

Se trataba de una banda itinerante, profesional y con un reparto de tareas determinado entre sus integrantes, que cometían los robos durante las madrugadas, se desplazaban en vehículos con las placas de matrícula robadas y adoptaban una serie de medidas de seguridad para no ser detectados por la policía.

En el registro de dos domicilios, los agentes del TEDAX-NRBQ hallaron explosivos y soportes caseros para guardar la pólvora, así como pasamontañas, placas de matrícula robadas, guantes y multitud de herramientas empleadas en los robos.

Según la Policía Nacional, los componentes del grupo de asaltantes estudiaban cada uno de los objetivos días anteriores y las posibles vías de huida después de cometer los "golpes".

Para perpetrarlos, primeramente forzaban la ranura de salida de efectivo de los cajeros y luego introducían un artefacto explosivo en ese dispositivo.

Como elemento iniciador del explosivo usaban energía eléctrica aportada a través de un cable conectado a una batería, lo que requería de "una alta especialización en el manejo de explosivos" por parte de los ladrones, afirma la nota de prensa.

Todos los robos fueron realizados en la provincia de Alicante, el primero de ellos a principios del pasado mes de agosto, y se estima en más de 10.000 euros la cantidad sustraída.

En algunos de los casos no llegaron a acceder a la caja del dinero de los cajeros por lo que los delitos cometidos quedaron en fase de tentativa. Además, los detenidos traficaban con marihuana y hachís a mediana escala, sobre todo en Murcia, Alicante y Valencia.

Los cinco presuntos asaltantes, todos ellos españoles, de entre 29 y 40 años, fueron apresados los pasados días 25 y 26, y están acusados de tres robos con fuerza en las cosas, tenencia de explosivos, falsedad documental y pertenencia a organización criminal. Además, uno de ellos se hallaba fugado de una prisión. Tres de los arrestados han ingresado ya en la cárcel, según la Policía Nacional.

Fotos

Vídeos