Dos traficantes utilizaban un local municipal en desuso para vender droga

La Benemérita y la Policía Local localizan 51 dosis de cocaína y tres kilos de marihuana en el bajo, ya cerrado, que se empleó para atender a inmigrantes

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

El alquiler del garito que utilizaban para vender droga les salía gratis. Unos traficantes han sido detenidos por la Guardia Civil del puesto de Cieza y la Policía Local después de haber sido sorprendidos empleando un local de titularidad del Ayuntamiento, en la calle Sor Pilar, que antaño se empleaba para prestar primera atención a la población inmigrante. «La titularidad del local es municipal, si bien, en la actualidad está en desuso y en estado inhabitable», reflejan las diligencias de la Benemérita a las que ha tenido acceso 'La Verdad'.

Los guardias civiles y los policías locales se percataron el pasado lunes de que el inmueble presentaba «una puerta abierta» y al realizar una inspección del entorno, pillaron a S. L. M., «saliendo de su interior». De inmediato le preguntaron qué hacía dentro del local del Consistorio y la respuesta fue de todo menos aclaratoria: «Aquí estoy». Solo pasaron unos segundos, cuando de repente salió de las citadas dependencias municipales R. M. M., pareja del sospechoso. «Se le vuelve a preguntar por el motivo de encontrarse en el interior del local, no obteniéndose ningún tipo de respuesta».

Los agentes decidieron examinar palmo a palmo la instalación y descubrieron una bandolera, en cuyo interior había 51 dosis de cocaína. El sospechoso, S. L. M., no tuvo más opción que admitir que era suya porque dentro estaba su DNI y su tarjeta sanitaria. «Entre los efectos de R. M. M., en su monedero, se localiza la cantidad en metálico de 225 euros». Tanto la Guardia Civil como la Policía Local confirmaron que el local municipal se estaba empleando como garito de droga cuando localizaron 13 dosis de marihuana, cuyo peso era de 29 gramos, dentro de «una caja de caudales».

En otra habitación destaparon siete bolsas de 'maría', algunas de ellas escondidas dentro de un cesto de la compra, cuyo peso total rondaba los tres kilos, una libreta «con anotaciones y asientos contables» y básculas de precisión. También hubo otros hallazgos inquietantes como una decena de botellas de butano robadas y diversas aves de corral.

Los agentes, con tales pruebas, detuvieron a la pareja por un supuesto delito de tráfico de drogas y los trasladaron a los calabozos del puesto, comprobando que contaban con un abultado currículum delictivo. El hombre, S. L. M., de 43 años, tiene antecedentes por tráfico de drogas, malos tratos, delitos contra el patrimonio, robos con fuerza y contra la seguridad ciudadana por portar, exhibir y usar armas. La mujer arrestada, R. M. M., de 48 años, también arrastra delitos por tráfico de drogas, robos con fuerza, hurto...

Escupió a un agente

El Juzgado de Instrucción número 2 de Cieza decretó la libertad provisional de ambos detenidos, con la obligación de compadecer en sede judicial los días 1 y 15 de cada mes. Se da la circunstancia de que el abogado Jorge Novella, que ejercía la defensa de la mujer, R. M. M., tuvo que sacar en dos ocasiones a su clienta de los calabozos. Tras pasar 48 horas entre rejas por tráfico de drogas, al salir en libertad con cargos, la mujer escupió y dio una patada a un guardia civil, por lo que regresó a los calabozos otras 24 horas, hasta que Novella volvió a conseguir su libertad.

El letrado avanza que tratará de exculpar de la causa a su clienta «porque no tiene nada que ver con el tráfico de drogas, el otro detenido reconoció que la mercancía era suya». También alegará que «su domicilio habitual no está en Cieza, sino en Valencia». El otro arrestado, S. L. M., también perdió la libertad con cargos, tan pronto como la decretó el juez, ya que infringió una orden de alejamiento de su pareja y tenía pendiente una orden de ingreso en prisión. De forma que tendrá que pasar un tiempo 'a la sombra'.

Temas

Cieza, Droga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos