Los productores de fruta de hueso se forman contra los efectos del cambio climático

ANTONIO GÓMEZ

El proyecto que busca las fórmulas para que los árboles se adapten a las altas temperaturas fue presentado ayer en la cooperativa La Vega de Cieza por el grupo operativo para la adaptación del sector de frutales de hueso al cambio climático. El presidente de la Federación de Cooperativas Agrarias de la Región (Fecoam), Santiago Martínez, insistió en que el hecho de que este año se hayan juntado las variedades de Andalucía, Valencia y Murcia, entre otras partes de España, «es algo que tenemos que regularizar».

El municipio ciezano es punto neurálgico de una zona productiva que abarca el área comprendida entre Jumilla y Fortuna con una producción anual de más de 400 millones de kilos de fruta de hueso. Fecoam participa en este nuevo encargado del análisis de la adaptación del sector al cambio climático, en cuyo proyecto trabajan también otros organismos como el Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (Cebas-CSIC), el Instituto Murciano de Investigación Agroalimentaria (Imida), la Fundación Cajamar, la Fundación Universidad Empresa de la Región y la cooperativa Anecoop.

El objetivo es diseñar, desarrollar y probar alternativas que faciliten la adaptación de los cultivos de frutales de hueso a los problemas ocasionados por las consecuencias del cambio climático y el aumento de las temperaturas. Los múltiples efectos del calentamiento están afectando al sistema agrario mediterráneo y, especialmente, a los cultivos permanentes como los frutales de hueso, poniendo en peligro su viabilidad.

Temas

Cieza

Fotos

Vídeos