El piñón que voló más de 22 metros

Una concursante lanza un hueso de oliva, ayer durante la competición en Cieza. / Javier Carrión / AGM

El ciezano Javier Piñera gana por segunda vez la prueba de lanzamiento del hueso de oliva. Esta edición, que podría ser la última si se cumple la advertencia de los organizadores, contó con 190 participantes

LA VERDADCIEZA

Javier Piñera García, de Cieza, ganó ayer por segunda vez el Campeonato del Mundo de Lanzamiento de Hueso de Oliva al arrojar uno de estos 'proyectiles' a una distancia de 22,39 metros. En segunda lugar, y repitiendo así la posición en el podio del año pasado, quedó el cartagenero Víctor Hernández García, con un lanzamiento de 21,44 metros. El tercer premio fue para el ganador de 2016 y plusmarquista ciezano Pedro Ramos Bernal, con un lanzamiento de 19,8 metros. La nueva marca de este agente de la Guardia Civil del Mar de 46 años ha quedado lejos del récord de 25,08 que él mismo batió en 2016.

El cupo de participantes, limitado a 200, casi se completó. En total, hubo 190 competidores, la gran mayoría llegados de fuera de la Región de Murcia. Hubo lanzadores de Galicia, Madrid, la Comunidad Valenciana y Cataluña. Algunos llegaron incluso desde otros países, como Irlanda, Noruega y Holanda. También, participantes de otras nacionalidades asentados en la comarca de la Vega Media del Segura, sobre todo de países suramericanos.

En la categoría infantil, con casi un centenar de niños de hasta 14 años, se impuso Yoel Ramos Marín con un lanzamiento de 13,13 metros. En la prueba, realizada con hueso de oliva de la variedad local mollar, cuenta para medir la distancia el punto donde termina de rodar el hueso, no donde toca el asfalto. La competición se celebró, un año más, en la avenida de los Reyes Católicos de la localidad, en pleno fin de semana de sus fiestas patronales.

Decenas de ciezanos y visitantes se acercaron a disfrutar de la competición y el buen ambiente, ajenos a la polémica entre los organizadores y el Ayuntamiento en las últimas semanas. José Martínez y Mariano Ato, de la Asociación Amigos de las Oliveras, anunciaron la semana pasada que esta sería la última edición de la competición por falta de fondos. De los 10.000 euros que llegaron a recibir antes de la crisis, han pasado a los 1.500 euros de este año. El Ayuntamiento advirtió de que no entraría «en chantajes» y subrayó que se está respetando la asignación fijada desde hace años. «No pagaremos por ningún' copyright'», advirtió la concejal de Cultura, María Ramos.

Fotos

Vídeos