Los ecologistas denuncian las quemas de alpaca ante el Defensor del Pueblo

Exponen la «indefensión de la población ante los graves episodios de contaminación» que genera esta práctica agrícola contra el frío

A. GÓMEZ

Ecologistas en Acción ha denunciado ante el Defensor del Pueblo la quema de alpacas de paja en fincas agrícolas de Cieza y la comarca de la Vega Alta. Esta organización ha remitido un escrito en el que expone la situación, y lo acompaña de informes y material gráfico de los episodios de contaminación que se vienen registrando. En concreto, aseguran que el último incidente acaecido tuvo lugar el pasado 25 de marzo, mientras critican «la indefensión de la población ante los graves episodios de contaminación» que genera esta práctica y por «la falta de soluciones ante un problema que afecta a la salud de miles de personas».

Al prender los bloques de paja se generan densas cortinas de humo con las que se pretende paliar los daños que las heladas pueden provocar en los frutales de variedades tempranas y extratempranas. Sin embargo, los ecologistas mantienen que, además de su dudosa eficacia, según algunos trabajos, dispara hasta valores extremadamente altos los niveles de contaminación por partículas, envolviendo durante horas en una nube de humo a núcleos urbanos como Cieza, Abarán y Blanca, entre otros.

Se trata de una práctica habitual en los últimos años en algunas explotaciones agrícolas de la Vega Alta que ha generado una importante controversia. De hecho, recuerdan que el 17 de febrero del pasado año tuvo lugar uno de los episodios más graves que han tenido lugar, en el que la Unidad Móvil de la Red de Vigilancia de la Calidad del Aire de la Comunidad Autónoma llegó a registrar valores de partículas en aire 20 veces por encima de los límites establecidos como aceptables.

En concreto, ese día se registraron valores extremadamente altos, que se mantuvieron durante horas en una jornada en la que incluso una joven tuvo que ser ingresada en aislamiento, en el Hospital de Cieza, afectada de una grave crisis asmática.

El colectivo ecologista indica que, a pesar de la situación, no se están adoptando medidas para proteger la salud de la población afectada que, recuerdan, son decenas de miles de personas en la comarca. Y explican que «tanto la Dirección General de Calidad Ambiental (Consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente), como la Consejería de Sanidad llevan tiempo desaconsejando en sus informes esta práctica, e insistiendo en la necesidad de su prohibición».

Fotos

Vídeos