La crisis del PP se intensifica con la baja del nuevo edil Caballero, que se registra como no adscrito

Francisco Caballero y Fernando Tamayo. /A. G.
Francisco Caballero y Fernando Tamayo. / A. G.

El partido ha perdido ya a cuatro concejales en apenas un mes, y Tamayo pide que no se ampare como tránsfugas en el Pleno municipal a «este tipo de personas»

ANTONIO GÓMEZ

La crisis del Partido Popular de Cieza sigue adquiriendo intensidad. Tras la dimisión de Francisco Javier Piñera como concejal del Grupo Municipal Popular, el siguiente de la lista con la que el Partido Popular concurrió a las elecciones municipales de mayo de 2015, y con la que se pretendía dar «una imagen nueva y renovadora del partido», era Francisco Caballero. Tras firmar su acta como concejal del Ayuntamiento de Cieza, optó por causar baja como militante del Partido Popular como ya hicieron hace unos días tres de sus compañeros: Enrique Fernández, Piedad Quijada y Belén Corredor. De esta manera, Caballero no se integrará como edil del Grupo Municipal Popular sino como concejal no adscrito, con lo que el PP pierde su cuarto concejal en el Ayuntamiento ciezano en apenas un mes.

Francisco Caballero aseguró que, desde el comienzo de la legislatura, ha trabajado «codo con codo» con el resto de los compañeros del grupo como si se tratase de un concejal más, «asistiendo a todas las reuniones y mostrando una participación activa en todas las sesiones de trabajo» a las que se le ha requerido, «colaborando en la preparación de mociones que posteriormente se presentaban en los plenos».

El propio Caballero recalcó que, cuando se integró en las listas del Partido Popular, lo hizo porque «creía en el proyecto ilusionante y renovador» y ahora ha decidido dar este «difícil paso, precisamente, tras 27 años de militancia en el Partido Popular de Cieza», porque considera que en 2015 adquirió, junto con sus compañeros, un compromiso con los ciudadanos de Cieza, y quiere tener «la posibilidad de llevarlo a término».

El presidente local de los populares critica «la falta de lealtad y escasa responsabilidad de quien ha sido militante durante muchos años»

Ante la decisión de Francisco Caballero, el PP local pidió al gobierno municipal que no ampare a los «tránsfugas». Fernando Tamayo, presidente local del PP, arremetió públicamente contra el nuevo concejal no adscrito, y dijo que «Caballero aseguró que entraría como concejal del PP por parecerle una falta de ética hacerlo sin las siglas que le permitieron acceder al Ayuntamiento». En este sentido, Tamayo censuró que Francisco Caballero entrará al Pleno como «un verdadero tránsfuga de la política».

Asimismo, el líder del PP local criticó duramente la que considera «sorprendente falta de lealtad y escasa responsabilidad de quien ha sido militante durante muchos años. El sábado pasado hablé personalmente con él y me confirmó que entraría a la Corporación como edil del PP. La situación es inexplicable». En contra de lo dicho por Caballero, Tamayo mantiene que «a día de hoy, a mí me consta que no ha solicitado la baja del partido, pero su decisión implicaría la expulsión inmediata de esta formación». Finalmente, pidió al alcalde y al ejecutivo local (formado por PSOE, IU y Podemos) que no amparen a «este tipo de personas».

«Cumplir la ley»

Por su parte, el alcalde de Cieza, Pascual Lucas (PSOE), respondió a la petición de Tamayo que él no apoyará a tránsfugas «cuando sean determinados como tales». Lucas remarcó que «el alcalde de Cieza no ampara ni amparará a tránsfugas, solo cumpliré con lo que dice la ley, preservando los derechos que estos ediles tienen como concejales a nivel personal. A la luz de la legislación vigente, no serán tratados como grupo municipal».

Por otro lado, Lucas aseguró, ante las declaraciones de Fernando Tamayo, que «no intente trasladar los problemas de su grupo municipal al gobierno de la ciudad, porque, mientras el PP se deshace en una lucha de sillones, el ejecutivo local está donde debe estar y se dedica a trabajar para Cieza».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos