«En el campo nos faltan manos para todo el trabajo que hay»

Un trabajador, ayer, recolecta melocotón en una finca de Cieza./A.G.
Un trabajador, ayer, recolecta melocotón en una finca de Cieza. / A.G.

La demanda de empleo para la recolección de frutales contrasta con los 640 operarios inscritos en las listas del paro

ANTONIO GÓMEZCieza

El frío del pasado febrero ha provocado que la campaña frutícola venga con retraso. Este factor se complica aún más ahora con los pocos días de excesivo calor durante el último medio mes, que está ocasionando que la fruta madure rápidamente y haya que recolectarla sin demora para que no se malogre. Los productores se ven obligados a acudir a mano de obra extranjera cuando, paradójicamente, hay jornaleros agrícolas inscritos en las listas del paro. En Cieza, concretamente, 640 desempleados.

«Esta circunstancia tiene mala explicación», asegura el responsable de UPA, Antonio Moreno. «Yo no lo entiendo. Normalmente, los agricultores no solemos hacer captaciones de trabajadores, pero sí es cierto que, en muchas ocasiones, tenemos que recurrir a mano de obra extranjera porque la gente de aquí no está disponible. No sé si, para explicarlo, deberíamos indagar en las condiciones que tienen muchos peones de los consejos comarcales agrarios».

Moreno añade que «puede darse el caso de que una persona necesitada de un jornal siga figurando como demandante de empleo en su profesión, aunque esté trabajando en otra distinta por necesidad momentánea». Puntualiza, asimismo, que «no se explica que haya personas que figuren en las listas de paro agrícolas cuando en las fincas de Cieza nos falta mano de obra debido al retraso de la campaña provocado por el frío, que ha propiciado que la recolección de variedades venga apretada».

«No hacemos captaciones, pero a veces recurrimos a extranjeros porque aquí no hay gente dispuesta»

Las organizaciones agrarias reconocen que «el paro agrario se halla en el punto más bajo desde el inicio de la crisis, y las cifras contrastan con la falta de mano de obra para las campañas agrícolas».Según afirman desde el sindicato Coag, el sector agrícola sufrió en parte los efectos de la crisis al recibir buena parte del desempleo procedente de la industria y la construcción. «Esto se tradujo en un aumento de desempleados que históricamente se habían venido situando sobre las dos mil personas, multiplicando esta cifra hasta alcanzar datos como el de octubre de 2014, cuando se registraron 12.420 parados en el sector en toda la Región», apuntan.

También por el Ramadán

El secretario de Coag en Murcia, Francisco Gil, señala que «resulta significativo el dato de Cieza, ya que el municipio cuenta con 640 parados inscritos, cuando se encuentra ya en plena campaña y la realidad en el campo es que falta mano de obra». Una vez sumados los municipios de la Vega Media, donde también se registra una intensa actividad estos días, el dato de desempleados inscritos también es llamativo, pues supera las 1.600 personas en plena temporada.

Gil señala que se va a realizar un seguimiento detallado de estas cifras, «porque contrastan fuertemente con situaciones como la que tuvo lugar en 2017, cuando sufrimos graves problemas por falta de personal, que nos tememos que se repita este año». El secretario de organización de Coag asevera que se está registrando un desplazamiento hacia otros sectores, tras experimentar un incremento significativo de inscripciones en el Régimen Especial Agrario desde 2010. La realidad es que el campo demanda personal durante estos días de intensa actividad».

«Nos faltan manos para todo el trabajo que hay y también ante acontecimientos como el Ramadán, que será del 15 de mayo al 14 de junio y que influye de manera especial por la gran cantidad de personas de religión musulmana que trabajan en el campo», apuntan desde Coag.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos