El cierre de Idental deja tirados en la Región a decenas de pacientes con pocos recursos

Afectados protestando frente a la clínica de Cobatillas./Javier Carrión / AGM
Afectados protestando frente a la clínica de Cobatillas. / Javier Carrión / AGM

«Es una estafa, han engañado a la gente más humilde», clamaban en la mañana de este jueves los afectados frente a la clínica de Cobatillas

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRAMurcia

María Josefa Gómez destina cada mes 142 euros, de los 360 que cobra de su pensión no contributiva, a pagar un tratamiento en la clínica iDental de Cobatillas que ha quedado abruptamente interrumpido tras el cierre el miércoles, sin previo aviso, de la empresa. «No tengo medios para ir a un dentista, vine aquí porque era más barato y porque me lo pintaron todo de color de rosa. He pagado ya casi 4.000 euros y tengo la boca destrozada», se lamentaba en la mañana de este jueves a las puertas de la clínica junto a decenas de afectados que se fueron congregando para tratar, inútilmente, de recabar alguna información por parte de iDental. Ningún responsable de la compañía ha dado la cara de momento ante los clientes. La única presencia, ante las persianas cerradas, era la de varias patrullas de la Guardia Civil enviadas para evitar incidentes.

«Vine hace dos años y en 15 días me pusieron toda la dentadura, pero fue un desastre -contaba María Josefa desolada-; me tuvieron que quitar tres tornillos porque se infectaron, tenía toda la boca morada». Ahora, carece de dentadura en la parte superior, y las piezas de la inferior amenazan con romperse o provocar nuevas infecciones.«¿Tendré que ir a otro dentista, pagarle y perder mis 4.000 euros?», se preguntaba indignada.

«Esto es una estafa, y encima dirigida a personas humildes, con pocos recursos. Nos han engañado a todos», clamaba indignado Jesús Chávarri. «Cobro una pensión de 414 euros y 87 euros al mes se me van para pagar un tratamiento que no está terminado y que está mal hecho», explicaba.

Alberto Gavilán, otro afectado, está en el paro. Su pareja tiene un trabajo de media jornada. Con enorme esfuerzo, pidieron un préstamo personal de 3.500 euros. Ahora, se ha quedado sin dentadura en la parte superior, y con las piezas mal puestas y sin los tornillos adecuados en la inferior. «Estaba esperando cita para que me diesen una prótesis provisional, de quita y pon, pero ¿y ahora qué?», se preguntaba.

Parados, viudas, jubilados, temporeros del campo. Los afectados de iDental han afrontado costes enormes para sus maltrechas economías, y a cambio no han recibido ni siquiera una explicación. «Desde la semana pasada ya no atendían; venías y te decían que ya llamarían, que no había dentistas disponibles. Nos han dado largas», se quejaba una de las afectadas este jueves.

Belkher Rachdi afronta un préstamo de 840 euros, pero le hicieron pagar «150 euros más» porque le dijeron «que tenían que matarme un nervio y que eso no estaba incluido». Se lo hicieron, pero todavía está esperando el empaste, que muy probablemente ya no llegará, al menos de la mano de iDental.

El cierre de Cobatillas ha sido uno de los últimos en producirse, después de la clausura de los diferentes centros de esta cadena 'low cost' en toda España a lo largo de las últimas semanas. El presidente del Consejo General de Dentistas, Óscar Castro, señaló que «estamos ante un escándalo sanitario sin precedentes». Castro ya había solicitado en numerosas ocasiones la actuación de la administración regional y central ante la acumulación de quejas y supuestas negligencias, de las que 'La Verdad' se ha ido haciendo eco. Pero nadie ha impedido que, finalmente, decenas de personas con escasos recursos se queden tiradas a las puertas de iDental.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos