Un centenar de empresas y cooperativas se interesan por la viabilidad de la macrodesaladora

Gráfico
Nuevas canalizaciones de la macrodesaladora. / LV

El proyecto atrae a más productores, que se reunirán el lunes para conocer los detalles y el precio final del agua

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Aún no se sabe si los números cuadran, si es viable desde el punto de vista financiero y medioambiental, y sobre todo si el coste final del agua será asumible para la agricultura. El anteproyecto de la nueva macrodesaladora de Escombreras, que tendría una capacidad máxima de 352 hectómetros anuales, está atrayendo, sin embargo, a cooperativas, productores y empresas agrícolas que quieren conocer los detalles. Con esta finalidad se reunirán la próxima semana en Torre Pacheco, según ha podido saber 'La Verdad'. Será la segunda reunión para sondear el proyecto.

No sustituye al Trasvase

Los empresarios que promueven esta fábrica de agua han recalcado que la finalidad es asegurar el suministro. Al mismo tiempo, consideran irrenunciable el Trasvase Tajo-Segura porque esta desaladora no cubriría el déficit de la cuenca, que es de más de 800 hectómetros anuales sin incluir el Tajo-Segura. «Tenemos que dar un paso adelante para que el sector tenga garantizada el agua. Es un proyecto abierto a todos y haremos un plan de viabilidad para ver si cuadran los números antes de lanzarnos». En el supuesto de que se construya, no estaría en funcionamiento antes de cinco años.

Se trata de una iniciativa privada a medio plazo que necesitará en su momento la autorización del Ministerio de Agricultura. Los promotores han indicado que hay dos entidades bancarias interesadas en el proyecto, para comprobar si es financiable en función del precio final del metro cúbico -que debe ser similar a los actuales- y de los empresarios y agricultores dispuestos a adquirir los caudales. La producción sería escalonada, en función de la demanda. El coste total estimado es de 1.200 millones.

Fotos

Vídeos