«En las otras 'Cenas' que existen en España predomina la austeridad»

Víctor Ros./Guillermo Carrión / AGM
Víctor Ros. / Guillermo Carrión / AGM

Víctor Ros Organizador del XV Encuentro de Hermandades de la Santa Cena

Antonio Botías
ANTONIO BOTÍASMurcia

El fin de año en Murcia es siempre tiempo propicio para las grandes y buenas mesas que evidencian la rica gastronomía que acompaña las fiestas navideñas. Y en esta ocasión, también lo será para otras mesas. Porque la ciudad acogerá el XV Encuentro Nacional de Hermandades de la Santa Cena entre el 6 y el 8 de diciembre. La cita lleva por título 'Un Encuentro con Salzillo' y está impulsada por el cabo de andas del paso de La Cena, de la Cofradía de Jesús, Víctor Ros, en colaboración con Carlos López y Alejandro Sánchez. Ros desgrana los detalles de la propuesta.

-¿Qué supone para Murcia organizar este encuentro nacional?

-Brinda una oportunidad única para abrir de par en par las puertas de nuestra tierra a las personas que nos visitarán. Durante estas fechas compartiremos nuestra fe común, siguiendo los pasos de la Hermandad de la Santa Cena. Deseamos hacerles partícipes de nuestras costumbres, historia, riqueza arquitectónica, gastronomía y el carácter extraordinario de la gente, siempre unido al hecho cultural y religioso más representativo de Murcia, su admirada Semana Santa, con la inspiradora peculiaridad de la mañana de viernes santo; donde una parte relevante de la imaginería del escultor Salzillo sale en procesión por las calles murcianas.

-¿Cuántas cofradías se darán cita en la ciudad?

-Queremos invitar a todas las cofradías con la advocación de la Santa Cena. Confiamos en que, al menos, 20 hermandades de diferentes puntos de España nos visitarán.

-¿Qué actividades y programa están preparando para la cita?

-Se ha conjugado un programa académico y cultural que ayude a conocer los aspectos más relevantes de la cofradía, así como los puntos más entrañables de la ciudad.

-¿Dónde se han celebrado hasta ahora los encuentros?

-Desde 1990 y de forma ininterrumpida, con una frecuencia bianual, en Valladolid, Sevilla , Alicante, Ciudad Real, Huelva, Orihuela, Zaragoza, Torrent, Cuenca, Archena, Cáceres, Alzira y Crevillente. En 2016 repitió Valladolid, dónde se presentó la candidatura de Murcia para este año.

-¿Qué supone para usted comandar ese espléndido paso cada Viernes Santo?

-Es difícil dar respuesta concreta a esta pregunta pues confluyen numerosos sentimientos: ilusión, responsabilidad, cariño, recuerdo de los seres queridos que ya no están, pero sobre todo admiración hacia mis cuarenta estantes que durante casi seis horas dejan en las calles el esfuerzo y la pasión por mostrar una de las más bellas estampas del arte escultórico de Salzillo.

-¿Cómo se adornan los pasos de La Cena en otras ciudades españolas?

-Predomina la austeridad en el adorno, mezclando frutas, pan y vajilla de madera. Si bien, en algunas ciudades cercanas como Alicante, la decoración de la mesa se asemeja a la realizada en La Cena de Salzillo. En esta, la mesa pretende crear un nexo de unión con las trece tallas del paso, creando lo que podríamos denominar un bodegón, que aporta un mayor realismo al conjunto. El menú se aleja del supuesto que tomaron los Apóstoles y Jesús en la última cena, acercándose más a uno típico del siglo XVIII. La vajilla es de plata siglo XVII.

-¿Dónde resulta más hermoso disfrutar del paso de La Cena?

-Existen tres puntos muy bellos, que ensalzan la majestuosidad de Salzillo. La salida, el paso por la calle San Nicolás y la entrada a la iglesia de Jesús. Lugares donde confluyen sentimientos de emoción y expectación por parte del público, con el esfuerzo e ímpetu por parte de mis estantes. A ello se le une los diferentes contrastes de luz que reciben las imágenes si, como es frecuente, el desfile discurre bajo un día primaveral.

-¿Qué mensaje enviaría a los murcianos de cara al congreso?

-Los encuentros de hermandades y cofradías son una expresión clara por trasladar las manifestaciones de fe y el deseo de hermanamiento más allá de la Semana Santa. Deseamos que el trabajo y la ilusión aportada en la organización de este evento culmine en un encuentro que sea del agrado de cuantos nos visiten y, por supuesto, de todos aquellos murcianos que deseen participar y compartir, en alguna medida, esos días con nosotros. En definitiva, la ciudad y sus gentes constituyen el más esplendoroso entorno a la obra de Salzillo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos