«Celeridad» para subsanar los daños del temporal en la costa

Unos bañistas empujando un barco en la playa de Levante, en Cabo de Palos, ayer. / J. M. Rodríguez / AGM

RUBÉN SERRANO CARTAGENA

Los operarios municipales se encargaron ayer de que los turistas y vecinos de La Manga y Cabo de Palos regresaran a la normalidad tras el temporal de viento de la madrugada del jueves, que provocó la caída de palmeras, la acumulación de arena en la vía pública y daños en las playas y chiringuitos. Los trabajos, tanto en el interior como en la costa, están siendo reparados «con la mayor celeridad», ante el inicio del puente de cuatro días, según fuentes municipales.

Las brigadas de limpieza retiraron la arena y otros residuos acumulados en el Mar Menor y, en concreto, en Mar de Cristal. También está previsto que hoy finalice la reparación de las pasarelas de la playa del Levante, en Cabo de Palos, donde los bañistas se encontraron los chiringuitos abiertos pero con algunas embarcaciones en la orilla. «Fue un huracán, pero por suerte está todo arreglado a falta de detalles», sostuvo la presidenta vecinal, Cristina Aguado.

El sector pesquero fue uno de los más afectados por la borrasca, con rachas de viento de hasta 80 kilómetros. A primera hora de ayer sí pudieron salir a alta mar la totalidad de las embarcaciones, según el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Cartagena, Bartolomé Navarro. La jornada terminó con ventas cercanas a los 16.000 euros.

Fotos

Vídeos