La causa por la degradación del Mar Menor se repartirá al menos entre trece juzgados

Agentes del Seprona tomando muestras junto al Mar Menor./A. Gil
Agentes del Seprona tomando muestras junto al Mar Menor. / A. Gil

El 'caso Topillo' será investigado por un órgano de Murcia, cinco de Cartagena y siete de San Javier

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

El 'caso Topillo', que parecía llamado en su origen a conformar una macrocausa dirigida a identificar a los responsables de la degradación ambiental del Mar Menor, va a acabar repartido entre trece juzgados de Murcia, Cartagena y San Javier. Y eso por el momento, ya que la cifra podría llegar a ser mayor si el avance de la investigación acaba arrojando indicios sobre actuaciones delictivas por parte de personas todavía no imputadas.

Esta es una de las consecuencias que se van a derivar de la resolución dictada este martes por la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Murcia, Miriam Marín, quien ha decidido despiezar las diligencias al considerar que los hechos expuestos por la Fiscalía no guardan la suficiente conexión entre sí como para justificar la apertura de una macrocausa.

De esta forma, la juez Marín conserva la competencia sobre dos de las 26 piezas en que ha disgregado el 'caso Topillo'. En concreto, impulsará las referidas a la actuación de antiguos altos responsables de la Consejería de Agricultura, con el exconsejero Antonio Cerdá a la cabeza, y la de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), en la que aparecen imputados los expresidentes José Salvador Fuentes Zorita y María Rosario Quesada, entre otros.

Pero la dispersión alcanzará su máxima expresión cuando las 24 causas que afectan a otros tantos agricultores y empresas agrícolas lleguen a los juzgados de San Javier y de Cartagena. Así, 18 procedimientos han sido remitidos por la juez Marín a la localidad marmenorense y deberán repartirse entre sus siete juzgados de Primera Instancia e Instrucción, a razón de dos o tres diligencias por cada órgano judicial.

Por lo que respecta a Cartagena, esta ciudad tiene cinco juzgados de Instrucción, entre los que se distribuirán los siete procedimientos que afectan a regantes y explotaciones agrarias de esa comarca (a razón de una o dos causas por órgano).

Esta tremenda disgregación podría convertir en una misión casi imposible que todas esas diligencias puedan ser controladas por un solo fiscal, que era lo que habría ocurrido de haberse llevado la investigación como una sola causa. En principio, el 'caso Topillo' había quedado bajo la supervisión del Fiscal de Medio Ambiente, Miguel de Mata.

La Fiscalía estudia presentar un recurso contra la resolución

Fuentes de la Fiscalía Superior de la Región confirmaron ayer que se está estudiando ya la posibilidad de presentar un recurso contra la resolución dictada por la juez Miriam Marín, que entre otras decisiones ordenaba escindir la causa sobre la contaminación del Mar Menor en 26 piezas diferentes. Aunque la decisión no estaba ayer adoptada, las mismas fuentes señalaron que se está analizando detenidamente el auto de incoación de diligencias por parte del Juzgado de Instrucción número 2 de Murcia y las posibles consecuencias que podría tener para la investigación.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos