Los casos de hepatitis A por transmisión sexual se disparan en lo que va de año

Gráfico
REUTERS

Salud Pública ha iniciado una campaña de vacunación después de varios meses sin dosis disponibles

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRAMurcia

Los casos de hepatitis A se han disparado en la Región fruto de un brote que se inició el pasado mes de noviembre y se ha intensificado a lo largo de este año. Entre enero y agosto se ha diagnosticado la enfermedad a 155 personas, mientras que en el mismo periodo de 2016 tan solo se registraron 16 casos. La evolución en Murcia es similar a la que se está produciendo en el resto de España y en otros países, afectados por un repunte que es global, y del que ha advertido la propia Organización Mundial de la Salud (OMS). La hepatitis A provoca una inflamación aguda del hígado y, aunque a diferencia de la hepatitis C no se cronifica, puede llegar a ser grave, sobre todo en adultos. La principal vía son las relaciones sexuales, especialmente entre hombres.

Por ello, Salud Pública ha iniciado una campaña de vacunación dirigida sobre todo a varones que mantienen sexo con hombres, en colaboración con el colectivo No te prives, entre otras organizaciones LGTB. Sin embargo, este brote de hepatitis A ha coincidido con un desabastecimiento generalizado de vacunas por falta de suministro desde la industria farmacéutica, lo que provocó que durante varios meses el 'stock' de la Consejería de Salud se quedase prácticamente a cero. El problema se solucionó en junio con la adquisición de una remesa de 3.500 dosis.

Las vacunas, por tanto, ya están disponibles, pero los resultados de la campaña han sido hasta la fecha más bien pobres, admite el director general de Salud Pública, José Carlos Vicente. Si en 2016 se vacunaron 1.347 adultos en la Región, en lo que va de 2017 apenas se han protegido frente a la hepatitis A 235 personas.

La Consejería no ha implicado a los centros de salud en la promoción de la vacuna La enfermedad suele ser leve, pero en este brote «el virus se está comportando con especial agresividad», advierte Alfredo Cano

Servicio municipal

A diferencia de comunidades como Andalucía, la Consejería ha optado por no suministrar la vacuna a través de los centros de salud. Tampoco se ha implicado a los médicos de familia para que recomienden la vacunación a sus pacientes y expliquen los riesgos de la hepatitis A y sus vías de transmisión, en contraposición a la campaña desarrollada, por ejemplo, en la Comunidad de Madrid. En la Región, los interesados tienen que acudir al servicio municipal de salud del Ayuntamiento de Murcia o a las sedes de la Dirección General de Salud Pública de Cartagena y Lorca. Allí se les suministra la vacuna de forma gratuita, simplemente mostrando una identificación.

Salud Pública ha repartido folletos e información a través de No te prives, insertando mensajes en redes sociales y en 'app' de contactos. De momento, se han administrado 104 vacunas en el marco de esta campaña.

El virus de la hepatitis A está presente en las heces, con lo que puede transmitirse en relaciones sexuales sin la debida protección. Además, también hay riesgo en el uso de toallas o baños compartidos. El contagio por ingesta de alimentos o agua contaminada es altamente improbable en España, pero no tanto en otros países menos desarrollados donde la hepatitis A sigue siendo una enfermedad endémica.

Programa paralizado

Aunque la hepatitis A está afectando en la Región sobre todo a jóvenes varones que contraen la enfermedad por relaciones sexuales sin protección, la mayor incidencia se ha concentrado tradicionalmente en los niños, en aquellos países en que la enfermedad está más presente. Por eso, la Consejería de Sanidad puso en marcha en 2010 una campaña de vacunación dirigida a los menores de un año de origen marroquí, y en 2014 se amplió a todos los menores de diez años que viajen a países con alta incidencia. El objetivo, protegerlos frente al virus y evitar brotes en la Región. Este programa dirigido específicamente a niños permanece paralizado desde principios de año por la falta de vacunas disponibles. Salud Pública está a la espera de recibir un lote de 6.000 dosis para reactivar la campaña.

La forma más leve

El periodo de incubación de la hepatitis A suele prolongarse durante 14 a 28 días. Cuando la enfermedad da la cara, los síntomas más frecuentes son fiebre, malestar, pérdida de apetito, diarrea, náuseas, molestias abdominales e ictericia (coloración amarillenta de la piel y de los ojos). Habitualmente, estos síntomas se prolongan durante un par de semanas y después remiten sin que el paciente sufra secuelas. Se trata, en este sentido, de la hepatitis más benigna de todas, en contraposición con la B y la C.

Eso no significa, sin embargo, que sea una enfermedad sin importancia a la que no haya que prestar atención. En algunos casos puede ser grave, sobre todo en adultos. Además, en este brote los médicos se están encontrando con una «mayor agresividad» del virus, advierte Alfredo Cano, jefe del servicio de Enfermedades Infecciosas del Reina Sofía. «Hasta el momento, la curación ha alcanzado al 100% de los pacientes que hemos atendido, pero los síntomas son muy agresivos, con mayor ictericia y mayor afectación al hígado. Si normalmente empiezan a remitir en una o dos semanas, en este caso se prolongan durante tres o incluso cuatro», advierte.

Evitar nuevos contagios

Sobre el terreno, Alfredo Cano confirma los datos que maneja Salud Pública. «En una proporción elevada, se trata de hombres de entre 30 y 40 años que contraen el virus por vía sexual», subraya. Cuando se produce un diagnóstico, el servicio de Infecciosas o de Medicina Preventiva del Reina Sofía recomiendan la vacunación a los contactos del paciente, para evitar nuevos contagios. «Los derivamos al servicio municipal del Ayuntamiento de Murcia, que funciona muy bien», explica el doctor Cano. También se lleva a cabo una labor de prevención entre pacientes con patologías de riesgo que favorecen el fallo hepático.

En el resto de hospitales de la Región se trabaja de manera similar. Son los servicios municipales de Murcia y las delegaciones de Salud Pública en Lorca y Cartagena las encargadas de la vacunación. También se han distribuido dosis a la asociación CAT de Murcia, de ayuda a trabajadoras del sexo. La Dirección General de Salud Pública recuerda que la campaña sigue abierta y anima a acudir a los puntos de vacunación para protegerse frente a la hepatitis A.

Más

Fotos

Vídeos