La cáscara de cítricos permite aumentar el agua de riego en el entorno del Mar Menor

Representantes de la Cátedra, Fecoam, COAG y la Consejería, en Tomás Ferro.
/LV
Representantes de la Cátedra, Fecoam, COAG y la Consejería, en Tomás Ferro. / LV

La Cátedra de Agricultura Sostenible muestra cómo eliminar nitratos con biorreactores de madera

C. H. MURCIA

La Cátedra de Agricultura Sostenible para el Campo de Cartagena, creada por la UPCT en colaboración con Fecoam y COAG y la participación de 13 empresas de la zona, comenzó su andadura en 2017 con la puesta en marcha de dos proyectos de investigación y desarrollo tecnológico. El primero de ellos, con el que se ha comenzado la labor, es un proyecto piloto enfocado a implementar en la zona sistemas de desnitrificación con biorreactores de madera, que reduzcan tanto el contenido de nitratos de las salmueras rechazo de las desalobradoras como los nitratos de las aguas de drenaje agrícola o de escorrentía y la concentración de nitratos de las aguas del acuífero.

En segundo lugar, un proyecto para la optimización y evaluación del funcionamiento, un prototipo desarrollado por Insal-Ecogest para la reducción de salmueras y su valorización como subproducto.

Para llevar a cabo estas investigaciones, la UPCT puso a disposición del equipo de la Cátedra de Agricultura Sostenible, dirigido por Juan José Martínez, tanto los laboratorios de investigación de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica (Etsia) y el instrumental analítico del Servicio de Apoyo a la Investigación Tecnológica (Sait) como los laboratorios y otras infraestructuras de la Estación Experimental Agroalimentaria Tomás Ferro.

El objetivo de los primeros ensayos sobre desalobración de agua a través de biorreactores de madera, fue probar la viabilidad de cuatro sustratos de origen vegetal como fuentes de carbono en dicho sistema. Así, se estudió el comportamiento de la cáscara de almendra, troceado de algarroba, huesos de oliva y astillas de cítricos, teniendo en cuenta sus características físicas y químicas y su coste, así como su eficiencia.

En el informe de resultados de la Cátedra presentado hace unas semanas, se explica que, tras las primeras pruebas, se comprobó que «las astillas de cítricos eran las más idóneas para iniciar ensayos a mayor escala».

Asimismo, se determinó que los biorreactores de madera son un sistema muy eficaz y sostenible para la desnitrificación en origen de las salmueras, así como la necesidad de iniciar una fase de experimentación con este tipo de mecanismos «a escala de finca con pozos autorizados que extraigan distintos caudales y tipos de salmuera, es decir, con diferente salinidad y concentración de nitratos».

En estas explotaciones se seguiría monitorizando el funcionamiento del sistema a largo plazo para obtener el máximo de información que sirva para mejorar el funcionamiento en lo posible».

Los biorreactores de madera se basan en utilizar astillas de madera u otros materiales como paja, mazorcas, cáscaras o restos de podas, como fuente de carbono para que los microorganismos puedan completar la desnitrificación en un depósito en el que se mantiene el agua estancada durante el tiempo suficiente.

Resultados positivos

Como explican desde la Cátedra, «los ensayos realizados hasta la fecha han demostrado que estos biorreactores de madera son un sistema muy eficaz y sostenible para la desnitrificación en origen de las salmueras en el Campo de Cartagena con tiempos de retención de tan solo 24 horas». Además, incluso durante el invierno, «las temperaturas de la zona son tan suaves que apenas afectan a la eficacia del sistema». «Las astillas utilizadas como fuente de carbono proporcionan suficiente carbono soluble para permitir altas tasas de desnitrificación después de cinco meses de funcionamiento».

Los resultados obtenidos con estos ensayos muestran la importancia de incidir en la investigación como vía de desarrollo de nuevos sistemas, que permiten compatibilizar la actividad agrícola con el respeto del entorno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos