Y la Virgen del Pasico saludó a San Ginés

Los romeros, con la imagen de San Ginés de la Jara en una carroza tirada por caballos y adornada con flores, avanzan ayer por la mañana por Cabezo Beaza./Pablo Sánchez / AGM
Los romeros, con la imagen de San Ginés de la Jara en una carroza tirada por caballos y adornada con flores, avanzan ayer por la mañana por Cabezo Beaza. / Pablo Sánchez / AGM

Cientos de fieles siguen en romería al patrón de Cartagena, al que acompañó en su carroza la talla de La Aparecida

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

Fue un emotivo 'saludo' en medio del fervor popular, seguido de un tramo en el que el copatrón de Cartagena desde hace 340 y la imagen de la Madre de Dios que veneran en La Aparecida avanzaron juntos, en una carroza tirada por dos caballos, desde la ermita de esta localidad a la iglesia parroquial. La Romería de San Ginés de la Jara, que congregó un año más a cientos de personas, dejó ayer como imagen para la historia el primer recorrido conjunto de las tallas del santo y de la Virgen del Pasico.

Los devotos, que aplaudieron con entusiasmo la novedad, habían hecho antes la tradicional parada en el templo y en el barrio de Cartagena al que da nombre de San Ginés, tras un inicio de la jornada con una ofrenda floral a la patrona en la Basílica de la Caridad. Tras una misa oficiada por el capellán de la Cofradía, Lázaro Gomariz, la comitiva inició a pie, en camiones, en calesas y a lomos de caballos un largo itinerario.

Animados por los pasodobles y otras piezas de una banda de música (también había carrozas con altavoces), en cuyo repertorio no faltó el superéxito de este verano 'Despacito', vecinos de todas las edades fueron sumándose a la marcha cuando la marcha enfilaba Torreciega.

A la cita, organizada por la Hermandad de Romeros de San Ginés de la Jara siguiendo una tradición que se remonta al siglo XIV, acudieron varios miembros de la corporación municipal, entre ellos la alcaldesa, Ana Belén Castejón, y el vicealcalde, José López.

Con los tetempiés del desayuno a base de chocolate con bollos y del almuerzo con vino y embutidos de la tierra, los romeros continuaron su ruta hacia la ermita de Roche, donde disfrutaron de una paella gigante. El siguiente hito fue Los Camachos, esta vez para una ofrenda de flores a la Inmaculada Concepción. Un granizado ayudó a mitigar los calores de un día agosto donde el termómetro llegó a marcar 30 grados.

Verbena en El Llano

Luego llegaron el Estrecho de San Ginés, y su iglesia de San Nicolás de Bari, y El Llano del Beal, donde cerca de las ocho y media la procesión se fundió, hasta la madrugada, con las fiestas del pueblo y su verbena.

Fotos

Vídeos