Vecinos de El Llano del Beal piden ser acusación en el caso de la balsa Jenny

Depósito de residuos en El Sabinar, en una foto de archivo. /Antonio Gil / AGM
Depósito de residuos en El Sabinar, en una foto de archivo. / Antonio Gil / AGM

La asociación local de residentes quiere exigir responsabilidades a la empresa Portmán Golf y a la Comunidad por la contaminación minera

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

La Asociación de Vecinos Santa Bárbara de El Llano del Beal ha solicitado al Juzgado de Instrucción 4 de Cartagena que acepte su personación, en calidad de acusación popular, en las diligencias abiertas por la contaminación causada por la antigua balsa Jenny, tanto en su ubicación original a las afueras del pueblo como en su ubicación actual en El Sabinar, adonde fueron traslados los residuos mineros.

En un escrito dirigido a la magistrada Emilia Ros, el colectivo de residentes argumenta que la población del Llano está «directamente afectada» por los hechos que investiga el juzgado; y que la asociación es «una de las principales impulsoras de todo el movimiento de defensa de la salud y el bienestar de los vecinos y de la lucha por la descontaminación de la sierra minera». La causa fue abierta tras una denuncia presentada por el abogado Diego de Ramón y, recientemente, se ha personado como querellante la asociación Ecologistas en Acción.

La juez instruye, en concreto, diligencias por un presunto delito contra los recursos naturales y el medio ambiente por parte de la mercantil Portmán Golf. La Fiscalía acusa a esta sociedad de haber incumplido sus obligaciones respecto al sellado y la regeneración ambiental de la balsa, una vez realizado el traslado del depósito que amenazaba con sepultar parte de la localidad en el 2005.

Además, el Ministerio Público considera que hay indicios de que la Consejería de Medio Ambiente puede haber incurrido en «responsabilidad penal», en concreto en un delito de prevaricación por omisión. No adoptó las medidas de vigilancia y control en la ejecución del sellado en la Los Blancos (en El Sabinar), encomendado a Portmán Golf. Esta pasividad habría ayudado a crear «escorrentías contaminadoras del medio ambiente, que perjudicaron de forma grave a los terrenos de alrededor», e incluso llegaron residuos al Mar Menor.

Hace unos días, la juez requirió a la Comunidad Autónoma para que identificara a las «personas responsables en la Consejería de Medio Ambiente, (departamento de) Calidad Ambiental, de esas actuaciones, de su seguimiento y de informar de su cumplimiento». Con ello, atiende el intento del fiscal de determinar «si hay conexión con esta causa o debe abrirse otras diferente».

Riesgo ambiental y de salud

El fiscal del caso expuso a la juez, sobre la base de un informe de la Fiscalía General del Estado, del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil y del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses de Madrid, que «se ha generado un riesgo muy alto de afección de espacios protegidos de la Red Natura 2000». Hubo un impacto sobre los «Lugares de Interés Comunitario (LIC) cercanos a la corta Espacios abiertos e Islas del Mar Menor y Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila, por la erosión eólica del material contaminado superficial».

En relación con los 700 vecinos de El Estrecho de San Ginés, un núcleo situado a los pies del nuevo vertedero de estériles mineros, el Ministerio Público advirtió de que «ha existido un riesgo alto (peligrosidad muy alta y severidad media/alta) de afección sobre la población».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos