Los vecinos exigen mejoras en la carretera de Canteras tras el último accidente mortal

Paso de peatones junto al restaurante Sacromonte, con la curva al fondo. Abajo, un coche frena para pasar por encima de un resalte.
Paso de peatones junto al restaurante Sacromonte, con la curva al fondo. Abajo, un coche frena para pasar por encima de un resalte. / José María Rodríguez / AGM

Los residentes aseguran que la avenida, a su paso por La Vaguada, presenta una curva ciega que ha costado la vida «al menos a diez personas»

RUBÉN SERRANOCartagena

La muerte de un motorista de 17 años ha vuelto a teñir de luto el peligroso tramo de la carretera de Canteras, a su paso por La Vaguada, un conocido 'punto negro' donde los vecinos de la zona exigen mejoras desde hace «más de dos décadas». J. A. B. conducía su moto a la altura del restaurante Sacromonte cuando, al llegar a la curva ciega, impactó contra un todoterreno. Una parte del ciclomotor se incendió; la otra quedó desintegrada. El joven sufrió lesiones graves y falleció el pasado lunes en la Arrixaca. Las causas del suceso están siendo investigadas.

El lugar donde ocurrió el accidente es la avenida José Luis Meseguer, a su paso por la urbanización Alcalde de Cartagena, perteneciente a la zona residencial de Los Popos. Este tramo de carretera se ha convertido en un 'punto negro' a causa de los accidentes (algunos mortales) ocurridos en los últimos años. «Los coches pasan a muchísima velocidad, a pesar de los resaltes y de que el límite de velocidad es de 30 kilómetros hora. Ni el autobús urbano lo cumple. Que yo recuerde, me parece que ya van ocho muertos en los últimos 30 años», relata Antonio Martínez, vecino de la zona.

Julio de 2003
Los vecinos piden aceras para los peatones y un semáforo para ordenar el tráfico.
Diciembre de 2003
Cae parte del muro que separa la carretera de la rambla de Benipila.
Febrero de 2004
Un conductor sale ileso al volcar su coche. En diciembre, la colisión entre dos turismos hiere a un matrimonio.
Marzo de 2007
Atropellan a un niño de 12 años, que sufre contusiones múltiples. Los residentes exigen más resaltes en la avenida.
Marzo de 2014
Arrollan a un hombre de 45 años, mientras cruzaba un paso de peatones. Sufre varios traumatismos.

La pronunciada curva de este tramo sorprende a los conductores, situada en medio de la recta que comunica el núcleo urbano con Canteras. La proximidad, en el carril derecho, de la rambla de Benipila obliga a reducir la velocidad para no chocar contra el quitamiedos. «Conducen sin control ni respeto a las señales de tráfico», explican residentes en la zona. Actualmente, un muro separa ambas partes, evitando que los vehículos se precipiten a dicho cauce. En 2003 tuvo que ser reparado, por la lluvia.

Los vecinos de Canteras, La Vaguada y Los Popos reclaman desde hace años la instalación de un semáforo para regular el tráfico y evitar más accidentes. «En verano, la carretera soporta un tránsito para el que no está capacitada, entre los bañistas que van a El Portús y La Azohía. Vamos a mandar otro escrito al Ayuntamiento, pero lo único que nos dicen es que no hay dinero. No van a hacer nada», asegura el presidente de la asociación de vecinos de La Vaguada, Vicente Carrillo. Esta petición viene de lejos, de hace más de una década, cuando los habitantes de estas tres zonas se unieron para exigir aceras y semáforos.

«Vienen a toda pastilla y, cuando llegan a la curva, salen volando. Muchos se han estrellado al lado de las casas y otros, han caído a la rambla. Yo he atendido a dos personas, que finalmente fallecieron. Es muy duro». El testimonio es de Juana Pagán, residente de la calle Monte Roldán, justo detrás de la fatídica carretera. «El problema es la curva, sin duda. Tampoco hay acera, y eso te obliga a caminar por la cuneta, estrecha y llena de matorrales», añade.

Mientras que J. A. B., que jugada en el equipo juvenil de la Agrupación Deportiva La Vaguada, sigue en la memoria de los vecinos, a algunos se les viene a la cabeza catástrofes similares en José Luis Meseguer, como la de hace tres años. En marzo de 2014, un hombre de 45 años fue arrollado por un turismo cuando cruzaba el paso de peatones, al lado del restaurante Sacromonte. La víctima sufrió varios traumatismos y, a raíz de aquello, los vecinos volvieron a pedir una mejora de la iluminación y el repintado de las marcas viales. Los más veteranos del lugar recuerdan un suceso especialmente trágico. «He visto aquí ocho o nueve muertes ya. Hace veinte años fallecieron dos panaderos; la furgoneta volcó, salí a socorrerlos y vi con mis propios ojos que estaban aplastados», rememora Ignacio Marín, que vive en la calle Monte Peñas Blancas, en primera línea de la carretera.

En esa calle también reside la presidenta vecinal de Canteras, Caridad Llopis. «Han habido muchos golpes, con fatales desenlaces. Esta es una vía muy transitada y los conductores no respetan la velocidad. Hacen lo que quieren. El asfalto está mal y no hay aceras para los peatones». Un niño de 12 años también fue atropellado en esta avenida, en marzo de 2007, sufriendo múltiples contusiones. Tres años antes, otra persona resultó ilesa al volcar su vehículo; y a principios de 2004, una colisión entre dos turismos hirió a un matrimonio.

A preguntas sobre los posibles planes que la concejalía de Infraestructuras y Desarrollo Sostenible tiene en mente, este diario no obtuvo respuesta por parte del Ayuntamiento.

Más

Fotos

Vídeos