Residentes de Los Barreros logran cambiar la nueva ordenación del tráfico

Un vehículo entra en dirección prohibida por la calle Hospital./P . S. / AGM
Un vehículo entra en dirección prohibida por la calle Hospital. / P . S. / AGM

La recogida de casi 200 firmas obliga al concejal, Francisco Aznar, a retirar señales de dirección prohibida en la Urbanización Jardines

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

Las señales de dirección prohibida que impiden entrar desde la calle Carretera de La Palma hasta la calle Hospital en Los Barreros, desde hace unos días, serán eliminadas. La recogida de casi 200 firmas de vecinos de la Urbanización Jardines, forzó al concejal de Tráfico, Francisco Aznar, a visitar ayer la zona y a confirmar que es mejor devolverle a esa vía el doble sentido.

«Lo peor es que lo han hecho sin hablar con los vecinos y, por ello, sin darse cuenta del perjuicio que creaban», explicaron José y Sergio García, propietarios de un bar situado en esa calle y que están entre los damnificados. La medida corta el acceso directo de sus clientes, en coche, y también de sus proveedores. La calle Hospital es un acceso importante a esta zona residencial de casas bajas y chalés adosados en la que viven alrededor de 150 familias.

«Volveremos a permitir la doble dirección, pero también vamos a eliminar las plazas de aparcamiento que actualmente impiden que haya espacio suficiente para el paso de dos vehículos a la vez, en la bocacalle junto a una oficina bancaria. Además, autorizaremos de nuevo una serie de giros que habíamos prohibido también para dar más flexibilidad al tráfico», apuntó el edil. No obstante, advirtió de que el Ayuntamiento había consensuado con representantes de la asociación de vecinos limitar las calles de doble dirección por las que no caben dos coches a la vez.

«Los coches van muy rápido»

Las quejas por la ordenación del tráfico no se limitan al cambio de dirección. «Esta calle se ha convertido en un atajo para coches que evitan los semáforos de la carretera de La Palma y que pasan muy deprisa. También las ambulancias del Hospital de los Pinos suelen pasar muy deprisa», explicaron Encarnación y Antonio, vecinos ambos que viven en dos chalés junto a una de las curvas de esta vía sinuosa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos