Los vecinos alertan del riesgo de accidentes cerca de Los Patojos y en el Camino del Sifón

Dos postes reflectantes, repasados con pintura roja, 'advierten' de la presencia de una curva sin quitamiedos y del cauce de la rambla de Canteras./José María Rodríguez / AGM
Dos postes reflectantes, repasados con pintura roja, 'advierten' de la presencia de una curva sin quitamiedos y del cauce de la rambla de Canteras. / José María Rodríguez / AGM

Denuncian la falta de un quitamiedos en la carretera de Mazarrón, a la altura de la rambla de Canteras, y piden señales y luz en el acceso a El Bohío

RUBÉN SERRANOCartagena

La «falta» de señalización vial, la «escasa» iluminación y la «necesidad» de un mayor mantenimiento del asfalto son las tres «peticiones históricas» que continúan realizando los vecinos del entorno de Molinos Marfagones, respecto a la carretera regional RM-332. En este vial, que une Cartagena y Mazarrón, aún hay un 'punto negro' a la altura de la rambla de Canteras. La zona sigue sin disponer de una valla, un quitamiedos u otra barrera de seguridad que evite «el riesgo inminente de caída al cauce, con un desnivel de casi un metro y medio de altura». Así lo ha advertido el presidente de la asociación vecinal de San José Obrero y Los Patojos, Arturo García.

Dos postes reflectores repasados con pintura roja, uno de ellos tirando en la cuneta, son las únicas señales que advierten a los conductores de la presencia de la curva, a la altura de la gasolinera de Los Patojos, en dirección a Mazarrón. El color llamativo de estos soportes «no es suficiente» para evitar los accidentes de coche. El problema, para el que ya en septiembre de 2016 exigió una solución el Grupo Municipal Ciudadanos, se agrava por la noche, con el riesgo de que un vehículo se abra más de la cuenta y, ante la ausencia de una barrera metálica, se salga de la vía y caiga a la rambla. «Que lo arreglen es nuestra petición estrella. Llevamos así ocho años. Pero sigue sin haber protección», denuncia García.

«Unos particulares», ajenos al conocimiento del presidente vecinal, colocaron el año pasado cuatro botellas de agua en la pasarela de hormigón de la rambla. De nuevo, con pintadas de color fluorescente para llamar la atención de los conductores y reducir los riesgos de sufrir un accidente. «No sabemos quién las puso ahí ni quién las quitó», añade García.

La Comunidad dice que la competencia en la N-332 es municipal, e insta a los vecinos a pedir al Ayuntamiento una acera con barandilla

En este tramo de la principal carretera que enlaza la zona oeste del municipio con el núcleo urbano, «el riesgo es también para los peatones», añade el representante del colectivo vecinal. La falta de una acera obliga a los vecinos a pasar andando por el arcén, que es estrecho «y está lleno de maleza, lo que lo hace intransitable». Su forma de uve, para evitar la acumulación de agua, tampoco funciona correctamente.

Los vehículos pasan cerca de los viandantes y se aproxima la época en que es más frecuentada, la de mayor temor: Carthagineses y Romanos. «Por la cercanía al campamento festero, cientos de personas bajan andando por aquí», recuerdan los residentes.

La asociación vecinal ha enviado escritos al Ayuntamiento y a la Dirección General de Carreteras de la Comunidad Autónoma. Pero todo sigue igual. «Se pasan la pelota los unos a los otros, se han reído de nosotros. Por lo visto, este tema les interesa muy poco», recriminó García.

Una reforma que no llega

«Es un paso peligroso y lo hemos vuelto exigir, porque está en el olvido», señaló por su parte la representante vecinal de Molinos Marfagones, Elena Ortega.

Un portavoz de la Comunidad Autónoma informó a 'La Verdad' de que «el firme, la señalización y el drenaje de la carretera está en buenas condiciones», y dijo no tener constancia de «ninguna petición ni escrito para proteger el paso de la rambla». Esa misma fuente añadió que, «al tratarse de un tramo urbano» es al Ayuntamiento a quien se le debe «pedir que construya una acera con barandilla», que aleje a los peatones de la carretera y garantice su seguridad.

En el caso de El Bohío, falta iluminación y señalización en el Camino del Sifón. Tras años, el proyecto para remodelar la carretera el proyecto para remodelar la carretera . Un cono de seguridad, al pie de la carretera, es la única advertencia que indica la entrada a la barriada por este vial del Trasvase, pasado el salón de celebraciones El Paraíso. De noche, los conductores tienen que frenar con antelación y dar las luces largas para guiarse y calcular a qué altura está la salida.

Conductores y residentes reclaman que las administraciones desbloqueen la remodelación de esta carretera, muy transitada; y que, de forma urgente, mejoren las condiciones de la vía, para no tener que lamentar daños. Este diario pidió información sobre al Gobierno local sobre estos problemas de infraestructuras y tráfico, pero no hubo respuesta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos