«Cualquier día vamos a tener una desgracia»

Un vehículo circula por la N-301, hacia El Albujón, entre dos hileras de pinos de gran porte./Antonio Gil/ AGM
Un vehículo circula por la N-301, hacia El Albujón, entre dos hileras de pinos de gran porte. / Antonio Gil/ AGM

Los vecinos de El Albujón y de Miranda denuncian que el retraso en la poda y la tala de árboles en la carretera N-301 pone en grave riesgo a los conductores

RUBÉN SERRANOCARTAGENA

Cada vez que sopla el viento, los automovilistas que circulan por la carretera N-301 lo hacen con un ojo en el asfalto y otro en el arbolado. «Raro es el día que no cae una rama», asegura el presidente de la asociación de vecinos de Miranda, José María Martínez. Ángel Nieto, de la Junta Vecinal de El Albujón, va más allá: «Cuando miro y veo el tamaño de los árboles, pienso que algún día ocurrirá una desgracia». Hace unos días, como desde hace más de dos años, los residentes han vuelto a enviar un escrito al Ayuntamiento, para pedirle que lleve a cabo una poda general y minuciosa de los más de 500 ejemplares que custodian el trazado.

La N-301 era el eje principal de comunicación entre Cartagena y Murcia hasta que, hace treinta años, entró en funcionamiento la A-30. Ahora es una arteria secundaria, pero primordial, para conectar Los Dolores, Santa Ana, Miranda y El Albujón. El tramo entre estas dos últimas diputaciones es el que da más problemas, por las ramas de gran tamaño que reducen la visibilidad de los conductores. «La luz de las farolas es menos intensa», incide Nieto. Y añade que el paso de los años también ha dejado las cunetas y los arcenes «llenos de ramas y basura, lo que reduce la seguridad vial» de peatones y automovilistas.

N-301
Hay más de 500 árboles, sobre todo pinos y eucaliptos, pendientes de podar. El proyecto lleva casi cuatro meses de retraso.
Ramas
El tramo que une Miranda y El Albujón es el más problemático. Ahí es donde más hay, y caen cuando sopla el viento.
Poda
Se encargó en noviembre por 60.498,79 euros. El Ayuntamiento sostiene que estará solucionado en las próximas semanas.

Sobre el capó del coche

Las peticiones de los residentes vienen de lejos. Concretamente, la falta de mantenimiento de pinos y eucaliptos, que es lo que más predomina, supone «un peligro» cada vez mayor. Hace dos años, el grupo municipal Ciudadanos exigió eliminar la maleza de los aliviaderos, para impedir la acumulación de agua los días de lluvia. En 2015, el temporal derribó un pino de gran porte. Y los bomberos se vieron obligados a trocear el árbol, para quitarlo de la carretera. El tráfico estuvo cortado durante una hora. A raíz de aquel episodio se sucedieron los escritos para tomar medidas y «evitar desgracias». También hay otros grandes ejemplares que necesitan un arreglo urgente. Desde entonces, hay quejas periódicas.

En algunos tramos de la vía, las lonas que cubren la carga de los camiones se quedan enganchadas

«Hace unos días, a una pareja le cayó una rama sobre el capó del coche. Es un milagro que todavía no haya pasado nada»,advierte el presidente vecinal de Miranda. Algunos pinos ya apenas se sostienen por su propio peso, y eso hace que los tractores y vehículos pesados tengan dificultades para transitar. «Algunos camiones rozan, y la lona con la que cubren la carga se queda enganchada», asegura Nieto.

En 2015, la caída de un pino de gran porte en medio de la carretera obligó a cortar el tráfico durante una hora

En Miranda y El Albujón también están cansados de las promesas de los responsables del Ayuntamiento. «Cada vez que nos reunimos, hablamos de lo mismo. Hemos pedido una solución muchísimas veces, pero [los políticos] dan muchas vueltas y al final no hacen nada. Tampoco ha surtido efecto el cambio de gobierno, en 2015. Aquí no han invertido ni un céntimo», critica el dirigente de Miranda.

Paralizada desde noviembre

El último anuncio del que tienen constancia los residentes data del 27 de noviembre. Ese día, la Mesa de Contratación, cuando MC estaba al frente de la Concejalía de Desarrollo Sostenible, encargó a la empresa Serbal Servicios Forestales y Paisajísticos SL solucionar el problema antes de acabar 2017. En concreto, la sociedad debía actuar sobre 40 eucaliptos de gran tamaño y sobre otros 494 eucaliptos y pinos de porte menor, por 60.498,79 euros.

En la memoria del proyecto, que puede ser consultado en la web municipal (www.cartagena.es), se hace hincapié en que las actuaciones en la N-301 «llevan demasiado tiempo sin poder ejecutarse», y que «es preciso recurrir a una poda» con el fin de no afectar «a terceros».

«Mala planificación»

Fuentes municipales consultadas por 'La Verdad' señalan que una mala planificación de las fechas por parte de «los anteriores responsables de Desarrollo Sostenible» obligó a suspender el plazo de las obras y a retomarlas en 2018. El proceso para reactivar el plan, «una vez garantizada la financiación», acabará en unos días, «si todo va bien». A partir de ese momento, concluyeron esas mismas fuentes, comenzarán las labores en el arbolado. «Ya se ha solicitado el permiso de ocupación de vía pública para que puedan comenzar los trabajos» y la intención es que la poda de los árboles de la N301 esté terminada a lo largo de abril.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos