De vacaciones entre vestigios romanos

Dos voluntarios y una monitora del campo de trabajo Cartagena Arqueológica hacen inventario de cerámica romana en el Museo Arqueológico Municipal./J. M. Rodríguez / AGM
Dos voluntarios y una monitora del campo de trabajo Cartagena Arqueológica hacen inventario de cerámica romana en el Museo Arqueológico Municipal. / J. M. Rodríguez / AGM

Un campus arqueológico reúne a 18 jóvenes de todo el país. Los voluntarios conviven en el albergue de Canteras y realizan tareas de limpieza e inventario de cerámica en los yacimientos de la ciudad

RUBÉN SERRANOCartagena

El despertador de Jonathan Martínez suena en el albergue juvenil de Canteras, a más de 600 kilómetros de su Valladolid natal. Desayuna, coge la línea 4 del autobús y llega al Museo Aqueológico Municipal antes de las diez de la mañana. Allí le esperan restos romanos, en su mayoría cerámica, que debe limpiar y, posteriormente, documentar. Él es uno de los 18 voluntarios de toda España que participan en el campo de trabajo Cartagena Arqueológica, un programa organizado por la Dirección General de Juventud de la Región de Murcia y que está dirigido a personas de entre 18 y 30 años. El campus empezó el pasado lunes y concluirá el sábado que viene.

«Es una experiencia inolvidable, conoces y convives con gente de toda España y haces excursiones. He estudiado un módulo de jardinería y me gustaría trabajar en esto. El año pasado ya estuve en un campus similar, en Atapuerca. Me habían hablado muy bien de Cartagena, tengo una amiga que es de aquí y me animé», explica el vallisoletano, de 30 años. Los voluntarios visten con ropa cómoda y esta semana trabajaron con cepillos, barreños y capazos en el lavado de restos arqueológicos (cerámica y huesos), algunos hallados en las excavaciones que se realizan en el cerro del Molinete.

Los 18 participantes de este campus proceden de nueve comunidades autónomas. Uno de ellos es Adrián Plaza, que pasa el cepillo a una pieza con delicadeza y esmero. Este zaragozano de 23 años estudia ingeniería mecánica, pero la arqueología siempre le llamó la atención. «Cartagena tiene un clima estupendo y unas playas preciosas. Además, ofrece la posibilidad de trabajar con objetos que nos dejó la civilización romana. Me puse a navegar por internet y encontré este campus».

Ibai Valderrama huía del frío y la lluvia en busca del sol y la costa. Pensó en varios lugares donde pasar el verano, como Valencia y Castellón, pero finalmente escogió Cartagena. «No conocía la ciudad y era una tarea que tenía pendiente. El año pasado ya estuve de voluntario en el Circo Romano de Toledo y quise repetir», confiesa este joven de Santillana del Mar, alumno de filología clásica, que espera conocer «todo lo que pueda» de la ciudad antes de volver a Cantabria.

El programa de Cartagena Arqueológica incluye actividades de todo tipo y deja hueco al ocio y tiempo libre. Cuando terminan la jornada y descansan en el centro juvenil, visitan el Teatro Romano, asisten a charlas y talleres de gastronomía y descubren el festival La Mar de Músicas. «El otro día fuimos a ver el concierto de Macaco y nos encantó», exclama uno de los chicos. El viernes fueron invitados al Centro Astronómico de Canteras y hoy está previsto que practiquen vela y kayak en la costa.

Todo esto bien lo conoce Ana Espejo, cartagenera de 18 y la anfitriona de sus compañeros en el campo de trabajo. «Acabo de aprobar Selectividad y voy a estudiar Turismo. Quiero conocer aún más mi ciudad y, en un futuro, trabajar aquí como guía. Estoy colaborando a restaurar el patrimonio de mi tierra, y creo que no hay nada mejor que eso. Es necesario cuidarlo y, de paso, conozco otras culturas, otras costumbres. Quien piense que esto es estar con el pico y la pala, de sol a sol, se equivoca. Aquí nos socializamos».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos