La UPCT apoya al rector en la estrategia para adelgazar la estructura interna

Una integrante del Claustro de la UPCT, durante una intervención ayer en el Paraninfo./Antonio Gil / AGM
Una integrante del Claustro de la UPCT, durante una intervención ayer en el Paraninfo. / Antonio Gil / AGM

Díaz Morcillo supera el examen del Claustro, que aprueba con un 68% de los votos eliminar 10 de los 25 departamentos para reducir costes de personal

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

El Claustro de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) dio ayer un espaldarazo al rector, Alejandro Díaz Morcillo, y a su equipo de dirección en el proceso de reestructuración de departamentos iniciado en 2017 y que supondrá la supresión de al menos diez de las veinticinco unidades de gestión actuales. En una reunión celebrada por la mañana en el Paraninfo, Díaz Morcillo sacó adelante su propuesta de continuar con los trabajos previos de reorganización interna, que ha generado rechazo en una parte de la comunidad universitaria que reclama más diálogo y evitar fusiones que generen 'superdepartamentos'.

A la pregunta de si la universidad debía detener el proyecto de reestructuración, 105 personas votaron «no» y 47, «sí». Hubo dos votos en blanco. De esta forma, el documento de avance elaborado por el coordinador de la reestructuración, Emilio Trigueros, recibió simbólicamente el visto bueno del 68% del claustro y un 30% de rechazo.

Con este resultado el equipo de dirección sale reforzado, entre otras razones porque la convocatoria del Claustro fue solicitada por el sector crítico a través de 98 personas. El objetivo de esta reforma es modernizar la gestión y, al igual que han hecho otras universidades de España, reducir costes de personal y generar recursos para áreas como promoción, captación de alumnos (ha perdido 2.000 en los últimos cursos), internacionalización y mejora de la calidad educativa. El borrador plantea un ahorro de 68.377 euros al año (un 11,6%) en el capítulo de cargos académicos. Veinte profesores que ahora realizan tareas de gestión, diez de ellos como directores y diez como secretarios, pasarían a ocuparse de «otros fines y prioridades».

La Universidad busca recuperar alumnos, mejorar la calidad docente y ganar peso en el extranjero

El verano pasado, los departamentos plantearon su malestar con la gestión de este proceso a Trigueros, entonces vicerrector de Economía y Planificación Estratégica. Éste dimitió del cargo en diciembre, pero aceptó el encargo del rector de culminar el rediseño interno. Ayer, Trigueros mostró a 'La Verdad' su satisfacción por el apoyo mayoritario a un cambio «clave para la credibilidad de la UPCT como institución dinámica y comprometida». También remarcó «que la gente ha demostrado que se siente responsable del proyecto de la UPCT y al lado de su líder»; y habló de un necesario «cambio de ciclo».

Voces críticas

En la sesión extraordinaria del Claustro, hubo voces muy críticas con la forma de gestionar este asunto, tanto en la forma como en el fondo. Fueron los casos del director de la Escuela de Industriales, Patricio Franco; y del portavoz de los departamentos, Andrés Perales. A favor del plan de reestructuración -resumidp por el rector en un informe- se posicionaron el director de Telecomunicación, Juan Ángel Pastor, y el delegado de la Politécnica en el Centro Universitario de la Defensa (CUD), Antonio Viedma. Estos obtuvieron autorización para intervenir, dado que no son miembros del Claustro.

El rector afirmó que la reestructuración permitirá mejorar los servicios administrativos y técnicos del profesorado, mediante una reasignación de aquéllos «más adecuada a las necesidades reales». También habrá un «reparto de actividad más equitativo entre el personal de administración y servicios (PAS)».

El máximo responsable de la UPCT quiere estrenar el nuevo 'esqueleto' a principios del próximo año. Será el Consejo de Gobierno universitario el que decidirá qué departamentos desaparecen y son fusionados con otros.

El Claustro aprobó, asimismo, con un 92% de los votos, la propuesta de disminución de departamentos forme parte de una revisión general de la estructura universitaria.

Recorte de vicerrectorados

El director de Industriales opinó este martes, en un comunicado, que el resultado del Claustro supone un rechazo a la «medida que pretendía imponer el Rectorado». Ésta consistía, a su juicio, en «centrar la reforma únicamente en los departamentos como el eslabón más débil». Patricio Franco añadió que el Claustro se pronunció a favor de «continuar» con el ajuste de departamentos, «pero únicamente como una reforma global que abarque la totalidad de la estructura de esta universidad». Eso, concluyó, incluye «no solo los departamentos sino también los vicerrectorados, las coodinaciones que llevan los mismos y las diferentes unidades, servicios y oficinas».

El rector rechazó esta «interpretación». Recordó que el lunes se mostró a favor de la pregunta planteada acerca de si la reestructuración debe formar parte de una revisión global de la UPCT; y añadió que, en el Claustro, dejó claro que la reforma de los departamentos ya está planteada en el seno de una remodelación interna.

Como ejemplos, Díaz Morcillo recordó que cada centro ha sido reforzado con la figura de un subdirector y que han sido creados el Centro de Producción de Contenidos Digitales (CPCD) y un centro de gestión estadística. Además, indicó que su equipo trabaja en una reforma de los estatutos para, entre otras cosas, reducir el número de vicerrectores. El rector entiende que el sector crítico planteaba paralizar el recorte de departamentos hasta disponer de un plan global de reestructuración de la UPCT, y que el Claustro dejó claro que son cuestiones complementarias pero independientes y que las reformas constituyen un proceso «dinámico y progresivo», y no «estático». Lo contrario, advierte, supondría «paralizar» la universidad.

Más

Temas

Upct

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos