Trasladan al tanatorio el cuerpo de la joven asesinada en Canteras

Familiares y amigos, ayer en el Tanatorio Estavesa./José María Rodríguez / AGM
Familiares y amigos, ayer en el Tanatorio Estavesa. / José María Rodríguez / AGM

La misa será mañana, en el Tanatorio Estavesa, a las diez de la mañana. La chica había comenzado a rehacer su vida pese al continuo acoso al que la sometió su exnovio

Antonio López
ANTONIO LÓPEZCartagena

El cuerpo de Rosa María S. P., la joven de 20 años asesinada el pasado lunes en Canteras, ha sido trasladado este miércoles por la mañana al Tanatorio Estavesa, en el Paseo Alfonso XII, para el velatorio. La misa será mañana jueves, en el mismo lugar, a las diez de la mañana. Ahora, cuando amigos y familiares asumen lo sucedido, solo desean que «el asesino no salga jamas de la cárcel».

Adrián S. C. no solo se llevó por delante la vida de Rosa María S. P. el pasado lunes. También arrancó las ilusiones a los padres y a la hermana de la muchacha. Durante mucho tiempo lamentarán los meses de acoso y amenazas telefónicas sufridas por quien había decidido rehacer su vida lejos de quien fue su novio poco más de un año. Y lo había conseguido en parte, ya que la muchacha estaba conociendo a otro chico y había retomando los estudios matriculándose en un Grado Superior de Formación Profesional para ser más pronto que tarde lo que siempre había soñado: maestra.

A esa joven alegre y extrovertida le gustaba salir de fiesta por el centro de Cartagena con sus amigos de la infancia, que conservaba de su paso por las aulas del colegio Fernando Garrido de Canteras, aunque también del Instituto Juan Sebastián Elcano, de Tentegorra, donde se graduó hace dos años.

Semanas antes de acabar en el instituto fue cuando conoció a su presunto verdugo. La relación entre ambos comenzó como empiezan muchas entre los jóvenes de ahora, a través de las redes sociales. La distancia entre él, natural y residente en Málaga, y ella, de Cartagena, no fue obstáculo para que comenzaran a salir.

Visitas a Málaga

«En muchas ocasiones Adrián venía a verla. Se quedaba varios días en casa de ella. Unas veces un par de días y otras, tres o cuatro. Llevaban una relación propia de su edad», explicó a este diario un familiar de Rosa María a cambio de anonimato. Ella también le correspondía con escapadas a Málaga durante fines de semana y puentes festivos. La relación transcurrió con relativa tranquilidad, según las mismas fuentes, hasta que «se acabó por razones que solo sabía ella».

Estuvieron varios meses sin verse, hasta que el joven malagueño volvió a ponerse en contacto con ella, primero por teléfono y después haciendo visitas esporádicas a Cartagena. Intentaba reconquistarla y ella siempre se negó.

Fue entonces cuando el acoso y las amenazas se hicieron cada vez más continuas. Tanto fue así que, según indicaron varios vecinos de la urbanización Los Tajos, donde Rosa María vivía con su madre y su hermana, el joven llegó a provocar varios altercados en la calle para llamar su atención y reprocharle públicamente que no quisiera volver con él.

El padre de la joven llegó a advertir al muchacho en otras tantas ocasiones que dejara en paz a su hija. La última de ella fue este mismo verano, quizá la última también que Adrián tuvo a Rosa María cara a cara antes del lunes.

Ella era poco conocida en Los Tajos porque tan solo hacía un año que su familia «había arreglado la casa de alquiler y se habían venido a vivir junto a los abuelos maternos. Antes, residían en una calle más cerca de la avenida principal», explicó otra vecina.

Las clases comenzaron ayer

Rosa María llevaba meses queriendo rehacer su vida y recuperar a los amigos que dejó de ver a raíz de su relación con Adrián. Y casi lo había logrado. Para empezar se matriculó en el Grado Superior de Educación Infantil en el Instituto de Educación Secundaria (IES) Mediterráneo, donde consiguió plaza en turno de la tarde. Las clases comenzaron ayer con uno de los pupitres vacíos para todo el curso. La dirección del centro ha convocado para hoy minutos de silencio a las 12 y a las 17.30 horas. En este último participarán quienes iban a ser sus compañeros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos