El turismo gastronómico, en auge

El turismo gastronómico, en auge
Pablo Sánchez / AGM

TOMÁS MARTÍNEZ PAGÁNCARTAGENA

Todo aquello que no está en los medios y no se puede oír, leer o ver, es igual que si no existiese, por muy bueno que sea en calidad, servicio, necesidad, ocio, 'hobby' e incluso trabajo. Por eso, todas las empresas, instituciones, marcas y productos suelen lanzar al mercado sus planes de promoción para difundir aquello que venden, producen, comercializan o promocionan.

El pasado mes, en la capital del reino de nuestra España unida, junto con unos buenos amigos, antes de ir a comer, quedamos en Casa Baranda, en la calle Colón, a tomar un vino mientras esperábamos a un ilustre político de la Región que reside en Madrid y que nos acompañó a la comida. Y ¿por qué les cuento esto? Pues lo van a entender rápidamente. En la barra me encontré una frase: «Las Cosas por su Nombre», el mismo nombre que tiene mi sección dominical, que pronto llevará ya 20 años publicándose, pero claro, con otro objetivo que ahora paso a explicarles.

«Las Cosas por su nombre: pide un Rueda cuando quieras un Verdejo», que es una forma de fomentar el consumo de vino de Rueda cuando el cliente quiera un Verdejo. Pues claro está, pedimos cuatro Verdejos de Rueda y, al más puro estilo madrileño, cuatro tostas de pan impregnadas de escabeche y sus correspondientes mejillones de buen calibre para acompañar. Mientras, se acercó una chica con la camiseta de Rueda y nos dio un ticket para el sorteo de una 'experiencia enoturística' en Rueda con la que poder descubrir este mundo enológico 'in situ'.

La Comunidad prepara un plan para potenciar la gastronomía, donde grandes chef regionales harán de embajadores

Pedimos los cuatros siguientes y uno más, pues llegó nuestro político, enmoquetado a pesar del calor, y nos pusieron como muestra sin valor unas anchoas en aceite, troceadas para poder compartir con pan y su aceite de alta gama. ¡Cuánto nos queda por hacer en algunos, muchos, locales de nuestra Región en cuanto a estos pequeños detalles!

Nos fuimos a comer y durante la comida, al comentar el exquisito trato recibido, nuestro político nos contó el Plan de Turismo Gastronómico de nuestra Comunidad, que quiere dejar un buen sabor de boca a quien nos visite.

Así, nos contó que la Consejería de Turismo y su consejero, Javier Celdrán, serán los encargados de desarrollarlo. Tendrá una inversión de cuatro millones de euros hasta el año 2020, con los que tienen intención de llevar a cabo 17 acciones en los cuatro ejes de la iniciativa.

Con ello, esperan convertir nuestra gastronomía en un referente internacional, generando así empleo y riqueza. Se espera que en estos tres años lleguemos a los 9.500 establecimientos de restauración, creciendo de este modo en más de 1.500 con respecto a los que existen a día de hoy. Se calcula que se generarán así unos 6.500 nuevos empleos.

Mil y un sabores

La primera de las 17 acciones será 'La Región de los 1001 sabores', con la que se pretende dar a conocer nuestra riqueza gastronómica regional. Se creará un 'Club de Productos', formado por las empresas más competitivas que quieren así unificar y profesionalizar la oferta y la presencia de productos locales. Tendrán como embajadores de la gastronomía regional a Raimundo González; a Pablo González Conejero, de La Cabaña; a Firo Vázquez, de El Olivar; a Jesús Ortega, de El Sordo; a Cristian Palacio, de Barahonda; a David López, de Local de Ensayo; y a María Gómez de Magoga, en nuestra Trimilenaria.

Y gracias a la ilusión que me produjo tan singular proyecto, y cómo fui invitado a la comida organizada en Sagardy, invité a los mismos comensales a nuestra tierra. Para la ocasión elegí el Magoga, uno de los restaurantes que participará en el proyecto. El equipo está formado por María Gómez y Adrián de Marcos quienes, a pesar de ser ella de Fuente Álamo y él de Madrid, han llevado carreras paralelas. Se han formado en escuelas como Aiala de Arguiñano, y en una de las universidades gastronómicas más prestigiosa del mundo, el Basque Culinary Center de San Sebastián. Juntos, tras compartir cocina con grandes chefs como Ferrán Adrià, Juan Marí Arzak o Arbelaitz, decidieron cumplir su sueño de abrir su propio restaurante, uniendo sus fuerzas, conocimientos e ilusiones profesionales, junto a un equipo de quince personas, que hoy ya forman parte de la 'alma mater' del Magoga.

Todo el equipo implicado, tanto en cocina como en la sala, a diario desarrolla procesos de selección de materia prima, elaboraciones y servicios de mesa. En la cocina se trabaja cada ejecución, buscando la excelencia en cada plato y cuidando hasta el más mínimo detalle.

El testimonio más claro de ello es que, en tan solo tres años, está catalogado como uno de los mejores restaurantes de nuestra Región. Está ya recomendado por las guías gastronómicas más prestigiosas como la Michelin, Repsol y la prestigiosa revista Viajar. También, en la Guía de Excelencia Gastronómica de España que, en su selección de los mejores restaurantes nacionales, lo incluye como único representante de la Región y de nuestra Trimilenaria.

Menú degustación

Y para dar fe de todo lo anterio, tomamos un menú degustación, sin gran cantidad pero de extraordinaria variedad y con un equilibrio perfecto a la hora de sacar la tarjeta. Para comenzar, al centro, una ensaladilla. ¡Oh Dios mío! Tras ello, un ceviche de corvina perfecto, seguido de un tartar de atún rojo de almadraba con láminas de pan extra fino. A continuación, nos sorprendieron con otro gran plato de singular diseño y una ensalada de bogavante a la brasa de encina con tomate, physalis y vinagreta. Después pudimos degustar unas patas de cangrejo real de Alaska gratinado al estilo Nikkei.

Adrián nos recomendó después un plato de temporada. Nos sirvió unas vieiras con apionabo y trufa de verano, una combinación de sabores espectacular, a las que siguió un rape asado sobre brasas de encina, con sabor a pescado. Y todo ello regado con un Phinca durmiente D.S.G. 2019 uva Rufete blanco de Salamanca. Y de plato final, una degustación de carne, pero a base de manitas con langostinos de Vinaroz y morros en salsa de cebolla. Lo acompañamos con un tinto Guimaro capeliños mencia 100% de la Ribera Sacra.

Para terminar con un sabor distinto, nos trajeron el carro de los quesos, con más de 50 variedades. El propio Adrián nos fue explicando, mientras nos servía seis de distintas denominaciones, a cuál de ellos mejor, a los que acompañó de un vino dulce Caligo de 2007 Chardonnay y Sauvignon Blanc, de la Sierra de Barcelona. Y a pesar de ser un broche de oro para el excelente menú, María nos envió también la tarta especial de su cocina, la Pavlova, que todos disfrutamos antes de cerrar la jornada con café y un vino dulce.

En primera línea

Merecidos los reconocimientos a esta extraordinaria pareja que está situando nuestra Trimilenaria en primera línea en lo que respecta al mundo de la gastronomía, termino con dos frases de uno de los hombres más ricos del planeta, Warren Buffett, que todos deberíamos tener muy en cuenta. La primera: «No ahorres lo que te sobre después de gastar, gástate lo que te queda después de ahorrar». Y la segunda aunque no por ello menos importante: «La honestidad es un regalo muy costoso, no lo esperes de gente barata».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos