Tres aspirantes compiten por el Decanato de los abogados tras los 8 años de Muelas

Cerca de mil cien letrados elegirán pasado mañana al nuevo representante del Colegio, que encara retos como mejorar los sueldos del turno de oficio y lograr la Ciudad de la Justicia

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

Con cerca de 1.100 miembros, el Colegio de Abogados de Cartagena es una de las instituciones con más presencia social en el municipio, en las otras localidades del partido judicial (La Unión y Fuente Álamo) y en las que abarca también la Audiencia Provincial (Torre Pacheco, Los Alcázares, San Pedro del Pinatar y San Javier). Tengan o no sus despachos en esta zona -hay voto por correo-, los 600 profesionales ejercientes y los 500 no ejercientes adscritos al Colegio están llamados a elegir pasado mañana a la persona que les representará los próximos cuatro años. La persona elegida sustituirá a José Muelas, quien lleva en el cargo desde hace ocho años.

Este jueves, de 9.30 a 13.30 horas, las urnas estarán abiertas en la sede del Colegio, en la calle Reina Victoria. Allí se contarán las papeletas (las de los no ejercientes se computan como medio sufragio) para designar decano entre los aspirantes Valentina Dayer Jiménez, quien formó parte de la directiva en una etapa anterior y es la que acumula más experiencia en el oficio, con 34 de sus 59 años de edad; Antonio Navarro Selfa, de 53 años y 28 en la profesión, exdiputado tercero del Colegio y vicedecano desde 2013; y Pedro Antonio Martínez, de 47 años y 24 como abogado.

Los tres apuestan por exigir mayores sueldos en el turno de oficio, mejorar el servicio público de asistencia gratuita y exigir más juzgados, más medios de personal para estos y la construcción de la Ciudad de la Justicia. Dayer y Martínez buscan dar mayor transparencia a la institución, y se ofrecen para renovarla: ella, desde su dilatada trayectoria y su «condición de mujer»; y él, combinando el ser «el más joven» y un recorrido en la profesión que ve suficiente para defenderla.

Navarro hace valer su participación en una directiva que ha logrado avances, en un periodo de muchas «dificultades», sobre todo por las reformas legales planteadas por el Ministerio de Justicia; y ofrece un espíritu de «lucha», porque quedan bastantes retos que alcanzar.

Otros cuatro cargos

Las elecciones, donde para ganar no se exige una mayoría cualificada, permitirán renovar a la mitad de la Junta. Esto incluye los cargos de vicedecano (diputado primero), diputado tercero, diputado quinto y tesorero. Al haber solo un aspirante, ya han sido proclamados como diputado tercero Domingo Núñez Pérez; y como tesorero, José Nieto, quien repite. Para vicedecano, compiten Ángel Méndez Bernal, José Alberto Martín Cros y Francisco José Espinosa Aguiar; y para diputado quinto, Jesús Viartola Braña e Inmaculada Sánchez Moreno.

Valentina Dayer Jiménez, en su despacho.
Valentina Dayer Jiménez, en su despacho. / Pablo Sánchez / AGM

  • 1

Valentina Dayer: «Los compañeros tienen ansias de renovación»

Valentina Dayer Jiménez quiere poner su «experiencia» de 34 años en la profesión al servicio del cambio de «funcionamiento» en el Colegio de Abogados, a cuya directiva ya perteneció.

Quién es
Valentina Dayer Jiménez. Cartagena, 1958. Casada y con dos hijos.
Formación
Licenciada en Derecho por la Universidad de Murcia. Ha hecho múltiples cursos de especialización, incluido uno de derecho comunitario en la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad Complutense de Madrid.
Trayectoria
34 años en la profesión. Despacho propio.

- ¿Qué diagnóstico hace del estado actual del Colegio de Abogados de Cartagena y de la profesión?

- El Colegio goza de buena salud. Es dinámico y, como tal, siempre admite mejoras. Va incorporando las soluciones a las demandas de la sociedad y los retos de la profesión. Ha creado, a diferencia de otros colegios, la Corte de Arbitraje y el Instituto de Mediación. Son instituciones que deben divulgarse en mayor medida y gozar de total transparencia en su gestión y organización. Entre los retos de la profesión, están un uso intensivo de la tecnología, lo que conlleva una nueva forma de desarrollar el trabajo, la gestión de los procesos y las relaciones con los clientes y con la administración. Hay que adoptar medidas con la ciberseguridad, al tratar con información sensible. Igualmente, no podemos olvidarnos de la incidencia de la crisis económica y la aparición de los megadespachos, incluso extranjeros; ni de la imperiosa necesidad de ampliar los conocimientos ante los cambios legislativos.

- ¿Cómo evalúa al equipo de gobierno actual y al decano?

- La actuación de la junta de gobierno, de la que solo se renueva en un 50%, ha sido buena. Es de destacar las iniciativas de nuestro querido decano, Pepe Muelas, con una activación de los medios telemáticos a nivel institucional, con participación de todos los colegiados, así como la representación ante el Consejo General de la Abogacía y otras instituciones, que en definitiva han dejado el listón muy alto para el siguiente decano.

- ¿Qué le ha impulsado a ser candidata y qué prioridades tiene?

- Bastantes compañeras y compañeros me pidieron que, ante las ansias de renovación del funcionamiento del colegio, me presentara al puesto de decana. Consideran que el haber pertenecido hace años a la Junta de Gobierno y mi experiencia profesional me hace idónea. Yo quiero crear un ambiente de cordialidad y colaboración. Entre mis prioridades están agilizar la administración de justicia y reivindicar el acercamiento de la misma al ciudadano y profesionales de Cartagena. También hay que reivindicar el derecho a desconexión de Lexnet, tratando de que la baja, ya sea por maternidad o enfermedad, suponga la baja y desconexión de las comunicaciones judiciales.

- ¿Qué cree que aporta usted que no tengan sus rivales?

-La experiencia adquirida en los treinta y cuatro años que llevo ejerciendo la abogacía independientemente, habiendo hecho de la misma mi estilo de vida, compaginándolo con mi condición de mujer y madre; aportando mi conocimiento de la Junta, al haber estado en la misma, y mi experiencia desde hace varios años de la Comisión de Deontología del Colegio de Abogados de Cartagena, y el impartir la enseñanza de la misma.

- ¿Qué medidas implantaría para mejorar la Justicia, tanto a nivel nacional como en Cartagena?

-Un Pacto de Estado para la Administración de Justicia, buscando una justicia independiente, con una participación real de la abogacía en las modificaciones y los proyectos legales. Y una mayor dotación de medios personales, económicos y tecnológicos para poner fin a una justicia lenta y tardía. En Cartagena, debe crearse un nuevo Juzgado de Familia, un Juzgado de Menores, un Juzgado de lo Mercantil y la competencia territorial de los juzgados de Primera Instancia de Cartagena para la nulidad de las cláusulas suelo y similar. También es necesaria una mejor distribución de personal, ya que hay juzgados cuyos funcionarios están saturadísimos de trabajo y otros, no.

Antonio Navarro Selfa, en su gabinete legal.
Antonio Navarro Selfa, en su gabinete legal. / LV

  • 2

Antonio Navarro Selfa: «Hay bastante por hacer y quiero seguir en la lucha»

Vicedecano del Colegio desde 2013, Antonio Navarro ofrece seguir «en la lucha», desde «las trincheras de los juzgados de guardia», porque se ha logrado mucho pero quedan cosas por hacer.

Nombre
Antonio Navarro Selfa. Cartagena, 1964. Casado y con tres hijos.
Formación
Licenciado en Derecho por la Universidad de Murcia. Máster en Ciencias de la Seguridad, Criminología y Victimología.
Trayectoria
Abogado en ejercicio desde 1989. Profesor de la Escuela de Práctica Jurídica desde hace más de 20 años. Exdiputado tercero del Colegio y vicedecano.

- ¿Qué diagnóstico hace del Colegio y de la profesión?

- Tras cuatro años como vicedecano, puedo afirmar que el Colegio, en muchos aspectos, está en su mejor momento, a pesar de las dificultades que hemos encarado, como cuando se cuestionó nuestra existencia, y la luchado en primera línea contra las tasas judiciales, Lexnet, el intento de los juzgados de instancia uniprovinciales, etcétera. Las cuentas están muy saneadas y hay muchas infraestructuras renovadas o mejoradas, cuestión en la que vamos a continuar. El turno de oficio, siempre muy difícil por el esfuerzo que nos exige, se ha mejorado considerablemente. Hay materias que desarrollo extensamente en mi programa, pues todavía hay bastante por hacer. La profesión de abogado, en cambio, tiene muchísimos aspectos que mejorar a nivel nacional. El Consejo General de la Abogacía Española debería de tener mayor protagonismo. Y debemos cambiar la percepción de la ciudadanía sobre nuestro trabajo, pilar del Estado de Derecho, y hacer que se nos valore.

- ¿Cuáles son los principales retos y necesidades del colectivo?

- Uno de los retos es la obtención de una indemnización justa y equitativa para los abogados del Turno de Oficio, sin duda. Carece de sentido que un abogado de oficio que plantea un divorcio en Cataluña cobre más del doble que si lo plantea en Cartagena. La retribución debe ser igual en toda España. Y lo más urgente es una actualización del baremo de compensación económica al abogado de oficio, cuyas cuantías son de verdadera vergüenza. Ya eran bajas en 1996 y no se han revisado.

- ¿Cómo evalúa al equipo de gobierno actual y al decano?

- Han sido tiempos muy difíciles, en los que a veces se ha tenido que gastar mucho tiempo y esfuerzo en batallas como las citadas. Nunca nadie ha defendido a la abogacía cartagenera, y nacional, con el ímpetu, ganas y orgullo con que lo ha hecho el decano, José Muelas. Creo que nadie puede discutirlo. Ha sido una especie de Quijote de la abogacía contra molinos de viento, y para eso hay que ser muy valiente. El Ministerio de Justicia ha reconocido a varios decanos, y al nuestro, no, porque no ha sido cómodo ni complaciente con los ministros, ni con el sistema. Así continuaremos, siempre que haya que actuar a favor de la abogacía.

- ¿Qué le ha impulsado a ser candidato y qué prioridades tiene?

- Fundamentalmente, una grandísima ilusión y las ganas de continuar trabajando por el colectivo, con vocación de servicio hacia mis compañeros, y porque sé de la inmensa dificultad del cargo. Exige mucho conocimiento de la profesión y del Colegio. Y creo que me encuentro preparado. Mis prioridades van a ser que el Colegio funcione a todos los niveles de manera perfecta; adaptar la profesión en Cartagena a estos tiempos complicados ; reivindicar los órganos que requiere nuestra ciudad; y que los compañeros participen.

- ¿Qué cree que aporta usted que no tengan sus rivales?

- Mi experiencia, conocimientos del Colegio y sobre todo ilusión. Para ser de decano, es muy importante estar adscrito al Turno de Oficio. Yo pertenezco a él desde hace 29 años; he vivido todo tipo de situaciones en las guardias. Sin esta experiencia, la profesión, la única liberal citada por la Constitución, caería en un excesivo mercantilismo. Y aun si soy elegido decano por mis compañeros, pienso seguir compartiendo esa lucha desde las trincheras, desde los juzgados de guardia, desde los puestos de detención, defendiendo a los más débiles, a los más desfavorecidos.

- ¿Qué medidas implantaría para mejorar la Justicia, tanto a nivel nacional como en Cartagena?

- Problemas como los retrasos solo pueden solucionarse con más medios, tanto humanos, como materiales y de infraestructuras, y mejor aplicados. Solo hace falta voluntad política y yo no he visto mucha en 29 años de profesión. En Cartagena, hay que conseguir la Ciudad de la Justicia, un juzgado de lo Mercantil, uno de Menores, otro de Familia -que al parecer ya viene-, un Registro Mercantil, y una Delegación de la Comisión de Asistencia Jurídica Gratuita.

Pedro Antonio Martínez García, en su oficina.
Pedro Antonio Martínez García, en su oficina. / Antonio Gil / AGM

  • 3

Pedro Antonio Martínez García: «Es hora de que entre aire fresco y haya pluralidad»

Pedro Antonio Martínez defiende su mezcla de sus 24 años en la profesión, ejercidos «de forma libre e independiente», y de juventud, algo que a su juicio le da una mayor «visión de conjunto».

Nombre
Pedro Antonio Martínez García. Cartagena, 1970. Casado y con dos hijos.
Formación
Licenciado en Derecho por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Posgrado en Organización y Gestión de ONG.
Trayectoria
Lleva veinticuatro años de ejercicio profesional y es socio del despacho Técnicas Legales de Cartagena.

- ¿Qué diagnóstico hace del Colegio y de la profesión?

- El Colegio de Abogados es una institución centenaria, con gran implantación y acogida en la ciudad. Acoge diariamente a decenas de cartageneros para tramitar las solicitudes de orientación y asistencia jurídica gratuita. La profesión ha sufrido una cierta devaluación. Es preciso recuperar el prestigio, que la ciudadanía valore nuestro trabajo y lo remunere adecuadamente.

- ¿Cuáles son los principales retos y necesidades del colectivo?

- Son importantes los problemas que se derivan de la ausencia de regulación en las retribuciones, la competencia desleal, la saturación del mercado por el desmesurado número de graduados y que la Justicia gratuita sea a cargo de los colegios profesionales de abogados. Si la asistencia se presta es porque abogados y procuradores aceptan cobrar cantidades irrisorias, con tal de atender las necesidades de las personas con menos posibilidades económicas. La lentitud de la Justicia es el principal problema de los ciudadanos y uno de los más importantes para los abogados. Genera inseguridad jurídica y frustración. Se habla de las listas de espera de la sanidad pública, pero las de Justicia son alarmantemente superiores.

- ¿Cómo evalúa al equipo de gobierno actual y al decano?

- José Muelas ha sido un gran decano y no tengo más que palabras de agradecimiento hacia él. Se ha esforzado por hacer un colegio mejor para todos y para la Administración de Justicia. Pero llega el momento en que, como todo en la vida, es preciso que cambie para imprimirle nuevos aires, avanzar y superar las metas que no pudieron alcanzarse y otras que sirven de base a este proyecto ilusionante del cambio que yo represento.

- ¿Qué le ha impulsado a ser candidato y qué prioridades tiene?

- Me impulsa la firme convicción de que la Junta de Gobierno debe ser el órgano de representación de todos, sin excepción, transparente, y no un coto cerrado unicolor. Es hora de abrir las ventanas y que entre aire fresco, pluralidad y modernidad. Hay que dotar de transparencia a la incorporación de abogados como docentes, con criterios de igualdad, mérito y capacidad. La pertenencia a la Junta no será, bajo ningún concepto, un criterio de preferencia. Revisaremos el convenio con la UCAM para el Máster de Acceso a la Abogacía, para dar transparencia a la designación de docentes y colaboradores. Y hay que dar transparencia al turno de oficio y establecer mecanismos fluidos de comunicación con los órganos judiciales para agilizar la Justicia.

- ¿Qué cree que aporta usted que no tengan sus rivales?

- Mi experiencia en la profesión de forma libre e independiente durante casi 24 años hace que no desmerezca al lado de mis ilustres compañeros y oponentes. Por otra parte, soy el aspirante más joven y creo que esto me permite tener una visión de conjunto bastante diferente a la que pudieran tener otros aspirantes. Además, tengo una dilatada experiencia al frente de organizaciones, entidades y corporaciones al más alto nivel. He compaginado la actividad como abogado con otras inquietudes profesionales y no lucrativas, en favor de los más desfavorecidos. Tengo gran experiencia en coordinar equipos.

- ¿Qué medidas implantaría para mejorar la Justicia, tanto a nivel nacional como en Cartagena?

-No hay varitas mágicas ni milagros. Es preciso optimizar los medios humanos y materiales. Las reformas tienden a descargar a los titulares de los juzgados, otorgando más funciones a los letrados de la Administración de Justicia y a la Fiscalía. No obstante, faltan juzgados y jueces. La elección de jueces y magistrados por sus propios órganos corporativos, sin reservar parte a la injerencia de los partidos políticos, dotaría a la Justicia de mayor de independencia. Y en Cartagena, planteo crear la soñada Ciudad de la Justicia y nuevos juzgados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos