Trece meses para ganar la alcaldía

Arroyo y Castejón en el palacio de Aguirre. /LV
Arroyo y Castejón en el palacio de Aguirre. / LV

La consejera y el exalcalde se proyectan a nivel nacional tras la alusión machista del primero, mientras la alcaldesa espera a ser confirmada Arroyo (PP), López (MC) y Castejón (PSOE) inician la carrera electoral de cara a 2019

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

Nueve partidos, cinco con candidatos confirmados o en ciernes y cuatro en el proceso, han empezado ya la carrera hacia las elecciones municipales, en las que la dispersión del voto puede dar lugar a un resultado todavía más repartido que en 2015. Quedan trece meses para las votaciones, el 26 de mayo de 2019, pero los anuncios de que la consejera de Transparencia y Portavoz, Noelia Arroyo, se presentará por el Partido Popular y de que el exalcalde José López tiene casi segura su nominación por MC, sumados a la polémica por las afirmaciones machistas del segundo contra la primera, han inflamado el panorama preelectoral en los últimos diez días, antes de lo esperado. La alcaldesa, Ana Belén Castejón, fue la primera en tener encarriladas sus opciones para optar a la reelección, en cumplimiento de un compromiso del secretario regional del PSOE, Diego Conesa, en 2017. Ahora espera a una presentación oficial.

Podemos y Ciudadanos completan actualmente la Corporación. Pilar Marcos se sumó a la sucesión de noticias preelectorales al dar el primer paso para ser candidata de la formación morada. El viernes confirmó que optará a la secretaría general. Y Manuel Padín es, a día de hoy, la opción más probable para repetir como cabeza de lista en el partido naranja. Somos Región, IU, Equo y el Partido Cantonal son los que intentarán entrar en el Ayuntamiento.

El PP ha despejado con gran anticipación la incógnita de su aspirante a la alcaldía. El presidente, Mariano Rajoy, acudió a Cartagena en febrero, invitado a cenar por Fernando López Miras, con Arroyo y, con el jefe local de filas, Joaquín Segado. En los dos meses transcurridos desde entonces la posible rivalidad entre estos últimos por la candidatura ha desaparecido, al pasar Segado a ocupar el cargo 'bombón' de presidente de la Autoridad Portuaria y dejar a Arroyo el campo libre. Tras la designación, el pasado 7 de abril, el plan para los próximos meses era mantener la máxima visibilidad pública de la candidata, sin entrar en compromisos programáticos ni en el diseño de la lista. Tampoco en confrontaciones con los posibles adversarios.

Machismo con eco nacional

Las alusiones machistas a Arroyo, como «una peluca rubia con los labios bien pintados», por parte de José López de MC, a las 48 horas, obligaron a reaccionar. La polémica saltó a la esfera nacional y dio a conocer a la candidata del PP a la alcaldía en medios escritos, en radio y en televisión. Pero una vez pasada la vorágine, la consejera pretende volver a sus quehaceres en el Gobierno regional, a cultivar su imagen de cara a los cartageneros y a hacer un trabajo callado, de puertas para dentro del partido, para tener un programa a final de año. La lista, como dijo un veterano concejal esta semana, «la presentaremos, como siempre, el último día, casi en el último minuto».

Si Arroyo ha podido salir beneficiada del rifi rafe con López, en círculos de MC creen que también ha servido de acicate a los partidarios de este último. La guinda la puso el exalcalde, al anunciar el pasado viernes que su ejecutiva le ha propuesto como candidato. Una asamblea de militantes lo ratificará en junio.

En espera de una presentación oficial está la alcaldesa, Ana Belén Castejón. Las grietas en su partido y en su propio gobierno parecieron encoger cuando Diego Conesa apoyó su reelección como secretaria general, a finales de 2017. Ahora, ella espera a que se resuelva la pugna por la secretaría general en Murcia. También intenta que la gestión del poder municipal sea su aval para mantener la confianza de Conesa y que cuanto antes, haya una presentación o una convención en la que su candidatura quede oficialmente proclamada.

En Ciudadanos, el aspirante mas probable a la alcaldía, Manuel Padín, padece la falta de sintonía con la dirección regional. Tiene a su favor haber sido quien puso los cimientos del partido en Cartagena en 2014; mucho antes de que apareciera en el resto de la Comunidad, como le reconocen, hasta cierto punto, los dirigentes nacionales. En su contra juega la posibilidad de encontrar un candidato cuyo relumbrón aumente las posibilidades de trasladar a la esfera local la mejora de los resultados que reflejan las encuestas a nivel nacional.

La cuestión de las primarias

Hay una cuestión de procedimiento que parece clave: la celebración o no de primarias. Los estatutos del partido naranja obligan a celebrarlas en las agrupaciones de más de 400 militantes y ese proceso es el menos seguro para Padín. Todavía no se ha llegado a esa cifra y el portavoz municipal aseguró que no consentirá «que nadie pueda hinchar el censo». Recordó «maniobras del pasado, como el intento de meter a gente de UPyD, que no salió adelante». Con menos de 400 militantes, Padín solo necesita que su ejecutiva le proponga y que los órganos de dirección regional y estatal le avalen. De esta última depende la decisión definitiva.

En Podemos, con Pilar Marcos en la rampa de salida para ser secretaria general, hay cuestiones de fondo que habrá que resolver antes de la celebración de unas elecciones primarias, en otoño, para designar candidato. La formación política acaba de decidir, a nivel nacional que buscará la confluencia con otras fuerzas de izquierda (IU y Equo, entre otras). Esa opción es posible en Cartagena y ampliaría su base electoral. En 2015, ambas formaciones acudieron por separado, con lo que los votantes se dividieron y eso pudo desbaratar la consecución de un edil más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos